mundo

Trump regresa a la campaña electoral y promete erradicar el «virus chino»

Trump regresa a la campaña electoral y promete erradicar el «virus chino»
#Trump #regresa #campaña #electoral #promete #erradicar #virus #chino

David AlandeteDavid Alandete

Donald Trump dio este sábado por acabada su convalecencia por el coronavirus y retomó la campaña con un discurso desde el ventanal de la Casa Blanca a un millar de personas reunidas para apoyarle, la mayoría de ellas con mascarillas pero sin asegurar la distancia de seguridad que recomiendan los médicos. «Me aproximación proporcionadamente, ¿qué tal vosotros?», dijo Trump desde su ventanal a los congregados, que estaban a unos 20 metros de distancia, y habían sido invitados por la propia presidencia para este evento. «Por medio del poder de la ciencia y la medicina de América, erradicaremos de una vez por todas este virus chino», dijo el presidente.

Al acercarse el micrófono, Trump llevaba una mascarilla, que se quitó inmediatamente para dar su discurso, que duró exactamente 18 minutos, poco mucho más breve de lo habitual. «¡Cuatro primaveras más!», le gritaban los congregados, en narración a las elecciones del 3 de noviembre.

Trump, cuyos médicos dicen que está ya recuperado, aparentaba estar en plena forma, hizo bromas y sonrió abundantemente. La última vez que apareció en ese mismo ventanal, entre la famosa columnata de la Casa Blanca, acababa de salir del hospital, y tras subir las escaleras, con aire serio, parecía tener dificultad para respirar. Aquel día, el pasado lunes, Trump aún estaba bajo un agresivo tratamiento para el coronavirus que incluía el cóctel de anticuerpos de Regeneron, el antiviral de Remdesivir y esteroides varios. Los médicos emitieron un parte el jueves diciendo que Trump podía retomar su dietario oficial y de campaña este mismo sábado, poco que él hizo diligentemente.

Trump se quita la mascarilla antes de hablar a sus seguidores
Trump se quita la mascarilla ayer de charlar a sus seguidores – AFP

Lo que los médicos aun no han aclarado es si Trump sigue siendo contagioso. No es que al presidente parezca preocuparle mucho. Este mismo lunes tendrá un mitin en Florida, según anunció el viernes. Y este sábado su campaña añadió dos nuevas citas con los votantes con dos discursos, uno el martes en Pensilvania y otro el miércoles en Iowa. Los tres son estados cruciales para aventajar la presidencia, en los que Trump ya se impuso a Hillary Clinton en 2016. Los tres mítines de la semana entrante son en hangares de aeropuertos, a la intemperie, poco que ayuda a preparar el contagio, según los médicos.

El evento de ayer fue organizado por Candace Owens, una agitador afroamericana que se opone al movimiento de izquierda Black Lives Matter, que ha instigado la protesta étnico de este pasado verano.

Apoyo afroamericano

Owens ya ha participado en otros discursos con el presidente en la Casa Blanca, en los que suele despellejar el apoyo mayoritario de las minorías raciales a los demócratas. Este sábado, Trump se hizo eco de esas críticas en su discurso: «Los americanos negros y latinos rechazan cada vez más a la izquierda socialista radical y respaldan nuestra dietario a servicio del empleo, a servicio de los trabajadores, a servicio de la policía y sobre todo a servicio de América».

La multitud congregada frente a la columnata de la Casa Blanca lucía las gorras rojas propias de la campaña de Trump, en las que se lee el letrero «Hagamos América magnate de nuevo», y unas camisetas de color zarco claro distribuidas por los organizadores del evento.

El golpe a la prensa estaba restringido, pero este diario pudo charlar con algunos de los asistentes que comenzaron a entrar por la reja trasera de la Casa Blanca a primera hora de la mañana. A varios parecía no importarles demasiado un posible contagio ya que, según decían, el presidente es prueba de que el coronavirus puede curarse.

Entre lunes y miércoles, Trump visitará Florida, Pensilvania y Iowa, tres estados decisivos

«Como dijo el presidente Trump, no podemos dejar que el virus domine nuestra vida, y si Altísimo quiere que lo cojamos, lo superaremos como él», dijo una mujer afroamericana, con cachucha roja y camiseta zarco en la que se leía el mensaje «nosotros los libres», que se limitó a dar su nombre de pila, Bárbara. ¿Con qué tratamiento? «El presidente ha dicho que el medicamento que él tomó le curó y lo va a distribuir infundado a todos los pacientes», respondió.

Es cierto que Trump ha dicho en dos vídeos de Twitter publicados esta semana que el cóctel de Regeneron que tomó es «una cura» y que lo distribuirá a «cientos de miles», y «infundado», poco que su gobierno no ha confirmado posteriormente.

Aunque el discurso fue organizado por la presidencia, y era un acto oficial pagado del tesoro notorio por la Casa Blanca, el discurso de Trump se centró en atacar a Joe Biden y fue más proporcionadamente un evento de corte electoral, un preámbulo a los otros mítines a los que el presidente ya va a regresar en cuestión de horas.

Ver los
comentarios

#Trump #regresa #campaña #electoral #promete #erradicar #virus #chino

Leave a Comment