mundo

Ramón Pérez-Maura: Hay comparaciones demoledoras

Ramón Pérez-Maura: Hay comparaciones demoledoras
#Ramón #PérezMaura #Hay #comparaciones #demoledoras

Ramón Pérez-Maura

Llevamos meses diciendo que ésta es la campaña electoral más atípica de la historia de los Estados Unidos. Y no sólo por la Covid-19, además porque de esta carrera va a salir el presidente que ha sido predilecto con más años. ¿Quién hubiera podido imaginar hace un par de abriles que los demócratas presentarían como alternativa al septuagenario Trump a un hombre tres abriles decano que él? No ha habido casi actos electorales tradicionales, las convenciones de los partidos sólo han existido virtualmente, el debate del pasado martes se hizo sin divulgado en la sala y, por si faltaba poco, ahora tenemos a uno de los dos candidatos enfermo, víctima de la pandemia e internado en el hospital marcial Walter Reed. Y, si perfectamente es cierto que son muchos más los que sobreviven al virus que los que sucumben a él, la años y la obesidad de Trump son dos factores muy relevantes.

Parece claro que aunque el presidente dio positivo el jueves por la tinieblas, en el debate del martes no tenía ningún huella de la enfermedad. Se mostró igual de bravucón y acosador que siempre. Y eso, a estas gloria, puede causarle más daño que beneficio. Trump hizo lo posible en el debate por crear una división entre Biden y el ala izquierda del Partido Demócrata. Esa izquierda está en auge y hace cuatro abriles no dio un apoyo actual a Hillary Clinton con lo que la candidata demócrata perdió unos votos sin los que era increíble ingresar. En aquel momento, los «sandernistas» prefirieron dejar ingresar a Trump como fórmula para que Sanders tuviera una opción actual en 2020. Lo que no hubiera podido ser si la Casa Blanca estuviese ocupada hoy por una presidenta demócrata. Pero a estas gloria el odio que sienten todos los votantes de izquierda cerca de Trump es inconmensurable y sufragarían casi por cualquiera que pudiera tener una oportunidad de desalojar al contemporáneo presidente.

Uno de los fallos más evidentes de la táctica de Trump en el debate fue no dejar platicar a Biden. Los estrategas del presidente tenían muchas esperanzas de que en la discusión Biden cometiera una o varias de sus habituales e infinitas meteduras de pata. La cantidad de esos patinazos que pueden encontrarse en las redes es increíble. Y esas las hacía leyendo un folio. Así que era natural encargarse que con la tensión de una confrontación en directo cometería muchas más. Pero Trump le interrumpía tanto que no le dejaba terminar la frase y equivocarse. Y para poder equivocarse primero hay que poder platicar.

A día de hoy el dictamen de la Covid-19 a Trump hace improbable que el futuro debate presidencial pueda celebrarse el 15 de octubre –como estaba previsto– porque sigue siendo una data adentro del periodo de cuarentena. Claro que podrían aplazarse unos días los dos debates pendientes, porque las elecciones no son hasta el 3 de noviembre y hay beneficio para ello. Sospecho que va a ser Biden el que aduzca que en estas circunstancias es mejor no batallar y ahorrarse por lo menos una de las confrontaciones. Él no tiene cero que ingresar dada su delantera en las encuestas. Aunque hay algún otro noticia harto bueno para Trump. El viernes conocimos que en medio de la pandemia, en septiembre Estados Unidos sumó 661.000 puestos de trabajo lo que dejó la tasa del paro en un 7,9 por ciento. Comparen con el 15,33 por ciento de desempleo que tenemos en España según la última estadística de la Averiguación de Población Activa. Y sí. Es evidente que los españoles no votamos en las elecciones norteamericanas. Pero si los norteamericanos fueran un poco menos etnocentristas y vieran cómo están gestionados los países gobernados por amigos de Biden, Trump arrasaría. Hay comparaciones demoledoras.

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura

Ver los
comentarios

#Ramón #PérezMaura #Hay #comparaciones #demoledoras

Leave a Comment