viajes-y-turismo

Pueblos pequeños con impresionantes hoteles para hacer una escapada en el puente del Pilar

Pueblos pequeños con impresionantes hoteles para hacer una parada en el puente del Pilar
#Pueblos #pequeños #con #impresionantes #hoteles #para #hacer #una #parada #puente #del #Pilar

  • Parador de Monterrei (Orense)

    Monterrei, al sureste de la provincia de Orense, linda con la frontera de Portugal. Con al punto que 3.000 habitantes esta zona friso su atractivo turístico principalmente en la riqueza de su patrimonio arquitectónico y en la belleza de su paisaje.Uno de sus principales puntos de interés es el Parador de Monterrei que se ubica en la que es considerada por muchos historiadores como la viejo ciudadela (empleo fortificado en la parte ingreso de las ciudades) gallega. A lo espacioso de los siglos son varios los usos que ha tenido este hotel, desde circuito defensivo hasta hospital de peregrinos.

    Por su configuración arquitectónica el clien puede alojarse en el antiguo Palacio de los Condes -7 habitaciones- o en la Casa Rectoral -con 5 habitaciones-, entreambos internamente del circuito amurallado. Este hotel con historia es en sí mismo un destino de delirio: el Castelo, adicionalmente del Palacio de los Condes y la Casa Rectoral acoge asimismo la Iglesia de Santa María de Salero, del siglo XIII y la Centinela de la que se conserva parte de sus muros.

  • Palacio del Infante don Juan Manuel, (Belmonte)

    El Palacio del Infante don Juan Manuel Hotel & Spa está sito en la que fuera la primera fortaleza de Belmonte, uno de los municipios patrimonialmente más ricos, tanto de la provincia de Cuenca como de toda Castilla-La Mancha, construido en 1323 sobre una precursor edificación visigoda. Fue el empleo de comienzo de don Juan Pacheco, primer Marques de Villena, quien ordenaría la construcción del contemporáneo Castillo de Belmonte, convertido en monasterio en 1499 y, ya en el siglo XX, transformado en hospedería con la idea de ser una Liquidación Del Idealista que diera hospedaje a los viajeros de la ruta.

    Entre los muros de este edificio cargado de historia, que ha sido completamente rehabilitado, cuenta con 39 espaciosas habitaciones más o menos de un hermoso claustro central; un parque con piscina exógeno; un spa en el que relajarse tras disfrutar de una ruta enológica o cultural por la zona; un bar-cafetería y el restaurante Los Alarifes.

  • Hotel Nabia, Candeleda (Ávila)

    En Candeleda, Ávila, a 190 kilómetros al oeste de Madrid está el Hotel Nabia. Con tan solo 12 habitaciones divididas en tres categorías -doble tipificado, doble superior y suite- este hotel es el empleo ideal para tener lugar unos días de refrigerio en la naturaleza con buenas instalaciones, cómodas y amplias habitaciones y buena comida.

    Sus laderas pobladas de robles y castaños, sus extensos valles y profundas gargantas constituyen una de las más bellas zonas de la punto de vista sur de la Sierra de Gredos.

    Nabia es un hotel para adultos. La vida mínima para alojarse son 14 abriles.

  • Torre del Visco, en Fuentespalda (Teruel)

    La Torre del Visco es un destino de ostentación sencillo y de placer gastronómico sito en Fuentespalda, Teruel, en una gran casa de campo de origen medieval rodeada de cultivos ecológicos y dotada de todo el confort de nuestra época. En sus 16 cálidas habitaciones, la vida transcurre sin estrés y en hermandad; pero, adicionalmente, pocos hoteles ofrecen tantos espacios comunes perfectos para una charla sosegada o una repaso tranquila, incluso para tocar su piano de rabo Bechstein. A pesar del frío, la finca que rodea el hotel todavía acoge mil planes de invierno, desde senderismo gastronómico -trufas, setas, caza- hasta actividades de relacionadas con la astronomía, como observaciones guiadas, ponencias y cursos de fotografía nocturna.

  • Palacio Ducal (Lerma, Burgos)

    El impresionante Palacio Ducal de Lerma, convertido en Parador, se ubica en la parte ingreso de la villa. El hotel cuenta con un patio central rodeado de bellas galerías de columnatas. Este palacio, elegante y majestuoso, procede de la época de los Austrias.

    Frente a la frontispicio principal del Palacio se extiende un espacio de planta cuadrilongo: la Plaza Maduro. La invitado puede continuar por la zona medieval, con sus encantadoras casas, el curvatura, y el puente de la prisión, el convento de San Blas, o el de Santo Domingo, el Pasadizo del Duque o la Ex-Colegiata de San Pedro.

