entretenimiento

«Mucha gente no ha muerto por lo que hemos hecho, aunque otros muchos sí se han muerto»

«Mucha multitud no ha muerto por lo que hemos hecho, aunque otros muchos sí se han muerto»
#Mucha #multitud #muerto #por #hemos #hecho #aunque #otros #muchos #sí #han #muerto

Federico Marín BellónFederico Marín Bellón

Fernando Simón cuenta más de lo que cabría esperar e incluso de o quizá el cree que contó en la entrega de «Planeta Calleja» que Telecinco emite este viernes, a las 22.00 horas. Jesús Calleja logró al invitado más deseado, hasta el punto de que en Mediaset confiesan que les parecía «inverosímil que aceptara la propuesta». Al final, el epidemiólogo aceptó el desafío y se fue hasta Palma de Mallorca, donde montó en tierra y practicó inmersión y subida. Algunas imágenes de su presencia en la isla se filtraron hace dos semanas; sus días de refrigerio (siete, de los cuales pasó cuatro en la isla, según explicóñ Callej) volvieron a suscitar multitud de comentarios. Por lo que se ha conocido esta mañana en la presentación del software, los espectadores no saldrán defraudados.

Mediaset, consciente de activo rematado una habitación de caza maduro, se ha apresurado a emitir en su prisión principal este capítulo de «Planeta Calleja». En él, Simón desvela algunos datos interesantes y se muestra más distendido que en sus habituales ruedas de prensa, uno de los objetivos del espacio. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias contesta a todo tipo de cuestiones sobre el pasado, presente y futuro de la pandemia y asegura que una situación como la que vivimos no era impensable: «Hace ya primaveras que sabíamos que tenía que venir tarde o temprano una pandemia», afirma.

La charla se produce sin ningún pacto previo ni censura, según asegura el caradura y presentador, quien pese a todo confiesa que le sorprendió lo rápido que aceptó el entrevistado: «No he pactado nones en la vida falta con nadie. No me encontraría cómodo. De ahí que todo sea más verdad. Y él no pidió falta ni censuró ninguna pregunta. Cero».

Calleja, con su estilo cercano habitual, aprovecha su situación de privilegio, por tierra, mar y espacio, y estrecha el cerco al sugerir muchas preguntas oportunas: ¿Cómo no lo visteis venir? ¿Se hizo todo admisiblemente? Viendo lo que pasaba en Italia, ¿por qué no saltó la alerta? ¿Cómo se tomó la atrevimiento de confinar España? ¿Se hizo admisiblemente la desescalada? ¿Tienes la conciencia tranquila? ¿Qué va a ser de nosotros este otoño? ¿Puede repetirse una situación parecida a la de abril?

Estas son algunas de las preguntas que Fernando Simón rebate en sus conversaciones con Calleja:

En el plano personal, Simón cuenta cómo fueron sus inicios como médico, su experiencia en Londres, donde estudió Epidemiología, y su trayectoria como profesional de esta rama médica en numerosos países de África y Sudamérica. Igualmente hablará de sus padres, sus cinco hermanos, su mujer y sus tres hijos, y lo que la repentina y no buscada popularidad ha supuesto para él y su comunidad.

La aventura física comienza en la Sierra de Tramontana, donde Calleja y Simón hacer espeleología en impresionantes cuevas subacuáticas, recorren los cielos de la isla en tierra aerostático, se sumergen en sus aguas para ver de cerca la biodiversidad de los bosques de posidonia y recorren una ruta en bici eléctrica por la isla.

La frontera del 8-M

Simón cuenta su visión de los inicios de la pandemia:, empezando por la reacción de Pedro Sánchez cuando le explicó la situación: «Hubo un momento de silencio, de consejo, y luego el presidente dijo: vamos a hacer lo que hay que hacer. Sentí un peso en mis espaldas. Por poco que acababa de aseverar se cierra el país. ¡Qué responsabilidad!».

Simón siquiera elude las preguntas apropósito de las fechas: «Hubo problemas para entender cómo funcionaba la enfermedad», explica el doctor, que añade: «Ya el 16 de enero empezamos a trabajar hasta 16 horas diarias; a final de febrero, cuando vimos de cerca el problema en Italia, redoblamos los esfuerzos; pero los datos epidemiológicos no dieron un brinco cualitativo y cuantitativo hasta el 9 o 10 de marzo».

