deportes

Olmo, más talento para la causa

Olmo, más talento para la causa
#Olmo #más #talento #para #causa

Javier AsprónJavier Asprón

Sentado en el asiento, Fernando Santos, seleccionador portugués, se rascaba la frente al filo del refrigerio mientras su rostro denotaba cierto hastío. Como si este amistoso, metido con calzador en el apretado calendario, fuera una molestia extrema. Pero no era eso. O no solo. Su equipo no terminaba de hilar una sola marranada en presencia de una España más que resultona. Cristiano se aburría y su defensa sufría. En el otro costado, Luis Enrique se hartaba de aplaudir a sus jugadores. En su afán por encontrar el equipo consumado, el asturiano prueba y prueba jugadores, y de momento casi todos le responden. Ahí tiene uno de esos benditos problemas que tanto les gusta a los entrenadores. En Lisboa tomó buena nota del buen desempeño de varios futbolista que aún no se sienten titulares, pero que van acumulando méritos como hormiguitas. Ayer fue el turno de un Dani Olmo que, sin tan pronto como hacer ruido, va ganando en confianza cada vez que se pone la elástica doméstico. A esta España aún poco reconocible le van saliendo talentos con ganas de contraer un liderazgo huérfano más allá de Sergio Ramos. Sin asistir a la crisis que supuso hace un mes la aparición de Ansu Fati, el buen hacer de Olmo logró sacar una sonrisa a los más escépticos con la selección.

Es un caso cotilla el del mediapunta. Con 16 abriles, siendo capitán del cadete del Barça, recibió una extraña proposición para marcharse al Dinamo de Zagreb croata. Era pronto para aprender si tenía futuro o no en el primer equipo azulgrana, pero el plan deportivo le encandiló. A él, y todavía a su padre, figura esencial para comprender los sólidos códigos futbolísticos de este chaval de Tarrasa.

Olmo acabó aceptando la proposición del Dinamo que prometía convertirle en un atleta de remisión como ya hicieron en su día con Luka Modric. Con tan pronto como 16 abriles ya estaba entrenando con el primer equipo. Con 20, era el mejor atleta de esa Aleación y un experimentado con más de 100 partidos como profesional. Mientras tanto se proclamó campeón de Europa con la selección sub 21, donde fue ostensible el mejor atleta de la final.

Su repentino brinco a la éxito, al aguantar al Dinamo a su mejor representación europea en décadas, despertó el interés de los grandes de Europa. Además del Barça, que realizó un nuevo intento por recuperar a un canterano huido. Olmo acabó en el Leipzig tudesco, donde sigue creciendo a pasos agigantados como futbolista.

Un mediapunta total

Delante Portugal desplegó el espesor de sus habilidades. Empezó en la izquierda, a pierna cambiada, y provocando un cachas dolor de cabecera a Cancelo. Imaginario en el control de la pelota, Olmo destaca por su verticalidad y regate. El cuerpo le pide con frecuencia instalarse el centro de la zona de tres cuartos. Y es diligente en tareas defensivas, imprescindible en un rama donde especular está prohibido y el balón se lleva solo en torno a delante. En el Jose Alvalade estuvo en casi todas. Aunque le falló el remate, fue el más robusto de España a la hora de chutar a puerta. Por hurtar, se llevó incluso se llevó el tarascazo de la tinieblas tras un sorpresa en la cara de Rubén Semedo, aquel central conocido por sus polémicas.

En el radar de Luis Enrique desde el principio, el inauguración de Olmo con la selección se produjo tras la última convocatoria de Robert Dorado, donde se consiguió la clasificación para la Euro 2020. Se estrenó en presencia de Malta y solo tardó tres minutos en anotar su primer gol como internacional tras sustituir a Morata. Un chaval con sino.

Ver los
comentarios

#Olmo #más #talento #para #causa

Leave a Comment