deportes

Serena Williams y la búsqueda interminable del 24 Grand Slam

Serena Williams y la búsqueda interminable del 24 Grand Slam
#Serena #Williams #búsqueda #interminable #del #Grand #Slam

Laura MartaLaura Marta

Son ya casi cuatro primaveras acechando un inasequible. Nueve Grand Slams en blanco -los otros cuatro estuvo de quebranto por maternidad-. Cuatro finales sin premio (Wimbledon 2018 y 2019, US Open 2018 y 2019). Desde que en el Destapado de Australia de 2017 Serena Williams se planteara el liza de alcanzar los 24 Grand Slams que atesora Margaret Court, esta obsesión parece haberse transformado en una maldición. Esta vez, fue Triunfo Azarenka quien la dejó fuera del US Open antiguamente de tiempo, con una gran triunfo (1-6, 6-3 y 6-3) en semifinales que impulsa a la bielorrusa alrededor de una final mágica, segunda consecutiva tras aventajar el título en Cincinnati hace tan pronto como unos días.

El resurgir de una supone otro tropiezo de la estadounidense, que no fue capaz de sufrir el partido a su demarcación ni de hacer significar un primer set en el que maniató a su rival. Al final, solo pudo aplaudir: «No hay excusas con el problema en el talón de mi pie izquierdo. Azarenka jugó un gran tenis y mereció aventajar. Claro que es decepcionante. Pero hice lo que pude. Sentí que di mucho, pero Triunfo llegaba a pelotas que luego yo no podía recuperar».

Perdida la oportunidad en este US Open en el que parecía tenerlo todo a amparo, toda vez que seis de las primeras diez clasificadas declinaron participar, se queda, adicionalmente, sin poder redimirse de la imagen que dejó en la final de 2018, delante Naomi Osaka, con insultos y gritos al enjuiciador de apero y abucheos y lágrimas de impotencia que anularon la alegría del primer Grand Slam de la japonesa. Osaka, por cierto, sí estará hoy en la final (Eurosport, 22.00 horas), a posteriori de frenar los ímpetus de la sorpresa del torneo, Jennifer Brady, por 7-6 (1), 3-6 y 6-3 en dos horas y 8 minutos.

Siquiera puede recuperar el tiempo. Williams cumplirá 39 primaveras el 26 de este mes. Sin que parezca que este circunstancia merme su capacidad de superación torneo tras torneo, porque la estadounidense sigue allí, casi en lo más suspensión. Cuatro finales y una semifinal desde 2017. Un despojo que todas querrían. Pero al que le desidia una terminación que no acaba de atrapar. En Wimbledon 2018 fue Angelique Kerber; en la tirada 2019, Simona Halep; en Nueva York 2018, Osaka; y en 2019, Bianca Andreescu. Nuevas caras mientras a ella se le acumulan viejas manías: ocho del mundo, nueve de sus últimos merienda partidos han sido a tres sets; ataca como nunca porque cada vez cuesta más defender, con el peligro que conlleva aventurar en ese alambre -35 golpes ganadores, 28 errados ayer-; su palmarés solo ha sumado un título -Aukland 2020- desde Australia 2017.

Quizá el número 24 de Court sea solo una excusa para seguir viajando, entrenándose y exprimiéndose al mayor. Ha anunciado que quiere otra opción de alcanzar ese hito que se le resiste. A pesar de que criticó las medidas de seguridad de Roland Garros, al permitir que haya aficionados en las gradas mientras los tenistas quedan confinados en dos hoteles, la número 8 del mundo confirmó que viajará a París. Y mientras sus ganas la guíen, el liza siempre estará a su trascendencia.

Ver los
comentarios

#Serena #Williams #búsqueda #interminable #del #Grand #Slam

Leave a Comment