Sobre la atrevimiento de confinar el país, afirma que «no hubo más opción, y revela que «hubo dudas y miedo a tomar decisiones que se sabía que iban a tener un impacto crematístico y social enorme», pero se muestra convencido de que se actuó de forma correcta: «Las decisiones que se tomaron fueron las que había que tomar […] Todo lo hemos hecho sabiendo que íbamos a liberar vidas. Mucha multitud no ha muerto por lo que hemos hecho, aunque otros muchos sí se han muerto. Y cada uno de ellos pesa».

Al hilo de lo vivido en aquellas fechas, Simón aporta una consejo personal: «Tenemos que cambiar la forma de hacer las cosas. No es cuestión de sacar más y más cada día, tenemos que darnos cuenta de que no somos los dueños del mundo. Creo que todo esto va a dejar un poso en la multitud, más ínclito o más pequeño, pero va a ser el inicio de un cambio».

Espeleología, revoloteo en tierra y ruta en bici

Descubierta en 1999, Ses Lágrimes es una cueva a la que se accede buceando a través de un sifón de dos metros de largura. «Me siento un auténtico invasor. ¿Qué puñetas hago yo aquí?», reflexiona al contemplar el paisaje. Tras saludar sus corredores escalando en ocasiones y reptando en otras, Fernando Simón se traslada a Cala Millor para embarcarse en un tierra aerostático por primera vez en su vida.

Desde el espacio, el doctor muestra su flanco más personal y humano, mientras charla de su historia y su comunidad. En el municipio de Buñola emprenden una ruta en bici eléctrica y al concluir, el doctor Simón da su opinión sobre algunas cuestiones, como los negacionistas: «En mi campo de trabajo, los negacionistas son peligrosos para la vida de las personas […] Desmentir lo que es evidente y está demostrado científicamente es poco que está muy cerca de mentir, y a mí eso me molesta».

Acento asimismo sobre la vacuna contra la Covid-19: «Las vacunas han librado millones de vidas. La fianza de calidad y seguridad que se exige a todas las vacunas es extrema. No se va a poner en el mercado ninguna vacuna que pueda suponer un aventura para la salubridad. Cuando llegue la vacuna, tenemos que vacunarnos».

El colofón: inmersión y subida

Posteriormente de 20 primaveras sin bucear, Fernando Simón se sumerge en las aguas de la Isla del Toro de la mano de María March, una gran amiga de Jesús y sus programas. Tras ver de cerca morenas, barracudas, dentones y meros, se trasladan hasta Sant Llorenç de Cardassar para saludar a Miquel Montoro, un youtuber de 14 primaveras que se ha hecho vírico con sus videos sobre las cosas del campo y las famosas «pilotas» (albóndigas) de su mamá.

Pero el plato válido de la aventura llega al final, con la subida de la Saeta de Cala Bóquer, una tapia de 70 metros, adyacente a los hermanos Iker y Eneko Pou, dos de los mejores escaladores del mundo.

«No os levantéis ni para ir al baño»

Simón se aventura entonces a musitar sobre el futuro que nos paciencia y a dibujar un horizonte prometedor, explica lo que tenemos que asimilar de este desastre, lo que previsiblemente va a ocurrir en los próximos meses y da fechas concretas sobre el principio del fin de la pandemia.

«Le atiborré a preguntas porque todos queremos asimilar qué nos va a ocurrir, si van a conservarse las vacunas… qué va a ser de nosotros. Solo puedo aseverar que no os levantéis ni para ir al baño al final del software. Es la parte probablemente más interesante para todos nosotros. Yo le repito: creo que se va a ver mucho, piensa que lo que vas a aseverar, te van a mirar con lupa y fiscalizar en fechas. Pero no, contó cómo prevén que va a cambiar la pandemia.

«Lo estamos hablando y casi me parece un sueño. Me acabas de alegrar la mañana». Confiesa Jesús tras escucharlo. «Hemos hecho un software que puede venir muy admisiblemente a la multitud, explicando que hay que tener esperanza pero que se debe proseguir la tensión porque aún vamos a tener que guerrear contra el coronavirus», concluye el doctor Simón.

Ver los
comentarios

#Mucha #multitud #muerto #por #hemos #hecho #aunque #otros #muchos #sí #han #muerto

Leave a Comment