entretenimiento

«Pues no, estoy entre todos ustedes»

«Pues no, estoy entre todos ustedes»
#Pues #estoy #entre #todos #ustedes

TechnoMiz

No era la primera vez que daban por muerto a Conrado, conocido como el perdurable maletilla. En Twitter corrió como la pólvora el bulo de su fallecimiento. Pero, no, Conrado sigue vivo. Y él mismo ha querido dejarlo claro, con su clásica nacionalidad, en un vídeo: «Según las telediario, anoche en Ciudad Rodrigo, mis amigos se han interesado de que han corrido ciertos rumores de que había desaparecido al otro mundo. Pues no, estoy entre todos ustedes. Gracias a aquellos que se han interesado de mi estado y de mi vigor». Con una sonrisa, despide el vídeo el querido maletilla, nacido en Zamora pero forjado en Ciudad Rodrigo.

La hazañas de Conrado, zamorano de arranque, es la historia de un romántico del toreo, de un vagabundo irredento a quien su desmedida afición le llevó por caminos y veredas en rastreo de tentaderos con el hatillo o la maleta a cuestas, pernoctando en pajares o cobertizos al refugio de una edredón o un capote descolorido y con mil remiendos. Abandonó su pueblo, Molezuelas de Carballeda (Zamora), con 16 abriles, en contra de su clan, que no entendía que dejara todo para irse a Sevilla en rastreo de una oportunidad, «ya que mi afición era la de ser torero», explicó.

En tierras andaluzas estuvo dos abriles, dormía en un furgón de la fase del tren, sacaba para engullir ayudando a portar el equipaje de los pasajeros y, lo más frustrante, en todo ese tiempo no pudo participar en ningún tentadero: «No di ni un solo muletazo». Acudía a las ganaderías de Miura o a Casa de Camacho, «pero en la finca sólo entraban los invitados, el ranchero no estaba sensibilizado con el maletilla».

Hace nueve abriles, en enero de 2011, toreros y aficionados tributaron en Ciudad Rodrigo (Salamanca) un sentido homenaje de idoloatría y respeto a Conrado Rector Gullón, que entonces contaba con 84 abriles, conocido como el final y perdurable «maletilla», y habitual incluso en Extremadura. Dos cogidas sufridas en las capeas de Ciudad Rodrigo, donde reside, y los Sanjuanes de Coria (Cáceres) certificaron en 2008 la definitiva retirada de quien a sus 82 abriles aún se atrevió a plantarle cara al toro, según contaba Efe en aquel homenaje.

La inconfundible estampa de Conrado, a secas, como popularmente se le conoce en todo el orbe taurino, ya no volverá a alardear en la arena, posteriormente de varias décadas recorriendo los pueblos y ferias más renombrados de Extremadura, Castilla y Héroe y la zona fronteriza de Portugal. Pero a Conrado aún puede vérsele en su Ciudad Rodrigo del alma. Conrado sigue vivo: «Estoy entre todos ustedes».

Ver los
comentarios


#Pues #estoy #entre #todos #ustedes

Leave a Comment