deportes

Zidane, un plan para no repetir alineación

Zidane, un plan para no repetir columna
#Zidane #plan #para #repetir #columna

Tomás González-Martín

No es impredecible. Siquiera funciona por instinto. La mente de Zidane es inescrutable, reflexionan en el Vivo Madrid, pero su forma de ejecutar con el equipo es una ciencia propia, interna, íntima, que sólo Bettoni, Msaidie y el propio Zizou conocen. Las alineaciones del francés no son una sorteo. Al contrario, son el resultado de una planificación muy acertadamente estudiada. Hay un reseña clarificador de su filosofía. A lo desprendido de su carrera como monitor de la primera plantilla acumula 198 alineaciones diferentes en los 214 encuentros que ha dirigido. Solo ha trillado en 16 ocasiones. Zidane ha variado su merienda en las últimas 58 jornadas de Ataderas. No se consiguen merienda títulos en cuatro primaveras haciendo equipos por una intuición de última hora.

Que nadie se crea fijo. El reparto de esfuerzos da protagonismo a toda la plantilla y potencia la competitividad interna, porque nadie tiene la titularidad asegurada

El secreto de Zizou estriba en una planificación detallada del reparto de esfuerzos que casa con las estrategias que piensa realizar frente a cada rival. Adapta sus sistemas para beneficiarse los puntos débiles del adversario. Y calcula esas rotaciones cada tres partidos, no piensa solo en esa etapa. Esta última semana ha sido un buen ejemplo de su filosofía. Tenía tres partidos en ocho días y presentó tres esquemas distintos que dieron protagonismo alternativamente a Jovic, Vinicius, Isco, Lucas y Asensio. Propuso un centro del campo de cuatro hombres en rombo en el Villamarín. Frente a el Valladolid eligió cuatro mediocampistas en ringlera, que transformó luego en un ataque de tres puntas. Y frente al Oriente confirmó los tres puntas con Asensio como titular.

Decide el plan con Bettoni y Msaidie

¿Los cálculos de las rotaciones cada tres encuentros los realiza en solitario o los analiza con sus ayudantes? Es una faena que ejecuta mano a mano con Bettoni, su mejor mentor, su hombre de confianza, y con la colaboración de Msaidie, un preparador desigual que dialoga con los futbolistas, les ayuda a mejorar e informa a Zizou del estado psíquico de cada uno.

El responsable del Vivo Madrid lo tiene todo estudiado. A veces dice la columna a sus pupilos el mismo día del choque, por la mañana. En ocasiones acento con algún futbolista 24 horas ayer para que sepa que será titular. El reparto de esfuerzos constante significa que tiene a todos sus hombres implicados, porque saben que jugarán uno o dos partidos de cada tres y el cambio de esquema y de columna no les sorprende, pues conocen perfectamente las estrategias del patrón, las han ensayado y trabajado durante mucho tiempo. Zidane piensa que al futbolista hay que decirle pocas cosas y baste con exponerlas unas horas ayer del choque.

«Tengo una plantilla de 24 jugadores y para obtener títulos en 60 partidos necesitamos a todos», señala el técnico . «Antaño había 35 partidos y un futbolista podía jugarlo todo, ahora no es así. Y luego llega la Eurocopa. Siempre he hecho rotaciones y hablo con los jugadores. Las rotaciones son mi forma de pensar en el acertadamente de una plantilla, para que mis jugadores estén comprometidos».

El cuerpo técnico del Vivo Madrid incluso uti ruedo la tecnología para conocer si un atleta tiene la musculatura agotada y requiere alivio ayer de romperse, aunque esta temporada tan atípica, con tres meses de confinamiento y vigésimo días de receso, ha provocado cinco lesiones en su plantilla que no esperaban, porque todavía no hay desgaste en una campaña que acaba de emanar. Esas bajas han forzado otras rotaciones. Zinedine asume que a final de mes ya habrá acumulación de cansancio con los compromisos de selecciones, el estreno de la Champions y el clásico. Las máquinas biomecánicas tendrán congruo trabajo entonces.

No quiere ni necesita un merienda titular

Las filosofía del reparto de esfuerzos del marsellés se base en una premisa: «No hay un merienda titular». No lo quiere, porque piensa que es inasequible. Su equipo puede disputar 58 encuentros esta temporada y un futbolista no puede ser omnipresente ni tiene capacidad física para competir acertadamente durante tantos encuentros.

Dada esta política, enfadarse por no ser titular una indeterminación es intrascendente. Lo fundamental es ser importante en la planificación del francés. En cuatro jornadas ha utilizado 23 hombres, incluidos los castillistas Marvin y Arribas. Faltan por iniciarse Lunin, Militao, dañado, y Mariano, que se recupera de una amigdalitis. «Los futbolistas quieren retar y cuando no lo hacen no están contentos. La peor cosa del trabajo de un monitor es cuando tu le dices a uno que no va a nacer (en el merienda)».

Ver los
comentarios

#Zidane #plan #para #repetir #columna

Leave a Comment