mundo

Mentiras y medias verdades del médico de Trump

Mentiras y medias verdades del médico de Trump
#Mentiras #medias #verdades #del #médico #Trump

David AlandeteDavid Alandete

El sábado a las 11.39 el doctor Sean P. Conley se enfrentó a uno de esos momentos que, de poco frecuentes, acaban en los libros de historia. Las puertas del hospital marcial Walter Reed se abrieron y este médico, a cargo de la lozanía del presidente de Estados Unidos, emergió a dar el parte sobre el estado de su paciente, ingresado con un gravísimo virus que ya ha matado a más de un millón de personas. El doctor Conley, sin incautación, confundió más que aclaró.

«Tiene 74 abriles, es macho y tiene un poco de sobrepeso. Insólito de eso, está muy sano. El colesterol es excelente. Su presión arterial es excelente. No está tomando medicamentos para eso. Está despierto y activo. Si vemos su actividad, los días previos, de largas horas y todo lo demás, se está defendiendo acertadamente», dijo Conley. «Somos moderadamente optimistas, pero lo cierto es que el presidente está acertadamente», añadió.

Es más: en su parte del sábado, Conley cometió un descomunal error al asegurar que el presidente Trump había sido diagnosticado 72 horas ayer, poco que si hubiera sido cierto hubiera implicado que era positivo ayer de participar en un mitin en Minnesota y una cobranza de fondos en New Elástica. En presencia de las preguntas de los periodistas, el doctor tuvo que rectificar en un comunicado en el que dijo que no se refería a 72 horas sino a tres días, es asegurar jueves (oscuridad), viernes y sábado. Fue otro momento más de confusión que ha aportado al caos que envuelve a la Casa Blanca durante la convalecencia del presidente.

El problema para el doctor Conley es que en cuanto acabó de conversar, el mismísimo patrón de aposento de la Casa Blanca, Mark Meadows, se llevó a los periodistas a un separado y les dijo, pidiendo anonimato, que en sinceridad el estado del presidente había sido preocupante y que las próximas 48 horas serían críticas. Los periodistas ignoraron esa petición y delataron a Meadows, que está contiguo al presidente desde que fue ingresado el viernes.

Versiones enfrentadas

Aquella disonancia entre funcionarios y médicos sembró en Washington un caos de especulaciones sobre el seguro estado de Trump, quien a posteriori ha hecho un esfuerzo denodado por representar vigor, por medio de vídeos, fotos, mensajes en redes sociales y hasta un polémico paseo en coche fuera del hospital.

El doctor Conley se encuentra luego desautorizado, y víctima de su puesto. Trabaja como médico de encabezamiento del presidente desde mediados de 2018, y está bajo gran presión para ocultar o minimizar cualquier problema de lozanía de Trump. Sus partes anuales suelen centrarse en qué acertadamente está Trump. «Me complace anunciar que el presidente está en muy buen estado y así seguirá por el resto de su presidencia y más allá», dijo en el más nuevo.

En primavera, el doctor Conley hasta cedió delante Trump y le recetó, según dijo en un comunicado, hidroxicloroquina, un tratamiento para la malaria que algunos, incluido el presidente, consideraron benéfico para advertir y tratar el virus, sin pruebas científicas. La comunidad médica, sin incautación, lo ha descartado, y de hecho, en esta ocasión Trump no lo está tomando, a pesar de tener el virus. Sí está el presidente bajo un agresivo régimen de antivirales para casos graves de coronavirus, aunque el doctor Conley dice que su estado es bueno, otra diploma contradicción.

Lo cierto es que Conley, que es osteópata de formación, es un médico de la Armada, curtido en misiones en Afganistán, que está acostumbrado a cobrar y cumplir órdenes, más cuando le vienen, como es el caso, del comandante en patrón. Aun así, el domingo, en otro parte, intentó dar más detalles sobre el estado de su paciente, y admitió que su oxígeno en muerte había caído peligrosamente en dos ocasiones.

Preguntado por los medios, admitió que había ocultado que le había administrado oxígeno a Trump y lo había ocultado «por preocupación sobre el rápido avance de la enfermedad», aunque con toda probabilidad lo que le preocupaba era la reacción del paciente, empeñado como está en representar el mayor vigor a un mes de las elecciones.

Ver los
comentarios

#Mentiras #medias #verdades #del #médico #Trump

Leave a Comment