Finanzas

nueve años de historia judicial de Bankia

nueve abriles de historia jurídico de Bankia
#nueve #abriles #historia #jurídico #Bankia

La historia de Bankia ha estado ligada a los tribunales prácticamente desde su creación. La salida a Bolsa, las preferentes y las tarjetas «black» son las tres aristas del periplo jurídico de la entidad financiera, controlada en un 61,8% por el Estado a través del FROB.

En 2010 se alumbró el Bandada Financiero y de Ahorros (BFA) y al calor de este nació Bankia unos meses a posteriori, en febrero de 2011. La firma la formaron siete cajas de ahorros: Caja Madrid, Bancaja, Caja Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja. Y pronto empezaron los problemas.

Las preferentes

La crisis financiera de 2008 no se entiende sin el caso de las preferentes. Participaciones de la entidad -sin voz ni voto- que se vendieron a todo tipo de inversores minoristas en las sucursales, en presencia de los problemas de solvencia de las cajas de ahorros, entre ellas las que luego dieron empleo a Bankia.

Se tratan de un producto enrevesado que se comercializó como si fuera de renta fija, con una rentabilidad elevada, pero que en realidad eran a perpetuidad. Los ahorros de toda una vida «bloqueados» en esa inversión cuya rentabilidad estaba vinculada a los beneficios.

Miles de los inversores reclamaron. Pero la Audiencia Franquista concluyó hace un par de abriles que no hubo delito en dicha comercialización. Aun así, Bankia ya ha devuelto 2.800 millones por productos híbridos (preferentes y subordinados). De ellos, 1.700 millones se lograron por la vía jurídico y 1.100 millones más a través del proceso de arbitraje que abrió el bandada.

Salida a Bolsa

Un toque de campana que todavía sigue repicando. Suena incluso en la mazmorra de Soto del Verdadero, donde cumple condena Rodrigo Rato por las tarjetas «black». El caso Bankia llega a su fin en primera instancia con la absolución de los 34 acusados; el gran procedimiento de la crisis financiera. Ni estafa a los inversores ni falsedad contable, como sostenía la Fiscalía.

Julio de 2011. Rato, entonces presidente de la entidad, sacudía la campana en la Bolsa. El bandada salía al parqué para cumplir los requisitos de hacienda. Marzo de 2012: Bankia presenta sus cuentas del año precursor con un beneficio de 309 millones. Dos meses a posteriori, ya sin el ex director apoderado del FMI al frente, Bankia reformula sus cuentas y talego a la luz 2.979 millones en pérdidas. El rescate está servido; cayeron más de 22.000 millones públicos –24.000 millones tras integrar BMN–. Empezó el calvario jurídico.

Ocho abriles entre instrucción, razón y elaboración de la sentencia. 31 personas físicas acusadas y otras tres jurídicas han pasado por el banquillo de la Audiencia Franquista.

Tarjetas «black»

El otro gran caso de Bankia fue el de las tarjetas «black». Durante abriles, altos cargos de la firma utilizaron tarjetas del bandada para gastos personales; con el añadido de que no estaban a la sagacidad de Hacienda.

Hace seis abriles el caso llegó a la Audiencia Franquista y se condenó a las decenas de acusados a penas de entre tres meses y seis abriles por apropiación indebida. Miguel Blesa, expresidente e ideólogo del sistema, fue condenado a seis abriles de prisión, aunque antiguamente de conocer la sentencia en firme confirmada por el Tribunal Supremo, se suicidó.

Rodrigo Rato, expresidente que cogió el testificador de Blesa, fue condenado a cuatro abriles y medio de mazmorra. Una pena que cumple ahora en Soto del Verdadero.

Ver los
comentarios

#nueve #abriles #historia #jurídico #Bankia

Leave a Comment