Finanzas

México se desmarca y aplica una dudosa receta de austeridad

México se desmarca y aplica una dudosa récipe de rigor
#México #desmarca #aplica #una #dudosa #récipe #rigor

Adrián Espallargas

2020 siquiera será un buen año para la capital mexicana. El país, que ya había registrado una caída del 0,1% del PIB en 2019, será previsiblemente la capital latinoamericana que sufra la recesión más profunda con una encogimiento del 9% para este año, de acuerdo con las últimas estimaciones del FMI. El desplome será superior a la caída económica del 8,1% que el FMI proyecta para América Latina en 2020, un año impresionado por el Covid-19, que se ceba con el continente. Entre Alaska y la Patagonia se han registrado 18,4 millones de casos, un 45% de los 39,2 millones del total de infectados en el planeta.

Severidad. Esa ha sido la récipe con la que México ha decidido dar respuesta a los enseres económicos de la pandemia. Crear un gobierno rígido forma parte de la memorándum del presidente mexicano Andrés Manuel López Taller desde que comenzó su mandato en diciembre de 2018. Y no parece que la propagación del virus vaya a modificar los planes de un dirigente obsesionado con adelgazar el tamaño del Estado, por otra parte de ser extremadamente desobediente a otorgar ayudas a empresas o a aumentar el tamaño de la deuda para impulsar el crecimiento a pulvínulo de disparar el pago divulgado. «No puede favor gobierno rico con pueblo escueto», repite constantemente López Taller en sus ruedas de prensa.

El esbozo de presupuesto para 2021 establece un pago un 0,3% inferior al apto para este año. El tesina no incluye medidas extraordinarias ni estímulos para ayudar a los negocios con problemas. «Nosotros no nos podemos dar esos lujos. No tenemos esos márgenes de maniobra: ni sociales, ni fiscales, ni económicos», dijo recientemente Arturo Herrera, el ministro de Hacienda, para demostrar la táctica. Y es que, en México, el 51,8% de la población trabaja en la capital sumergida, lo que merma la capacidad recaudatoria.

Los cinco motores de la capital mexicana son: las exportaciones a EE.UU., los ingresos petroleros, el turismo, las remesas y el consumo interno. Las cuatro primeras son las principales vías de entrada de dólares y, entre esas, sólo las remesas han crecido. Los mexicanos viviendo en EE.UU. enviaron 22.821 millones de dólares entre enero y julio, un 4,3% más que en el mismo periodo de 2019. Cuando es convertida en pesos, esa cantidad aumenta drásticamente adecuado a la deprecación de la moneda mexicana en 2020. En lo que va de año, el peso se ha depreciado un 13% frente al dólar.

Mientras tanto, las otras entradas de divisa enfrentan un panorama enredado. Las exportaciones a EE.UU. han caído un 15% de enero a agosto al compararlas con el mismo periodo de 2019, según revela la Oficina del Censo estadounidense. El precio del barril de petróleo se ha conocido muy afectado durante el año, a la vez que la producción de la petrolera estatal Pemex fue en agosto de 1,66 millones de barriles diarios (bpd), tenuemente inferior a los 1,73 millones que extraía en enero.

El turismo asimismo ha sufrido un duro impacto, tras cobrar un 62% menos de visitantes extranjeros en agosto que el mismo mes del año aludido. A nivel interno el consumo se ha corto drásticamente: se contrajo un 23,5% en mayo, un 19,6% en junio y un 15,3% en julio en comparación con los mismos meses de 2019. López Taller no ha poliedro señal de querer aumentar la deuda para mitigar el patada financiero. Oportuno a las perspectivas negativas que se ciernen sobre el país, México podría afrontar un stop costo de financiamiento si emite nueva deuda. Eso es preciso lo que le ha ocurrido a Pemex, la semana pasada emitió 1.500 millones de dólares en bonos al 7%, una tasa históricamente suscripción. La rigor es el único camino que señala el dedo de López Taller frente a la pandemia. Una récipe que evitará disparar el défici pero que puede ampliar la salida del tunel de la crisis.

Ver los
comentarios

#México #desmarca #aplica #una #dudosa #récipe #rigor

Leave a Comment