salud

Más sarampión en el mundo, otro efecto de la pandemia de Covid-19

Más sarampión en el mundo, otro intención de la pandemia de Covid-19
#Más #sarampión #mundo #otro #intención #pandemia #Covid19

R. Ibarra

Uno de los posibles enseres colaterales de la pandemia de covid-19 puede ser la irrupción de brotes de sarampión a lo dispendioso del año 2021 en muchos países del mundo. Lo advierte un artículo que se publica en « The Lancet» que demandan una hecho internacional urgente para preparar futuras epidemias de sarampión potencialmente devastadoras en los próximos primaveras.

El autor principal, Kim Mulholland, de la Estructura Mundial de la Vigor (OMS), advierte que por infracción de la covid-19 muchos niños han dejado de aceptar la vacuna contra el sarampión este año, lo que hace inevitables los futuros brotes de sarampión.

Lo cierto es que la pandemia de covid-19 igualmente ha tenido un intención profundo en el control de las enfermedades prevenibles por prevención, conveniente a que se han interrumpido muchas campañas de prevención, especialmente durante los primeros meses de 2020, en muchos países.

La OMS estima que para finales del mes de octubre de 2020, las campañas de prevención retrasadas en 26 países habrán provocado que 94 millones de niños pierdan las dosis programadas de la vacuna contra el sarampión. «Todos estos factores crean el condición para brotes severos de sarampión en 2021, acompañados de un aumento de las tasas de mortalidad y las graves consecuencias del sarampión que eran comunes hace décadas». Lo más formal, en su opinión, es que hay una forma enormemente rentable de preparar esta enfermedad mediante la prevención.

La pandemia de covid-19 igualmente ha tenido un intención profundo en el control de las enfermedades prevenibles por prevención, conveniente a que se han interrumpido muchas campañas de prevención

En 2019, antiguamente de que comenzara la pandemia, el mundo experimentó un regreso dramático del sarampión, más que en cualquier otro momento de los últimos 20 primaveras. Contrariamente a 2019, 2020 ha sido un año tranquilo en cuanto a esta enfermedad, especialmente conveniente a la disminución en los viajes por los confinamientos y a las medidas nacionales de control de covid-19.

Los datos de la OMS indican que hubo 9,8 millones de casos de sarampión y 207.000 muertes en 2019, un 50% más que en 2016. La mayoría de las muertes por sarampión en 2019 se produjeron en África, muchas de ellas asociadas con brotes importantes en Madagascar y la República Democrática del Congo.

El sarampión igualmente resurgió en América del Sur, especialmente entre las comunidades indígenas. «La prevención inadecuada que dio motivo a los brotes de sarampión de 2019 todavía no se ha abordado de modo adecuada, y la situación ahora se ve agravada por las interrupciones del servicio durante la pandemia de covid-19, por lo que los niños de stop peligro no inmunizados se agrupan en comunidades a las que no han llegado las vacunas», dice Mulholland.

Este artículo, señala a TechnoMiz Vigor Francisco Álvarez, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), «advierte que en los países de desprecio renta, la covid-19 puede trastocar los programas de inmunización. Ello ha hecho que haya una gran preocupación en la OMS por la reemergencia de enfermedades como el sarampión y la poliomielitis».

Sin confiscación, en España, «a pesar de que en la primera ola disminuyeron las coberturas de prevención, incluso en los menores de 15 meses que fueron declarados prioritarios -sobre todo se redujo la cobertura de sarampión y varicela-, en regiones como la Comunidad de Madrid se han recuperado las coberturas por el trabajo realizado por pediatras y dispensario de pediatría durante el verano. Actualmente -afirma- se mantienen sin incidencias en los exámenes de vigor que conllevan vacunaciones».

Aunque igualmente es cierto que en los meses más duros de la pandemia hubo una reducción en la notificación de nuevos casos de sarampión, según datos del Centro Franquista de Epidemiología (CNE), los expertos creen que se produjo probablemente por una pérdida de efectividad del sistema de vigilancia epidemiológica, por la presión de la pandemia en los distintas etapas de la misma.

Los expertos recomiendan incrementar el índice de sospecha clínica de sarampión y poner en marcha acciones para recuperar la sensibilidad del sistema y concienciar a los profesionales

Para Francisco Álvarez, el peligro de que reaparezca el sarampión en nuestro país, uno de los que tiene eliminado el sarampión autóctono, cosa que no ocurre por ejemplo con Reino Unido, «es intrascendente y seguiremos teniendo casos importados, como en 2019 que hubo casi 300, pero serán fácilmente controlables».

En cualquier caso, el Centro Franquista de Epidemiología recomendaba incrementar el índice de sospecha clínica de sarampión y poner en marcha, por parte de los servicios de vigor pública, acciones para recuperar la sensibilidad del sistema y concienciar a los profesionales, a la población y a las propias estructuras de vigor pública de la escazes de detectar, avisar e investigar todas las sospechas de sarampión.

En este sentido, el artículo de «The Lancet» identifica tres pilares para la hecho inmediata: Ayudar a los países a datar a los niños no vacunados mediante campañas y programas de inmunización de puesta al día; preparar mejor a los países para los brotes esperados -la OMS y sus socios han desarrollado un plan de respuesta decisivo para ayudar en la prevención, preparación y respuesta frente a brotes de sarampión- y, sostener los objetivos de exterminio del sarampión y la rubéola.

Ver los
comentarios

#Más #sarampión #mundo #otro #intención #pandemia #Covid19

Leave a Comment