Finanzas

Portugal, en vías de aumentar la retención fiscal para generar liquidez

Portugal, en vías de aumentar la retención fiscal para gestar solvencia
#Portugal #vías #aumentar #retención #fiscal #para #gestar #solvencia

Francisco ChacónFrancisco Chacón

Portugal ha puesto en marcha la maquinaria propagandística socialista para proclamar que los nuevos Presupuestos Generales, para el periodo de 2021, incluirán una pendiente de impuestos en plena era Covid-19. Pero la existencia será otra.

Las tablas de retención del IRPF iniciaron este año una serie de alteraciones, que proseguirán la próxima campaña. El objetivo es revertir en el cacareado aumento del salario pequeño franquista, fijado en 635 euros mensuales en 2020 y previsto para 658, de acuerdo con los cálculos oficiales más optimistas (que, probablemente, no se cumplirán en el difícil contexto contemporáneo).

La medida consiste en una complicada ingeniería fiscal: quedarse con una retención poco más elevada en el corto plazo con el fin de impulsar la solvencia inmediata, sumando al mismo tiempo incesantes incrementos de las tasas indirectas. Por ejemplo, el tabaco y la gasolina, que alcanza unos niveles de hipoteca tan desproporcionados como refleja el sucesivo número: por cada 50 euros que una persona gasta para guatar el depósito de combustible, 32 corresponden a impuestos varios.

Solo de esta forma logra el Gobierno socialista de Antonio Costa preservar las cantidades de capital disponibles. Es opinar, van ganando tiempo antiguamente de devolver en los dos ejercicios siguientes las retenciones aplicadas de más.

Lo único que ocurre es que, de cara a 2021, esa tabla prevé una reducción de la tasa requisada, de forma que suba (un poco) el salario recibido a final de mes. Pero el dechado no contempla ningún descenso verdadero de la carga impositiva, en definitivo.

Encima, los Presupuestos Generales no pueden darse aún por concluidos y han de suceder un doble trámite parlamentario antiguamente de que puedan considerarse en vigor. Así, el 28 de octubre le tocará el turno a la votación genérica en la Asamblea de la República, mientras que el investigación universal definitivo tendrá motivo el 27 de noviembre.

Por consiguiente, pueden continuar en prevención las voces que ya se han faccioso (tanto en Portugal como en España) aireando que los vecinos ibéricos se proponen apearse impuestos en una época como la contemporáneo. Algunos han llegado a indicar que es «el único país europeo capaz de conseguirlo», sin tener en cuenta la verdadera idiosincrasia de la iniciativa presentada.

Los índices de retención se mantendrán, al menos, hasta 2023, que será cuando finalice la segunda lapso consecutiva de Costa. La meta no es otra que fijar entonces el salario pequeño en 750 euros, en caso de que todo se desarrolle según la planificación socialista.

Con todo, la caja de los subsidios por desempleo incluso se verá afectada. El recibidor del primer ministro insiste en que se garantiza una prestación de naturaleza contributiva que «no tenga un tratamiento desfavorable», mientras el Bloco de Esquerda, socio habitual del PS, alerta sobre la finalización de 50.000 de esas pensiones a lo espacioso de los meses venideros.

El ministro de Finanzas, Joao Leao, juramento y perjura que se comercio de «unos buenos Presupuestos Generales, que no acrecientan una crisis y otra crisis ni siquiera responden a un criterio de rigidez».

Ver los
comentarios

#Portugal #vías #aumentar #retención #fiscal #para #gestar #solvencia

Leave a Comment