deportes

Oxígeno para Zidane

Oxígeno para Zidane
#Oxígeno #para #Zidane

Tomás González-Martín

Zinedine Zidane es el único preparador es el único preparador del mundo que puede aseverar que el Camp Nou es su estadio idóneo para pasar una crisis vertiginoso. En ese campo, y frente al mejor futbolista del mundo, presenta el mejor oscilación de un preparador del Verdadero Madrid. Tres victorias, tres empates y ninguna derrota definen su recorrido en el coliseo azulgrana. Esta última cita era muy diferente a todas las demás. Llegaba señalado, fusilado, vilipendiado, criticado, vapuleado y puesto en la diana del despido posteriormente de dos derrotas, frente a el Cádiz y el Shakhtar, que ya suscitó en el hábitat foráneo la búsqueda de su exención en el banquillo.

El francés había sido predilecto como el mayor culpable, pero los futbolistas sabían que los principales responsables, aunque su presidente se equivocara en las alineaciones, eran ellos mismos. Zizou había en línea a 18 de sus hombres en esas dos derrotas. Había regalado oportunidades a todos y le habían fallado. Ayer, en el Camp Nou, demostraron una concentración que no tuvieron en los dos fiascos anteriores. Zinedine dio la esencia de una vencimiento salvadora: «Me ha gustado la piña del camarilla, todos abrazados. Estoy orgulloso de mis jugadores». Su capitán, Ramos, profundizó en ese delegado determinante: « En el sobo final de todo el equipo es donde se ve reflejada la pelotón del camarilla».

Al tope, más peligrosos

El mundo del fútbol es tan volátil que el Verdadero Madrid ha traspasado arbitrario su crisis futbolística al Barcelona en noventa minutos de Venda. Antiguamente del clásico, Zizou se jugaba su futuro. Las visitas al Barcelona y al Borussia Moenchengladbach (el martes) marcaban su porvenir. Si tropezaba en las dos horizontes su continuidad se tornaría complicada. Butragueño puso tranquilidad frente a ese pulso en el alambre: «Son muchos primaveras en el fútbol, sabemos que cuando un resultado no es el que esperamos hay muchos comentarios. Estamos muy contentos con la plantilla y sabemos lo que significa Zidane».

Esa sinceridad al tope puso en alerta máxima a la plantilla madridista. Tenían que guardar el pescuezo de su preparador, porque eran ellos los primeros culpables. Todos, Zidane y sus hombres, estaban heridos en el orgullo. Y adentro del vestuario, un medio curtido expresaba esta afrenta: «Cuando nadie cree en nosotros es cuando este equipo es más peligroso». Se cumplió la advertencia y el francés exteriorizó esa sensación del ego dolorido: «Sabemos retar al fútbol, no se nos ha olvidado. Nos hemos reivindicado».

El marsellés analizó su triunfo en el clásico: «Fuimos un bando compacto. Hicimos un buen partido y hay que disfrutar de la vencimiento posteriormente de lo que dijeron de la plantilla, pero solo son tres puntos y ya debemos pensar en el acercamiento del martes en Moenchengladbach», segunda viaje de la escalón de grupos de la Champions.

El preparador madridista valoró las críticas soportadas en una semana muy dura: «No estamos para callar bocas, no sé si las críticas son injustas o no. La única cosa es creer en lo que hacemos. Hay que entrar al campo con confianza para hacer lo que sabemos hacer. Con esta vencimiento recuperamos la confianza, pero carencia más, solo son tres puntos. Y con las críticas que hemos tenido estos días teníamos que sentarnos, susurrar y retar y lo hemos hecho más juntos. Ha sido una vencimiento de equipo en un partido consumado».

«Sabe a prestigio»

El Verdadero Madrid se transformó con la fe que Ramos inspira en el equipo. Disputó su cuadragésimo botellín clásico y anotó su botellín gol, un penalti que Lenglet le hizo a él mismo. Zidane habló de su capitán: «Ya sabemos lo que es Sergio y me alegro de que no se haya resentido y se encuentre proporcionadamente posteriormente del acercamiento». Le necesita el martes en la «final» de Moenchengladbach.

Ramos definió la entereza de sus compañeros: «Hemos luchado, hemos corrido juntos y sobre todo hubo comunicación». El sevillano, encima, valoró las críticas: «Llevo 16 temporadas aquí y una crisis en el Verdadero Madrid es perder dos partidos. Hay que dejar a un banda la crítica, que solo tráfico de desanimar. Los tres puntos saben a prestigio en el campo del perenne rival».

Courtois, salvador, estuvo muy proporcionadamente en tres paradas decisivas y fue elocuente a la hora de analizar el triunfo: «Esta camiseta merece que luchemos por superar siempre. Son tres puntos que nos llenan de confianza. La masa podía dudar de nosotros, lo bueno es que nosotros y el míster nunca hemos dudado, somos un equipo unido», aportó el belga.

Mientras, Nacho sufrió problemas en el cuádriceps derecho y entró Lucas en su motivo realizando un gran partido, pues dio pases de gol que Neto detuvo en dos ocasiones a remates de Kroos y de Ramos. Valverde, por su parte, fue sustituido por sentirse mareado y Modric cubrió su disminución. El croata, que igualmente marcó un golazo frente a el Shakhtar, anotó el 1-3 en un buen gol de serenidad que derivó en el simbólico sobo colectivo. Todos respondieron frente a una situación crítica de su presidente y la sensación interna, íntima, era: ¿Por qué no lo hicimos igual en los dos partidos anteriores?

Ver los
comentarios

#Oxígeno #para #Zidane

Leave a Comment