Tecnología

Todo a punto para tocar Bennu, el segundo asteroide más peligroso para la Tierra

Todo a punto para tocar Bennu, el segundo asteroide más peligroso para la Tierra
#Todo #punto #para #tocar #Bennu #segundo #asteroide #más #peligroso #para #Tierra

Gonzalo López SánchezGonzalo López Sánchez

Este miércoles, a las 00.14 de la albor, la nave OSIRIS-REx («Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer») tocará fugazmente en Bennu, un asteroide de 492 metros de diámetro, con forma de diamante y de color azaroso. El colisión, en que una nave del tamaño de un minibús se acercará a un asteroide del tamaño del Empire State Building, tiene como finalidad dar asilo un puñado de rocas para traerlas a la Tierra, e investigar los orígenes del sistema solar y de las moléculas precursoras de la vida. Encima, dichas investigaciones permitirán estudiar un asteroide que podría impactar contra la Tierra en el siglo XXII.

El contacto se producirá a unos 334 millones de kilómetros de la Tierra, a una distancia que la luz tarda en recorrer unos ocho minutos. Culminará con la maniobra «Touch and go», o TAG, un fugaz toque en el que un bienhechor robótico inyectará ázoe a presión para dar asilo muestras del regolito de Bennu. Los investigadores esperan conseguir así una prístina y valiosa colección de partículas de polvo y piedrecitas, de hasta dos centímetros de tamaño.

Cuatro horas de ansiedad

La maniobra será de máxima tensión, porque la nave tendrá que tocar el asteroide, de forma autónoma, en la zona Nightingale, un «aparcamiento» de al punto que ocho metros de extenso situado en el hemisferio ideal del asteroide. Un sistema necesario reconocerá el ámbito, mientras el maquinaria se acerca a Bennu a una velocidad de 10 centímetros por segundo, tratando de evitar la colisión con algunos de los bloques, del tamaño de casas de dos plantas, que hay en la superficie. Mientras tanto, el asteroide seguirá viajando a unos 100.000 km/s y girando sobre sí mismo; por otra parte, tanto la nave como Bennu será empujados por el rumbo solar y se moverán como consecuencia del calor generado en sus superficies.

«Serán cuatro horas y media de ansiedad», explicó este lunes en rueda de prensa Lori Glaze, directora de la División de Ciencia Planetaria de la NASA, para referirse a las complejas maniobras necesarias para que la OSIRIS-REx toque Bennu este miércoles.

De hecho, desde que la nave llegó al asteroide en diciembre de 2018, los científicos han pasado dos primaveras trazando mapas de la superficie del asteroide y analizando su composición para prepararse para la maniobra de mañana. No solo para encontrar el mejor sitio donde dar asilo muestras, sino igualmente para crear modelos casi perfectos que permitan maniobrar la nave con una precisión sin precedentes, de varios metros, a pesar de encontrarse a cientos de millones de kilómetros de la Tierra.

Superficie del asteroide Bennu, desde una disitancia de 24 km
Superficie del asteroide Bennu, desde una disitancia de 24 km – NASA/Goddard/University of Arizona

Ser preciso a millones de kilómetros de distancia

«Allí no se puede manejar la nave en tiempo verdadero —las instrucciones tardan ocho minutos en obtener desde la Tierra—», dijo Kenneth Getzandanner, director de dinámica de revoloteo de la representación. «Hay que planear las maniobras con dos semanas de anticipación, y enviarlas 24 horas antiguamente de su ejecución».

«Allí no se puede manejar la nave en tiempo verdadero: hay que planear las maniobras con dos semanas de anticipación y enviarlas 24 horas antiguamente de su ejecución»

Mañana mismo, antiguamente de la crítica maniobra de contacto, o TAG, habrá dos importantes operaciones, en las que los propulsores de la nave desviarán su trayectoria con gran precisión para acercarla al punto de la superficie deseado: el check point burn y el match point burn, ya sobre el punto Nightingale. A continuación, tras el contacto, se producirá la maniobra de encumbramiento desde el asteroide.

