Tecnología

Oppo lanza una «armada móvil» para conquistar la gama media

Oppo pica una «armada móvil» para conquistar la abanico media
#Oppo #pica #una #armada #móvil #para #conquistar #abanico #media

José Manuel NievesJosé Manuel Nieves

Más que de una simple comunidad de móviles, los nuevos Oppo Reno 4 constituyen toda una armada, especialmente pensada para establecerse todos y cada uno de los territorios de la abanico media de smartphones, el principal campo de batalla de las grandes firmas internacionales.

Recientemente presentados en China, la nueva serie de dispositivos llega ahora a Europa, con tres terminales que tienen precios y características muy diferentes. Tras una insalvable narración a la pandemia que lo está cambiando todo, la presentación oficial de los nuevos teléfonos comenzó destacando la importancia creciente de la tecnología en nuestras vidas, desde el trabajo al ocio e incluso en aspectos que antaño de la Covid-19 ni siquiera habíamos considerado.

La nueva serie Reno 4 de Oppo está formada, pues, por tres dispositivos: Reno 4, Reno 4 Pro y Reno 4 Z. Todos con conectividad 5G y todos, excepto el Reno 4 Z, con una serie de características comunes, como un nuevo sistema de carga rápida de 65 W que permite recargar el móvil en casi nada 36 minutos, o los nuevos sistemas Intolerante Night Video y Intolerante Steady Video, que permiten aplicar igualmente a nuestras grabaciones de vídeo las ventajas que hasta ahora sólo podíamos aplicar a las fotos.

No hay que olvidar que el punto musculoso de la serie Reno, desde el principio, ha sido la fotografía. Y los nuevos Reno 4, desde luego, van por el mismo camino. Desde los laboratorios de Reno Lab, en objeto, donde la luz se desmenuza para conseguir sacarle el mayor partido, llegan las nuevas especificaciones que ahora se incorporan a los teléfonos: más detalle, más sensibilidad, más color, más inteligencia… En definitiva, mejores fotos.

Sin renunciar a ausencia

Este terminal llega equipado con una gran pantalla curva AMOLED de 6,5 pulgadas FHD+, protegida contra golpes y arañazos con Gorilla Glass 5, una resolución de 2.040 x 1.080 y una tasa de refresco de 90 Hz, que garantiza la fluidez de todos los contenidos. El ratio de pantalla es del 93,4%.

Extraordinariamente fino (tiene 7.6 mm de gordura) y versátil (172 g) el dispositivo ha sido sometido al tratamiento Oppo Reno Glow, que evita que las huellas se queden marcadas y le confiere veterano brillo y resistor. Cuenta con la certificación IP 54, por lo que no es sumergible, aunque sí resistente a salpicaduras y al polvo. Pero pasemos a la fotografía.

Tres cámaras «de cine»

El terminal cuenta con una triple cámara trasera y una delantero de 32 megapíxeles. El sensor principal, un Sony IMX586, es de 48 megapíxeles, tiene estabilizador OIS y una comprensión de f/1.7. La segunda cristal es una Intolerante angular de 12 megapíxeles con comprensión f/2.2 que permite capturar tanto amplias escenas como hacer fotografía macro, acercándonos hasta una distancia de solo 3 cm del objeto que queremos fotografiar. La tercera cámara es un teleobjetivo de 13 megapíxeles, con una comprensión de f/2.4 y una capacidad de teleobjetivo de x5 (híbrido), y de hasta x20 en digital.

Para iluminar una foto nocturna, el teléfono hace siete fotos diferentes, con distintas luminosidades, y las combina luego en una única imagen. El autoenfoque se realiza por láser y, como se ha dicho, el terminal incorpora un operación Intolerante Night Video, que al activarlo permite tomar vídeos de perplejidad y con muy poca luz, incluso con el gran angular.

Por su parte, el sistema de intolerante estabilización, óptica y electrónica, permite grabaciones nocturnas en adhesión definición, incluso si nos estamos moviendo. Por primera vez, encima, esta función se aplica igualmente a la cámara delantero. El Reno 4 Pro incorpora igualmente un Modo cinemático que proporciona diez filtros para aplicar a los videos y darles un céfiro de película de cine. En cuanto al procesador, el terminal incorpora un Qualcomm Snapdragon 765 G, un 20% más potente que los modelos anteriores. Le acompañan 12 GB de memoria RAM y ofrece 256 GB para almacenamiento.

