deportes

Simeone se reencuentra con Lucas, su «dolorosa pérdida»

Simeone se reencuentra con Lucas, su «dolorosa pérdida»
#Simeone #reencuentra #con #Lucas #dolorosa #pérdida

Carlos Tristán GonzálezCarlos Tristán González

Para Simeone no hay duda: la liquidación de Lucas Hernández, con quien esta oscuridad se reencontrará en el Allianz Arena (21.00 horas), supuso un duro varapalo: «La salida de Lucas fue más dolorosa que la de Griezmann», dijo a finales de 2019 en El Apoyo. Y no es para menos. Acostumbrado a dar la alternativa a todo aquel que asome la capital con insistencia desde el filial, Simeone vio en Lucas una mina para apuntalar la zona en la que se fundamenta buena parte de sus éxitos como rojiblanco: la defensa.

Como suele ser habitual con estos chicos, la oportunidad le llegó en Copa del Rey, en el partido contra L’Hospitalet de diciembre de 2014. Aquella temporada, con al punto que 18 primaveras, solo apareció en tres encuentros más, aunque uno de ellos con pedigrí. Además en Copa, fue titular en la ida de los octavos frente al Efectivo Madrid, y no se amilanó frente a James, Bale, Cristiano y compañía. El Deportivo ganó 2-0. Aquel día fueron muchos los que abandonaron el Vicente Calderón preguntándose quién era aquel damisela. «Nunca sueñas con estos grandes partidos, siempre empiezas con lo más pequeño», diría. «Me gustan los jugadores que se nota que están en el campo», comentaría Simeone. Su historia acababa de iniciar.

La temporada subsiguiente, Lucas se dejó ver más sobre el campo. Aprendía adyacente a Godín, quien ya ejercía de fogueado, Savic, fichado aquel verano de 2015, y Giménez, que asimismo empezaba a despuntar. Aquella campaña fue la de la final de la Champions de Milán, cuando el Deportivo dejó por el camino al Barcelona… y al Bayern, contemporáneo equipo de Lucas. En la eliminatoria contra los azulgranas fue titular en los dos partidos, no así contra los alemanes. En la final, contra el Efectivo Madrid, al punto que disputó unos minutos de la prórroga por el contuso Filipe Luis. Aquella derrota en los penaltis se le quedaría grabada, tal y como confesaría posteriormente en TechnoMiz. ¿Su mejor momento? «Cuando nos clasificamos para la final de la Champions hace dos primaveras». ¿Y el peor? «Cuando la perdimos».

Titular en el Deportivo

En la 2017/18 terminó por consolidarse en el Deportivo, y un año posteriormente, Lucas era una verdad. Uno de los mejores en su puesto. Conquistó por fin un título de rojiblanco, la Europa League, y logró lo que muchos nunca consiguieron: ser campeón del mundo con su país. Aquel verano, en plena concentración de Francia, Miguel Donosura Gil Marín y Andrea Berta viajaron hasta allí para cerrar, entre otras cosas, su renovación. Además la de su compañero Griezmann y el fichaje de Lemar.

Desgraciadamente para el tahúr, en la que iba a ser la temporada más ambiciosa del Deportivo, las lesiones le impidieron tener continuidad. A finales de 2018 dejó de desafiar y al punto que reaparecería en un par de partidos más. Para entonces, su fichaje por el Bayern de Múnich estaba cerrado. Simeone perdía a uno de su tótems, quien le aseguraba cualidades tan demandadas en un defensa como la velocidad o el poderío sutil. Encima, su polivalencia le servía para cubrir el central y contiguo izquierdo indistintivamente.

Nuevos retos en Múnich

Ochenta millones fueron los responsables de padecer a Lucas a Alemania. A posteriori de más de una término de rojiblanco, daba por finalizado su periplo en el «club de su vida» y se embarcaba en el del rey de la Bundesliga. Sin confiscación, de nuevo las lesiones le impidieron mostrar todo su talento. Así, quien estaba llamado a ser el central titular al punto que disputó 25 encuentros en tres competiciones, un oscilación muy escueto teniendo en cuenta la expectativas sobre su figura.

Esta oscuridad, en cambio, Simeone se reencontrará con un futbolista muy similar del que se despidió. Su preparador, Hans-Dieter Flick, le ha cedido la titularidad en los últimos partidos y Lucas, respetado por las lesiones, está respondiendo. Ayer, en la previa, le preguntaron por su salida, sus memorias y, cómo no, Simeone: «El Cholo es uno de los mejores del mundo. Siempre lo he dicho y siempre lo diré. Desde que empecé me dio la confianza de asentarme con ellos y me dio la posibilidad de desafiar partidos. Siempre le estaré agradecido». Pero ahora, el fútbol dicta que se tendrá que contar tanto a él como a «su Atleti»: «Salí en investigación de otros objetivos, quería cambiar mi vida en Madrid. Son decisiones que uno toma en la vida. No me arrepiento. Estoy en un gran club. Ha sido un año complicado pero este año he empezado correctamente. Le tengo un grandísimo cariño al Deportivo, es el club que me lo ha cedido todo y tengo mucho cariño y respecto, pero arrepentirme no».

Ver los
comentarios

#Simeone #reencuentra #con #Lucas #dolorosa #pérdida

Leave a Comment