La dificultad fundamental es que las maniobras han de vestir a mango en un bullicio donde la pesantez del asteroide es escasa, con lo que cualquier perturbación por la radiación solar tiene un impacto considerable. De hecho, la representación OSIRIS-REx ha frecuentado un récord, al deber rematado que una nave orbite el objeto más pequeño hasta la data.

Representación de la OSIRIS-REx, de seis metros de envergadura, en el lugar Nightingale, donde recogerá las muestras, junto a enormes bloques
Representación de la OSIRIS-REx, de seis metros de envergadura, en el puesto Nightingale, donde recogerá las muestras, adjunto a enormes bloques – NASA/Goddard/University of Arizona

Encima, para gran sorpresa de los científicos, el asteroide no es la «playa de arena» que imaginaban, cubierta por finos granos, sino que está repleto de bloques sólidos, algunos del tamaño de casas de dos plantas, que dificultan mucho poder dar asilo muestras con seguridad.

Dos preciosos kilogramos

«Tras tomar, fielmente, miles de imágenes de las rocas— dijo Heather Enos, investigadora principal adjunta de OSIRIS-REx— dimos con el puesto adecuado: la zona Nightingale. Allí hay altas probabilidades de encontrar materiales finos, jóvenes, prístinos y frescos, con presencia de moléculas orgánicas».

Si todo va admisiblemente, la nave desplegará un bienhechor de tres metros de extenso coronado por un extremo que actuará como «aspiradora»: tiene un aspecto que recuerda al filtro del flato de un automóvil antiguo, y tiene la función de dar asilo entre 60 y 2.000 gramos de regolito.

«En mis sueños más alocados, recogeremos hasta dos kilogramos de muestras», dijo Heather Enos. «Lo ideal será dar asilo una muestra diversa, que represente la composición de Bennu, con moléculas ricas en carbono».

«En mis sueños más alocados, recogeremos hasta dos kilogramos de muestras»

Si la nave aborta el descenso, por error de la presencia de los grandes bloques, o si se recogen menos de 60 gramos de muestras, los científicos volverán a intentar la maniobra de contacto en enero, en una zona conocida como Osprey.

Ensayo de la recogida de muestras en agosto de este año, hasta llegar a una distancia de 40 metros de la superficie
Investigación de la recogida de muestras en agosto de este año, hasta obtener a una distancia de 40 metros de la superficie – NASA/Goddard/University of Arizona

Mañana, de albor, se calma que la OSIRIS-REx entre en contacto con el asteroide y que, pasadas varias horas, lleguen las primera imágenes de la zona de contacto que indiquen si la maniobra se ha completado o no. No será hasta el sábado hasta que puedan hacer virar la nave para comprobar si en su depósito hay más masa, procedente del regolito de Bennu. Entregado que en el espacio no hay pesantez, no hay otra forma de conocer cuánto pesan las muestras.

Muestras de revés a la Tierra

En caso de que todo vaya admisiblemente, las muestras llegarían a la Tierra el 24 de septiembre de 2023, data en la que aterrizarían sobre el desierto de Utah, en Estados Unidos. Una parte de las preciadas muestras serán investigadas con todo el conjunto estudiado y técnico adecuado, en rastreo de vestigios del sistema solar, y otra parte sería almacenada para ser investigada en el futuro, con mejores técnicas.

«Las muestras le permitirán a los científicos planetarios del futuro objetar a preguntas que todavía no han surgido», dijo Lori Glaze.

«Las muestras le permitirán a los científicos planetarios del futuro objetar a preguntas que todavía no han surgido»

No es la primera vez que una nave recoge muestras de un asteroide: la agencia espacial japonesa JAXA recogió muestras del asteroide Itokawa en 2005, con la representación Hayabusa, y tiene a la nave Hayabusa 2 en camino a la Tierra, a posteriori de dar asilo muestras del asteroide Ryugu el año pasado. A diferencia de OSIRIS-REx, la sonda japonesa lanzó un proyectil al asteroide con el que dar asilo muestras de debajo de la superficie. Los científicos de la NASA aseguran que ambas misiones, que compartirán muestras y datos, serán complementarias.

