deportes

Peter Sagan se niega a claudicar

Peter Sagan se niega a claudicar
#Peter #Sagan #niega #claudicar

José Carlos CarabiasJosé Carlos Carabias

Con un historial repleto de muescas, 113 victorias, tres campeonatos del mundo consecutivos, 12 etapas en el Tour, siete maillots verdes de la regularidad, el Tour de Flandes y la París-Roubaix entre otras conquistas de altos vuelos, Peter Sagan es un novato en el Libranza de Italia que se investigación la vida para descifrar un curso desafortunado e inexplicable para él. Todavía no ha manada. Siquiera lo hizo en Villafranca Tirrena, sede del esprint de la cuarta etapa, última en Sicilia, que estuvo a punto de barloar a su colección. Por milimétros se la llevó Arnaud Demare, el francés de Groupama.

Sagan demuestra la vergüenza torera de los grandes campeones. Remotamente de dejarse aceptar por la apatía o la desilusión, pelea en todos los terrenos, se esfuerza como nunca y gestiona sin resultón furia la derrota diaria. Le sucedió en el Tour, cuando se tiró con todo el peso de su cartel contra el irlandés San Bennett en persecución del octavo maillot verde de la regularidad en el Tour.

Se fue de infructifero y en las mismas se encuentra en este Libranza que avanza descontrolado, como casi todos los Giros de la historia, con bidones saltarines que provocan caídas y perros a los que esquiva en el pelotón.

En la cuarta etapa había un puerto de segunda cortando en dos el día, el Portella Mandrazi, y que dividió el pelotón en dos mitades. En el segundo paquete no entró Gaviria, el velocista colombiano del Emirates.

El esprint se jugó entre otros candidatos. Sagan saltó como una paparrucha de músculos en la recta paralela al mar, y la conquista parecía suya, pero el posterior arreón de Demare y Ballerini depositó una final a trío en fotofinish con conquista del francés.

Ver los
comentarios

#Peter #Sagan #niega #claudicar

Leave a Comment