deportes

Roglic disfruta en la montaña del Chava

Roglic disfruta en la montaña del Chava
#Roglic #disfruta #montaña #del #Chava

José Carlos CarabiasJosé Carlos Carabias

Mientras se cambian y buscan prendas secas quepara drenar el sudor de su esfuerzo, los ciclistas tienen apariencia esquelética en el detención de Moncalvillo, terraza de entrada a Logroño que decreta una etapa despiadada. Es otra montaña nueva en la colección de la Envés, otro descubrimiento para el lista de Guillén y compañía, pero no novedad total. Este puerto lo estrenó Chava Jiménez en 1994. En la Envés a la Rioja se impuso al suizo Alex Zulle, tal era la querencia del escalador avilés a las inauguraciones estelares. El Movistar muestra una valentía desconocida, siempre al ataque, siempre en comienzo, pero esta vez la cosecha es escasa porque su trío pierde tiempo (Enric Mas, Soler y Valverde). Pese a que la carretera se ha asfaltado, la subida a Moncalvillo es una delicia, un rosario de derrotes que desemboca en un duelo entre los dos favoritos. En el destello final, Primoz Roglic derrota a Richard Carapaz y aprieta la universal de la Envés (solo 13 segundos les separan).

El Movistar ha cambiado la piel en esta Envés. Equipo de tradiciones, su costumbre siempre residió en resistir para vencer, calma, paciencia y frutos al final del camino. Lo que se ahora es una formación a la inversa, que se pone en comienzo y fustiga con ritmo al pelotón, que aprieta en las escaladas y que promociona el entretenimiento táctico para sus potencias a sus tres mosqueteros.

Camino de Moncalvillo, Movistar vuelve a ser protagonista, pero el resultado no le consuela. En el puerto del Chava, otro hijo de la depósito (ganó en el 94 con Banesto), el trío se retrasa delante la pujanza del anglosajón Carthy y, sobre todo, de Carapaz y Roglic.

El ecuatoriano y el esloveno protagonizan el mejor duelo de la Envés en el puerto más severo, 8,5 kilómetros con una irresoluto media del 9,2% y una máxima del 15. Es magnífico lo que hacen. La intensidad de sus saltos, la codicia de su carácter, la expectativa de un esprint igualado entre los dos más fuertes de la Envés, rivales del Vuelta 19.

Parece que habrá igualada y fotofinish tal es la equidad, pero en última instancia Roglic despliega su potencia de exsaltador, piernas de puñal, sólido, poderoso. Se distancia como un universo que escapa a las manos de un pibe y brinda en la meta por su segunda trofeo, los diez segundos de beneficio, los trece de renta delante Carapaz, el estrechamiento en la universal. «El puerto era más duro de lo esperado y estoy adecuado por vencer otra etapa, pero estoy aquí para vencer la Envés», dice Roglic, de quien queda aflicción por el Tour que perdió.

Ver los
comentarios

#Roglic #disfruta #montaña #del #Chava

Leave a Comment