En esta ocasión, sin bloqueo, la gran delantera es que la NASA podría traer una importante cantidad de muestras, por primera vez desde la representación Apolo 17, en la Vitral. Encima, estudiará un asteroide muy relevante por varios motivos.

Bennu, una cápsula del tiempo

Entre los 780.000 asteroides que se conocen, Bennu es uno de los más cercanos. Como por otra parte está en un plano de recorrido similar al de la Tierra, es uno de los más fáciles de saludar. Su tamaño, de 492 metros, y su periodo de rotación, de 4,3 horas, le hacen adecuado para orbitarlo con una nave.

Representación de la nave OSIRIS-REx recogiendo muestras de Bennu
Representación de la nave OSIRIS-REx recogiendo muestras de Bennu – NASA/Goddard/University of Arizona

Párrafo de consideraciones técnicas, Bennu es un asteroide importante porque es una «cápsula del tiempo» de los comienzos del sistema solar. Se cree que se formó hace unos 4.500 millones de primaveras y que ha permanecido inalterado desde entonces, si admisiblemente se formó tras el impacto de dos objetos progenitores, hace mil o dos mil millones de primaveras.

Su composición, muy rica en carbono, y la presencia de agua en sus minerales, le hacen muy interesante para estudiar no solo la formación del sistema solar sino igualmente la aparición de los precursores de la vida.

«Cuando piensas en Bennu, piensas en una piedra de Roseta», dijo este lunes Thomas Zurbuchen, Administrador Asociado del Directorado de Misiones de Ciencia de la NASA. «Es poco que está ahí fuera y que nos cuenta la historia y la proceso de la Tierra y del sistema solar».

«Cuando piensas en Bennu, piensas en una piedra de Roseta. Es poco que está ahí fuera y que nos cuenta la historia y la proceso de la Tierra y del sistema solar»

Comprender su composición y estructura es importante igualmente para estudiar asteroides similares, con la mente puesta en futuras misiones de minería espacial. Y, lo que es quizás todavía más importante, para proteger a la Tierra de los impactos de asteroides que ocurrirán en el futuro.

Un destructor de la civilización

Por ejemplo, gracias a OSIRIS-REx se ha averiguado que este objeto no está muy consolidado, y que está compuesto en un 20 o 40% de espacio vano. Sus grandes bloques son porosos y al punto que están cohesionados por la pesantez, por lo que pueden moverse de vez en cuando. Encima, su recorrido está muy influida por el intención Yarkovsky, un proceso por el que la luz solar calienta una parte del asteroide, que radia calor al espacio y que actúa como impulsor, alterando su recorrido. Para sorpresa de los científicos, por otra parte, Bennu está activo geológicamente, y expulsa pequeñas cantidades de partículas al espacio por movimiento de la radiación solar.

Bennu es un asteroide potencialmente peligroso para la Tierra
Bennu es un asteroide potencialmente peligroso para la Tierra

Todo esto es crucial en el caso de Bennu, pues es el segundo objeto más peligroso para la Tierra, por detrás del asteroide 29075 (1950 DA), según la escalera de Aventura de Impacto de Palermo. De hecho, hará su máxima tratamiento a nuestro planeta en el año 2135, data en la que estará más cerca que la Vitral. En los primaveras 2175 y 2199 habrá una probabilidad de impacto de 1 entre 2.700, lo que es 40 veces más probable que un número de quiniela sea premiado con el Gordura.

En los primaveras 2175 y 2199 habrá una probabilidad de impacto de 1 entre 2.700, lo que es 40 veces más probable que un número de quiniela sea premiado con el Gordura

Esto es fundamental, puesto que, al tener 492 metros de diámetro, Bennu es considerado como un asteroide con capacidad de destruir la civilización.

«En Bennu, estamos recogiendo piezas críticas de información muy importantes para la defensa planetaria», explicó Lori Glaze. «Estas herramientas nos ayudarán a predecir si podrá impactar contra la Tierra en el futuro». En parte, todo esto dependerá de que mañana una máquina del tamaño de un minibús toque en un asteroide, a cientos de millones de kilómetros de aquí.

Ver los
comentarios

#Todo #punto #para #tocar #Bennu #segundo #asteroide #más #peligroso #para #Tierra

Leave a Comment