mundo

Trump y Biden se citan en el barro

Trump y Biden se citan en el pústula
#Trump #Biden #citan #pústula

Javier AnsorenaJavier Ansorena

«Really ugly». «Muy feo». Así explica recientemente Joe Biden, el candidato demócrata a la presidencia de EE.UU., cómo dilación que sea la recta final de la campaña. El primer debate entre candidatos, esta tinieblas desde Cleveland (Ohio), le dará la razón. La expectativa es un audiencia con golpes bajos y panorama de tono. El primero lo ha recibido Trump por parte de los medios: este domingo, solo dos días antiguamente del debate, «The New York Times», quizá el más combativo con el presidente de EE.UU., publicó la información fiscal de Trump. Era uno de sus secretos mejor guardados y carnaza electoral, ya que es un insulto a la cara de las bases de Trump, el votante de clase media que comprueba cómo ha pagado más impuestos que un multimillonario de éxito.

Trump saldrá, previsiblemente, al ataque. Porque no sabe ir de otra guisa y porque lo necesita. Las encuestas muestran que el presidente va en desventaja (una diferencia de casi siete puntos a nivel franquista según el acumulado de RealClearPolitics), aunque se han acortado poco en las últimas semanas y lo que pase en los estados bisagra, que deciden la votación, es todavía muy incierto.

El nivel que Trump investigación sustentar en el debate ha quedado claro en los últimos días, cuando ha obligado a Biden que pase por un control de drogas posteriormente de deslizar, sin ninguna prueba, que el demócrata las utilizó para tener mejor rendimiento en los debates de primarias. Pero habrá mucho más que eso. Trump, que se refiere a su rival como «Sleepy» («adormilado», «paulatino») Joe, ha definido a Biden como una persona senil, incapaz para estar en el cargo e insistirá en el retrato.

Es muy probable que incluso acuda a los ataques familiares contra Biden, centrados en su hijo Hunter y sus tratos en Ucrania cuando el demócrata era vicepresidente, un asunto que podría desestabilizar emocionalmente a su rival, al que su mortandad irlandesa le hierve cuando le tocan a la tribu.

Entre los temas de fondo, Biden incluso tendrá muchas preguntas que reponer: cómo actuará con China, por qué muchos de los abusos policiales suceden en ciudades y estados controlados por demócratas desde hace décadas o su posición sobre una posible ampliación del Senado, que asustaría a sus votantes centristas.

Biden incluso será agresivo

En todos estos temas, Trump buscará pintar a Biden como una marioneta del sector más radical de los demócratas. La logística del demócrata, probablemente será no entrar en el muestrario de Trump e insistir en la tragedia de la pandemia gestionada por su rival, en los bienes de su renovación expedita del Supremo y en los impuestos que evitó satisfacer el presidente durante abriles.

Es un axioma de esta campaña que Biden solo necesita no cometer errores para vencer la votación. Pero Biden tiene inclinación por los errores, por la confusión de cifras o nombres y por perderse en razonamientos. Y, encima, un debate televisivo no es una conversación razonada, es más una pelea de «reality» y ahí Trump, que hizo fortuna en uno de esos programas antiguamente de salir a la Casa Blanca, le lleva mucha superioridad.

Algunos analistas en EE.UU. que Biden necesitará incluso apearse al pústula, e improvisar. Sobre todo, porque de Trump se sabe que romperá normas, pero no cuáles.

Ver los
comentarios

#Trump #Biden #citan #pústula

Leave a Comment