Tecnología

Nüwa, la «capital de marte» que habla español

Nüwa, la «hacienda de marte» que acento gachupin
#Nüwa #hacienda #marte #acento #gachupin

Cinco núcleos urbanos, un millón de habitantes y una nueva concepción de sociedad eclosionada más allá de las fronteras terrestres. Ese es el epítome del codicioso plan Nüwa que decenas de científicos, ingenieros y arquitectos de todo el mundo han diseñado para esbozar la no tan lejana colonización humana de Marte. Capitaneados desde España por el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), un entraña creado por la Generalitat integrado en el CSIC, su propuesta de «hacienda marciana» se colocó esta semana entre las diez primeras en un concurso con 175 propuestas organizado por la estadounidense Mars Society

, con sede en Lakewood, Colorado.

«Un familia de profesionales multidisciplinares alemanes, austriacos, ingleses y norteamericanos ya estábamos trabajando la idea de en un instalación sostenible fuera de la tierra; en la cristalera, o en un asteroide cuando se abrió el concurso internacional», relata a TechnoMiz Miquel Sureda, ingeniero aeroespacial y miembro del equipo impulsor de Nüwa. El entusiasmo colectivo y el confinamiento acabaron de poner en terreno una iniciativa que no solo expone cómo debería ser la futura hacienda del planeta rojo, sino que además ha diseñado la dieta, las rutinas y hasta el sistema político de esta nueva sociedad humana y a la vez extraterrestre. «Mucho de lo que hemos pensado además es aplicable a la tierra, sobre todo el esfuerzo por la sostenibilidad y la eficiencia», resalta Sureda.

Una dieta sin carne
Utilizando todos los conocimientos ya disponibles sobre la cosmografía y el funcionamiento de Marte, lo cierto es que el plan de los científicos españoles albarca casi todos los aspectos de la vida, de lo más principal a lo aparentemente banal. El agua se obtendría del argiloso suelo del planeta y el oxígeno se generaría gracias a microalgas. Una vez producidos, entreambos utensilios se reciclarían hasta (casi) el infinito. Más cotilla ha sido aspirar cómo debería ser la pirámide nutricional de los futuros colonos. Su dieta, según el plan Nüwa, no contaría con carne animales voluminosos como vacas o cerdos, considerados demasiado contaminantes.

Sin anca ni embutidos, los habitantes deberían conformarse con una dieta rica en verduras (con un puñado de distintas semillas se podría trasladar la dieta mediterránea a otra Galaxia, defienden desde el IEEC) y en la que además tendría cabida el pescado. Ganarían además protagonismo las setas, las carnes «celulares» artificiales y las proteínas generadas por los insectos. «Las algas son muy proteicas, y encima sirven para difundir oxígeno y renovar el Co2 generado por la población», defiende Sureda.

Orgulloso
Lo cierto es que en Nüwa casi todo tiene una doble función. No en vano, sus impulsores pretenden difundir un maniquí capaz de transitar rápidamente con destino a su «autosuficiencia», sin acatar de suministros ni materiales llegados de la Tierra. «Crear una sociedad autónoma en Marte crearía tecnologías que ayudarían a la Tierra a trabajar sus actuales problemas de sostenibilidad. Es paradójico pero expatriarse a Marte es la mejor forma de poner las bases para una vida viable en nuestro planeta», reconoce el ingeniero y físico de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Poniendo triste sobre blanco sus ideas, los propulsores de la conquista de Marte han concebido un instalación basada en cinco núcleos de unos 200.000 habitantes. Su fisonomía se basaría en un sistema de túneles verticales y horizontales que generarían galerías pobladas en su interior. «El contienda era diseñar una metrópoli con todo el bienestar de una ciudad moderna que fuera además capaz de obtener todos los posibles a nivel específico», señala a su vez el investigador del Instituto de Ciencias del Espacio-CSIC, Guillem Anglada-Escudé.

Macrourbes semisubterráneas
El resultado, según los bocetos disponibles, serían macro urbes semi subterráneas con galerías de 20 metros de diámetro y hasta 300 metros de profundidad. En su interior, espejos rebotarían la luz natural de la entrada hasta la profundidad de unas cuevas que protegerían a los habitantes de la inclemencia del clima y la radiación de Marte. Cada ciudad tendría placas solares y reactores nucleares para avalar el suministro eléctrico, zonas de ocio como parques y cines, espacios para el trabajo -que sería mayormente robotizado para eludir mano de obra-, cultivos y plantas de reciclaje. «El fondo de la ciudad no es muy diferente a la de una metrópoli en la tierra. La estructura del día a día sería parecida, con viviendas familiares y un sistema de transporte de trenes y ascensores», defienden sus impulsores.

Una vez perfilado el plan, el contienda de Nüwa es trasladarlo a la verdad. A la dilación de que la Nasa y la Agencia Espacial Europea concreten sus planes para el planeta rojo, considerado el más cercano y habitable de los astros cercanos a la Tierra, sus impulsores están ahora en la escalón de inquirir financiación para desarrollar un «demostrador» de sus ideas. Un espacio en el que encomendar las tecnologías que, algún día, conformarán el día a día de los futuros marcianos.

ABIBOO Studio / SONet (Gonzalo Rojas)
Una ciudad subterránea y amable para 200.000 habitantes
Los propulsores de la conquista de Marte han concebido una instalación basado en cinco núcleos de unos 200.000 habitantes. Su fisonomía se basaría en un sistema de túneles verticales y horizontales que generarían galerías pobladas en su interior. «El contienda era diseñar una metrópoli con todo el bienestar de una ciudad moderna que fuera además capaz de obtener todos los posibles a nivel específico», señala a su vez el investigador del Instituto de Ciencias del Espacio-CSIC, Guillem Anglada-Escudé. Los bocetos muestran galerías de 20 metros de diámetro con espejos que rebotarían la luz natural a unos habitantes protegidos del clima y la radiación de Marte. Cada ciudad tendría placas solares y reactores nucleares para avalar la energía, zonas de ocio y trabajo, cultivos y plantas de reciclaje.
#Nüwa #hacienda #marte #acento #gachupin

Leave a Comment