entretenimiento

Treinta años de «Bailando con lobos», la pasión por la pradera de Kevin Costner

Treinta primaveras de «Bailando con lobos», la pasión por la pradera de Kevin Costner
#Treinta #primaveras #Bailando #con #lobos #pasión #por #pradera #Kevin #Costner

Carmen Martinez Aniorte

Desde John Ford nadie había retratado las amplias praderas norteamericanas -conocidos por aquellos lares como open range– como Kevin Costner. Cada plano, cada secuencia, cada personaje, cada menudencia de hierba parecen pinceladas sacadas de los grandes óleos pintados por Remington, Catlin, Russell y Schreyvogel, con toda seguridad, los cuatro mejores pintores en esa distintivo. «Bailando con lobos» es uno de esos títulos que han entrado en la historia del cine no solo por su magnanimidad en lo que a metraje se refiere (236 minutos) sino por lo que en ella se cuenta, su excelente fotografía, su manada sonora de John Barry (incluso el año de su estreno uno de los temas se empleó para un anuncio de Repsol) y sus protagonistas desde el primero hasta el extremo (incluyendo al entrañable lobo Calcetines). Este título esencial en la memoria de todo cinéfilo, basado en la novelística «Trucha de mar con lobos» de Michael Blake, celebra 30 primaveras de su estreno.

El autor en sus primaveras de estudiante en la Escuela de Cine de Los Ángeles conoce a Jim Wilson y escribe para él el argumento de «Stacy’s Knights» (1983), una película sobre el mundo del diversión protagonizada por un actor poco conocido llamado Kevin Costner. Tras este primer conversación -los dos compartían la misma pasión por la América de las praderas- se convirtieron en grandes amigos. Tras el éxito de «Silverado», que colocó a Costner entre las estrellas de Hollywood, Blake le plantea el tesina de hacer una película sobre los indios americanos. El actor le pide que escriba primero una novelística que desarrolle su idea. Tras leerla , Kevin Costner quedó fascinado con la historia y se echa (con toda probabilidad) la cobertor india a la habitante y decide no solo financiar la película, sino además dirigirla y reservarse para él el papel protagonista: el teniente de la Unión John Dunbar.

La gran pradera chaqueta

El argumento es de sobra conocido, nuestro protagonista ve cumplido su sueño de delirar a las grandes praderas cuando es destinado a Fort Sedgewick, un musculoso enclavado en un solitario alejado de toda civilización (o al menos la que conocía Dumbar antaño de asistir allí). Su vida dará un desvío total al conseguir poco a poco la confianza de un lobo (llamado Calcetines) y sus vecinos los comanches, entre ellos una mujer conocida como «Erguida con puño en suspensión» (Mary McDonnell), una mujer blanca criada por indios. Otros personajes de la historia son «Ave que patea», «Flequillo al derrota», el jerarca «Diez osos», «Chal desventurado». El gran dilema de Dumbar se encuentra entre su sentido del deber: sostener su puesto y el mundo que se abre a sus fanales a través de «Ave que patea» (Graham Greene) que le descubre la esencia de la vida de los Sioux así como su civilización y tradiciones.

Afluencia de premios y reconocimientos

«Bailando con lobos» consiguió siete Oscar -mejor película, mejor director, mejor guion adaptado, mejor fotografía, mejor sonido, mejor manada sonora y mejor montaje. Igualmente fue la gran triunfadora en la tirada de 1990 de los Globos de Oro y otros reconocimientos a nivel internacional. Este título marcó -en cierta medida- el camino de Kevin Costner en el cine.

Tras su éxito, el actor californiano está considerado yuxtapuesto con Clint Eastwood como el autor que revitalizó el artículos del wéstern. Prueba de ello es que en su sobrevenir hay otros títulos de temática equivalente como «Open Range», «Wyatt Earp» e incluso «Hatfields & McCoys» una mini serie (batió record de suscripción por visión para un software no deportivo en Estados Unidos), intercalados en su trayectoria como actor en otros géneros como «El guardaespaldas», «JFK», «Un mundo consumado» o «Waterworld».

Este extremo título sufrió el varapalo de la crítica y al ser el productor y que además repercutió en «El mensajero del futuro» que dirigió y protagonizó. Su última película por ahora es «Let Him Go» que ha sorprendido a propios y extraños ya que -tal y como están las cosas por el tema del COVID-19- tiene la mejor taquilla en Estados Unidos en seis semanas… Desde hace unos primaveras Kevin Costner y su pasión por el Oeste le han llevado a la televisión. El título no es otro que «Yellowstone», clasificado como neo-wéstern presente y que aquí en España se ha podido ver en Paramount. Según datos, este título supera en ocasiones en audiencia a « The Walking Dead»… y es que cuando Kevin Costner se pone sobre su habitante su stetson no hay quien lo pare.

Ver los
comentarios

#Treinta #primaveras #Bailando #con #lobos #pasión #por #pradera #Kevin #Costner

Leave a Comment