Carga increíblemente rápida

La escuadrón, de 4.000 miliamperios, incluye el sistema de carga más rápido del mercado, SuperVooC 2.0 de 65 W, que permite cargar hasta el 60% de energía en casi nada 15 minutos. Desde cero, una carga completa de la escuadrón solo tarda 36 minutos en completarse. El precio del Oppo Reno 4 Pro 5G es de 799 euros, y existe una estampación limitada en verde, indicación Green Glitter, que eleva el precio hasta los 849 euros.

En su Reno 4 (sin Pro) Oppo ha rebajado sensiblemente el precio, y igualmente algunas de las especificaciones. La pantalla, por ejemplo, es AMOLED de 6.4 pulgadas, y aunque cuenta con la misma resolución que la del Pro (2.040 x 1.080), la protección contra golpes y arañazos es inferior (Gorilla Glass 3+).

Todavía es poco más amplio (7,8 mm) y más pesado (183 gramos), y aunque el procesador es el mismo (Qualcomm Snapdragon 765 G), la memoria RAM se queda en 8 GB y la de almacenamiento en 128 GB. En el sistema de cámaras igualmente hay diferencias. El sensor principal de 48 megapíxeles es el mismo que en el maniquí Pro, pero el gran angular se queda en 8 megapíxeles (con capacidad de foto macro) y el teleobjetivo desaparece para dejar sitio a una cristal monocroma (en blanco y indignado) de 2 megapíxeles. La cámara delantero de 32 megapíxeles igualmente es la misma que la del maniquí superior.

El sistema fotográfico, sin secuestro, conserva el Modo cinemático, el super estabilizador de vídeo y el Vídeo en Modo Noctámbulo. Todavía la escuadrón es la misma, y cuenta con el mismo sistema de carga intolerante rápida de 65 W que el maniquí Pro. El precio se queda en 599 euros.

Moderado pero matón

Por zaguero, Oppo ha hecho un gran esfuerzo por conservar la conectividad 5G y las máximas prestaciones posibles en un terminal de menos de 400 euros. Se proxenetismo del Reno 4 Z 5G. Es cierto que muchas de las especificaciones no son tan top como en los dos modelos superiores, pero a cambio tendremos un «smartphone» 5G intolerante rápido y con todo lo necesario por un precio más que conveniente.

Pero veamos. La pantalla, de 6.57 pulgadas, ya no es AMOLED, sino LCD, aunque llega con una tasa de refresco de 120 Hz, más que sus «hermanos mayores». La resolución se mantiene en FHD+ (2.400 x 1.080) y la protección contra golpes y arañazos es Gorilla Glass 3+. Con sus 8,1 mm de gordura y sus 184 gramos, el dispositivo es poco más amplio y pesado que el Reno 4 y el Reno 4 Pro.

El procesador ya no es de de Qualcomm, sino de MediaTek, en concreto el Dimensity 800, apoyado por 8 GB de RAM y 128 GB para almacenamiento. La escuadrón sigue siendo de 4.000 miliamperios, pero habrá que afirmar adiós al sistema de super carga rápida de 65 W y conformarse con uno de 18 W.

Por supuesto, igualmente el sistema de cámaras es diferente. En este caso contamos con una cuádruple cámara trasera, compuesta por un sensor principal de 48 megapíxeles, un gran angular de 8 megapíxeles (con macro) y dos gafas auxiliares de dos megapíxeles cada una, para el modo retrato y las fotos en blanco y indignado. ¿Su precio? 399 euros.

Oppo igualmente presentó su primer temporalizador en Europa, el Oppo Watch. A primera audiencia, sus formas nos recuerdan mucho, quizás demasiado, al smartwatch de Apple. Se carga en pocos minutos y se puede usar durante varios días sin exigencia de recargarlo, aunque no dicen cuántos. El temporalizador cuenta con una pantalla AMOLED de 1,91 pulgadas con una resolución de 402 x 476 y una densidad de 326 píxeles por pulgada. A descuido de más noticiario, no sabemos aún si el temporalizador se comercializará en España. Eso sí, su precio es de 399 euros.

Ver los
comentarios

#Oppo #pica #una #armada #móvil #para #conquistar #abanico #media

Leave a Comment