entretenimiento

«Pasapalabra», casi una década de éxitos y batallas legales

«Pasapalabra», casi una decenio de éxitos y batallas legales
#Pasapalabra #casi #una #decenio #éxitos #batallas #legales

Federico Marín /Helena Cortés

«Pasapalabra» cumplió 100 programas en su nueva etapa en Antena 3 como el concurso más trillado. El espacio, producido por Atresmedia Televisión en colaboración con Buendía Estudios e ITV Studios, cerró septiembre con un 18,4% de cuota de pantalla y una media de 1.919.000 espectadores. Sin confiscación, ayer el software protagonizó titulares que hablaban, de nuevo, de su periplo por los tribunales. Un chancillería mercantil de Barcelona ha permitido que «Pasapalabra», ahora emitido en Antena 3, continue emitiendo la última prueba del software, conocida popularmente como «El Rosco», mientras resuelve una nueva demanda por derechos sobre el concurso presentada por la sociedad holandesa MC&F.

El invento del Rosco

«Pasapalabra» llegó a Antena 3 hace al punto que unos meses, a posteriori de que en octubre de 2019 el Tribunal Supremo ordenase a Mediaset retirar de su parrilla el decano «Pasapalabra» tras un pelea sobre propiedad intelectual de casi una decenio entre Mediaset e ITV, la dependencia británica dueña del formato en el que se basamento, «The Alphabet Game».

Aunque Telecinco emitía el concurso desde 2007, el conflicto comenzó en 2009, cuando Mediaset negoció con ITV la renovación de los derechos del software que, pese a la mudanza de Antena 3 a Telecinco, funcionó proporcionadamente desde el principio. Entonces, la dependencia británica planeaba aterrizar en España, por lo que aprovechó esta negociación por «Pasapalabra» para realizar además un acuerdo de producción de tres primaveras que incluía la importación de 450 horas de otros programas y la producción de dos pilotos al año, tal y como publicó TechnoMiz.

Sin confiscación, en 2010, hubo un molinete de pendón inesperado. Mediaset se percató de que «El Rosco», la prueba destino y diferencial del software, era parte de una tercera empresa, la holandesa MC&F. Siquiera el nombre «Pasapalabra», venía del formato diferente, sino de la adecuación italiana «Passaparola». Entonces, el peña presidido por Paolo Vasile decidió romper su entendimiento con ITV y demandarla.

Comenzó así casi una decenio de litigios por la propiedad intelectual de un formato, batalla que Telecinco perdió tanto en primera instancia en 2014 como en la Audiencia Provincial dos primaveras más tarde, en 2016. Las diferentes instancias judiciales no divergieron en el fondo de la cuestión, aunque sí en las indemnizaciones que Telecinco debía abonar a ITV, que pasaron de casi 15 millones de euros a más de 7 millones. Estos dictámenes judiciales además prohibían a Telecinco emitir «formatos idénticos o similares», así como consumir el nombre de «Pasapalabra». Ahora, la sentencia del Supremo confirma los dictámenes anteriores: «Pasapalabra» es una interpretación de «The Alphabet Game» y no un espacio construido en torno al Rosco de MC&F.

La propiedad intelectual de «El Rosco» y «Pasapalabra» no solo ha generado conflictos legales en España, sino además en Holanda e Italia, donde MC&F se ha personado como parte en sendos juicios que califican como una lucha de «David contra Goliat». Esta empresa fue creada por dos amigos (un creativo televisivo y un hombre de negocios que prefieren preservar su identidad, según contaron sus abogados a TechnoMiz) en torno a su exitosa creación, en un principio parte de un concurso llamado «21×100». Pese a tener una idea millonaria, «MC&F es una empresa pequeña con bienes limitados», dicen sus representantes. MC&F además ha acabado traicionar, a la misma productora italiana de «Pasapalabra», otro formato: «Ritorno al presente».

Un formato único

Prácticamente ningún software puede presumir de deber repartido más de 18 millones de euros en premios. «Aprender y superar», como decía su presentador, Jordi Hurtado, es de esos concursos que «da prestigio mientras otros reparten fortuna». «Pasapalabra» ha entregado, solo en Telecinco, 49 botes. Sin confiscación, el anciano premio de la historia del concurso lo ganó Eduardo Benito en Antena 3 en el año 2006: 2,1 millones de euros. El récord en Mediaset lo tiene David Leo García, que tras embolsarse 1,86 millones de euros (menos el correspondiente pico que se queda Hacienda, casi la parte) hizo un delirio a Japón y publicó un nuevo vademécum: «Nueve meses sin estilo».

«Pasapalabra» además ha permitido estar con holgura a Juan Pedro Gómez (1.674.000 euros), Francisco José González (1.542.000 euros), César Lozano (1.524.000 euros) y Paz Herrera (1.310.000 euros), la primera mujer de la directorio, entre otros. Mención específico merece la armenia Lilit Manukyan, que consiguió en 2014 apropiarse más de 300.000 euros y completar las 25 palabras del Rosco en un idioma que solo llevaba estudiando siete primaveras. El récord de permanencia lo tiene Jero Hernández, que nunca se ha llevado el salto.

Ver los
comentarios

#Pasapalabra #casi #una #decenio #éxitos #batallas #legales

Leave a Comment