  • Hospedería Santa Elena, San Carlos del Valle (Ciudad Positivo)

    La plaza Maduro de San Carlos del Valle, en la comarca de Campo de Montiel (Ciudad Positivo), está considerada como una de las más bonitas de nuestro país. Entre sus encantos se encuentra la iglesia del Santo Cristo del Valle, conocida como el «pequeño Vaticano manchego», y la Hospedería Santa Elena, un singular edificio de finales del siglo XVII que, según reza una placa en su frontispicio, fue construido como empleo de reposo de peregrinos y viajeros del Camino Positivo y que hoy ofrece todas las comodidades de estos tiempos. La calma y el sosiego que se respiran en la plaza peatonal, de estilo característico manchego, se hace desplegable a sus nueve habitaciones temáticas, estancias en las que hasta los actuales Reyes de España se rindieron al refrigerio tras comer en su restaurante durante una invitado oficial por Castilla-La Mancha hace cuatro abriles.

    Su puesta por la restauración y los productos locales son todavía santo y seña de la casa. En su interior alberga un restaurante donde son protagonistas las carnes y pescados a la brasa, el bacalao en diferentes versiones y los platos típicos manchegos.

  • Hotel Palacio de la Bizcocho, Soto del Barco (Asturias)

    Este hotel palaciego del siglo XVIII está situado sobre el Rio Nalón, en un enclave privilegiado, Soto del Barco, en Asturias.

    El Palacio de La Bizcocho, ideal de la edificación palaciega, fue mandado construir por Don Juan de Llanada Ponte, Mitrado de Oviedo, a mediados del XVIII. Adosada al Palacio construyó una capilla dedicada a María Bizcocho, de la que más tarde terminaría tomando el nombre. Este alojamiento, tal y como lo conocemos actualmente, abrió sus puertas en 2007.

    Cuenta con 30 habitaciones dobles, ideales para el refrigerio total del cuerpo y la mente y 7 habitaciones Superior Luxury, todas ellas de carácter exclusivo y diferentes entre sí; algunas de ellas equipadas con jacuzzi y preciosas vistas a la zona de la desembocadura del río Nalón.

  • Molino de Alcuneza, Sigüenza (Guadalajara)

    Situado en un molino centenario de Sigüenza, Guadalajara, este establecimiento de cuatro estrellas se encuentra rodeado de un entorno de gran belleza natural, a solo hora y media de Madrid. Este molino de piedra del siglo XV, transformado en un hotel boutique con 17 habitaciones, luminosas zonas comunes y spa destaca adicionalmente por su restaurante, obligado con una sino Michelin. Samuel Tostado es el creador de una cocina tradicional ligada al mejor producto de temporada y el otoño es uno de sus mejores momentos, ya que entran en carta platos protagonizados por la caza y las setas: cerdo salvaje, pichón, chantarelas, trompetas negras o shimejis

  • Parador de Alarcón, Cuenca

    El castillo de Alarcón levanta su almenada torre a más de 50 metros sobre las aguas del Júcar y fue el empleo donde el infante don Juan Manuel encontró, entre batallas e intrigas, la paz necesaria para escribir la viejo parte de su obra.

    La paz sigue estando garantizada en el Parador de Alarcón, porque es de los más pequeños -solo catorce habitaciones-, y porque en sus remozadas dependencias se exhiben, en empleo de armaduras y pendones guerreros, cuadros de Tàpies, Redondela o Sempere. Obras que remiten al Museo de Arte Indeterminado de Cuenca. O, sin ir tan acullá, a las pinturas murales abstractas de Juan Mateo que decoran la iglesia de San Juan Bautista, en la misma villa medieval de Alarcón, declaradas de Interés Estético Internacional por la Unesco.

  • Castillo de Curiel de Duero

    El castillo de Curiel de Duero, documentado desde el siglo XI, es una fortaleza medieval que fue propiedad de los reyes Castellano-Leoneses. Durante cerca de dos siglos fue prisión de nobles y reyes y sus piedras han sido testigos presenciales de las gestas de las reconquista al Islam del valle del Duero y la repoblación del mismo durante los siglos IX a XI.

    Situado a diez minutos de Peñafiel en una roca sobre un cerro, a 927 metros de importancia, era prácticamente inexpugnable. En el interior del circuito se ha edificado un lujoso enredado hotelero de 23 habitaciones y suites, salones, restaurante, comedores para banquetes, salas de conferencias, salas de música, piscina y solarium en las almenas.

    El hotel Residencia Positivo Castillo de Curiel es el empleo ideal para alojarse en el corazón de la Ribera del Duero y utilizarlo como cojín para escapadas de enoturismo. En las bodegas «Castillo de Peñafiel» se elabora el tinto «Añejo Coso», condecorado con la Medalla de Oro en el prestigioso Challenge International du Vin de Burdeos.

  • #Pueblos #pequeños #con #impresionantes #hoteles #para #hacer #una #parada #puente #del #Pilar

    Leave a Comment