mundo

Todo lo que USA no quiere

Todo lo que USA no quiere
#Todo #USA #quiere

Pedro Rodríguez

En un alarde de irónica sagacidad, a la rutilante Ava Gardner se le atribuye aquello de que «Hollywood me dio todo lo que no quería». De un tiempo a esta parte, la política en diversas latitudes parece asimismo empeñada en ocasionar todo lo que los votantes no quieren, ni mucho menos necesitan. Un buen ejemplo de esta preocupante inutilidad ha sido el primer debate entre Donald Trump y Joe Biden de cara a las elecciones presidenciales que Estados Unidos celebrará en cuestión de cinco semanas.

Los 96 minutos emitidos desde Cleveland, Ohio, sirvieron para ilustrar la efectividad de un país completamente desquiciado hasta el punto de favor perdido por completo la concepto del respeto y la dignidad. El veredicto más trillado es que, con diferencia, ha sido el peor debate presidencial desde que Richard Nixon y John F. Kennedy en un estudio de televisión de Chicago cambiaron para siempre las campañas presidenciales de Estados Unidos. Desde entonces, las apariencias, el postureo y la imagen pasaron a ser tan importantes, o incluso más, que las ideas, el contenido y la sustancia.

La pandemia ha conseguido convertir el pautado camino cerca de la Casa Blanca en un proceso político casi irreconocible, desde las primarias sometidas a una asesinato súbita hasta el peligro de una eterna incertidumbre electoral. Y los debates no se han librado de esta profunda desfiguración política. De hecho, el virus ha exacerbado todo lo que no funcionaba en Estados Unidos: la desigualdad, el problema étnico, la sanidad, la extrema polarización política y la hélice de crispación en un país armado hasta los dientes.

Entre tanta bronca, descalificación, ruido y cuestionamiento de la legalidad de la democracia saco, el debate quedó pequeño a dos caducos personajes (Trump, 74 primaveras; Biden, 77) con un aspecto profundamente desdichado. Se les notó demasiado que no querían estar haciendo esta especie de entrevista de trabajo televisiva que requiere una candidatura a la Casa Blanca. Y al final, los dos candidatos se limitaron a berrear, o balbucir, sobre todo lo que los estadounidenses no quieren.

Pedro RodríguezPedro Rodríguez

Ver los
comentarios

#Todo #USA #quiere

Leave a Comment