entretenimiento

«Toda la gente de izquierdas me acosó de forma miserable»

«Toda la muchedumbre de izquierdas me acosó de forma miserable»
#Toda #muchedumbre #izquierdas #acosó #forma #miserable

Play TV

Tres primaveras, dijo este domingo por la tarde Cristina Pardo, le ha costado que Pablo Motos se sentara en «Liarla Pardo», magacín de la Sexta que la periodista, anteriormente en «Al rojo vivo», presenta desde hace varias temporadas. «Tres primaveras llevo sin dar entrevistas», comentó entonces el presentador de «El hormiguero», que estrena su nueva temporada esta oscuridad en Antena 3. «Ha sido un verano sin socializar; asalvajados en casa», contó Motos, con ganas de retornar. Pardo le contó que le había manido «mucho mejor» como conductor del espacio de humor durante el confinamiento: «Como si te hubieras quitado diez kilos de encima».

«Diez y todo lo demás. En la pandemia, todos nos hemos enfrentado cara a cara a la homicidio… Al principio pensaba que, a lo mejor, el mes que viene estaba muerto. Eso cambió mis prioridades: hay que ayudar y ser útil. Me tocaba todo las arrojo», contó Pablo Motos, cuyo objetivo no cambió: «Que haya poco que no sea información que les ponga en susto».

El presentador, eso sí, reconoció que durante los catorce primaveras de software (primero en Cuatro, a posteriori en Antena 3), se fue haciendo «pequeñito para no agobiar», pero que llegó un momento con el coronavirus que le daba todo igual. «Y ya no tiene remedio», avisó.

Cristina Pardo le preguntó más delante de la entrevista si seguiría igual de «reivindicativo» esta nueva temporada y él afirmó categóricamente: «No quiero ser reivindicativo, sino que las cosas vayan correctamente. Quiero hacer un software superficial de entretenimiento, pero si estamos en una situación tan desastrosa y quien tiene que dirigir esto lo hace de forma deficiente, por supuesto que diré lo que me parezca oportuno una y mil veces, aunque me meta en líos». «Todos los que tenemos voz tenemos la obligación íntegro de pedir dispositivo y fuerza», sentenció.

Uno y otro charlaron incluso sobre la única vez que él se ausentó en plató («Por un ataque de asma»); ni siquiera cuando sus padres se murieron, orgullosos de que «su pequeño saliese en la tele».

Motos, crítico con la ademán de todos los políticos durante la pandemia («Están pensando en sí mismos. Esto es una pandemia: hay muchedumbre muriendo y que va a vencer. ¿Queréis hacer vuestro pu** trabajo?»), echó la clarividencia en dirección a antes y recordó lo «desagradable» que fue la entrevista durante la última campaña electoral al diputado de Vox Santiago Abascal, al que sí volvería a interviuvar, pues «tiene todo el derecho tolerante y representación parlamentaria».

«Fue muy desagradable. No por él. La entrevista fue muy tensa y antiguamente de ella, toda la muchedumbre de izquierdas me acosó de forma miserable y mezquina; decían que yo estaba blanqueando el fascismo. A posteriori de la entrevista empezaron a insultarme y amenazarme los de Vox porque había puesto contra las cuerdas a Santiago Abascal y yo no tenía categoría para interviuvar a su líder. Todo muy tolerante…», rememoró el presentador de «El hormiguero» desde 2006. Llegó un momento en que Motos -contó- cruzaba los pasos de cebra con miedo y recordó dos episodios con anónimos: «Una vez una señora me dijo “hijo de p***” y otra estuve a punto de conservarse a las manos con un señor en un restaurantes».

Motos no lee las críticas ni las noticiero relacionadas con él desde hace un tiempo, pues le pagan para estar «fresco» en su software; admitió que «cuando uno está en antena comete errores», pero que, para ser «buen presentador», no podía estar irresoluto de «injerencias».

Ver los
comentarios

#Toda #muchedumbre #izquierdas #acosó #forma #miserable

Leave a Comment