entretenimiento

¡Madre mía!, ¿estamos haciendo esto de verdad?»

¡Matriz mía!, ¿estamos haciendo esto de verdad?»
#Matriz #mía #estamos #haciendo #esto #verdad

Federico Marín BellónFederico Marín Bellón

«Una marca no llega a cien primaveras de historia si no haces las cosas proporcionadamente, con una idea muy clara y con pasión», cuenta por videoconferencia Rosa Tous, hija de Rosa Oriol y Salvador Tous y vicepresidenta de la compañía «del oso», que en el zaguero siglo ha transformado un pequeño establecimiento de reparación de relojes en un imperio con 700 tiendas en 50 países y más de 4.000 empleados.

Para conmemorarlo, aceptaron desplegar al «Oso» en canal y mostrarse al mundo, lo que generó momentos de serias dudas. El largometraje documental fue dirigido por Amanda Sans Pantling («Frágiles», «Songs of redemption») y producido por Globomedia (The Mediapro) y UM Studios, agencia habitual de Tous. La directora destaca la envergadura del esquema, rodado durante un periodo de cuatro meses, no consecutivos, y que «supuso desplazarse a India, Japón y México», adicionalmente de aprender en Manresa, Barcelona y Madrid.

«Trabajar con la comunidad Tous es un capricho», asegura Sans. «Es muy comprensible musitar directamente las cosas. Agradezco mucho el golpe a la comunidad. Rosa fue mi aquel de la observancia. Facilitó muchísimo todo y me dio las pistas sobre cómo tocar a cada miembro, porque es una comunidad musculoso. Yo firmo la dirección, pero el bebé incluso es suyo. Ella es al alma».

«Tuve total emancipación a la hora de tocar todos los temas», prosigue la directora, que admite que sí se sentaron para musitar sobre algunos para ver si los sacaban o no. «Todo lo que me venía a la capital lo hablaba con ellos. Y todo lo que quería explicar está».

Dudas

Rosa Tous incluso destaca la «complicidad» que tuvieron con Amanda Sans desde el principio. «Tuvimos nuestros momentos de compartir dudas y hablarlas. Teníamos muy claro que celebrar cien primaveras nos daba mucha credibilidad para poder hacer una estancia que fuera de verdad. Queríamos mostrarnos de forma honesta, transparente y verdadera».

Rosa Tous y Amanda Sans, directora de la película «Oso»
Rosa Tous y Amanda Sans, directora de la película «Oso»

No siempre fue comprensible. «Reconozco que en el proceso, cuando se acababa de totalizar y veíamos las primeras pruebas, pensé: “Matriz mía, ¿estamos haciendo esto de verdad? ¿Y lo hacemos para que la clan lo pueda ver? ¿Nos va a ayudar? Tuve dudas, pero era una estancia transparente». Me fui tranquilizando y pensé que hacíamos lo correcto. No es una estancia autocomplaciente, es verdadero. Y ahora que está puyazo, vemos que está gustando y nuestros clientes y amigos están contentos y la están entendiendo proporcionadamente. No podemos estar más contentos, mi comunidad y yo y los equipos de la compañía».

Amanda Sans añade que «el espectador no es tonto y detecta la sinceridad y honestidad del relato de la comunidad». «Eso es muy poderoso. Sé que pasaron un momento de ¡guau!, nos hemos desnudado un poco, pero esa es precisamente la fuerza del relato». «Hablan de sus propias contradicciones y lagunas, y eso le da esa potencia».

En la película, por ejemplo, no yerro quien dice que Rosa Oriol tenía un ingenio falta comprensible, que era una «diva insoportable». «Es que deberías haberla conocido en sus mejores tiempos», replica veloz su hija. «Por supuesto, la visión de mi principio en los primaveras 70 fue un hito, cuando la mujer estaba empezando a arriesgarse. Desde esa tienda muy pequeña de Manresa. Ella ha tenido siempre un sexto sentido, una intuición fuera de lo global, que le han permitido avanzar y dar en el clavo en sus decisiones. Nosotros la acompañamos, crecimos con ella, aprendimos y seguimos ahora ese delegado, ahora que mis padres no están tanto en la empresa. Al final, lo que ella queía hacer es lo que funcionaba».

Las Tous al completo, en la película «Oso»
Las Tous al completo, en la película «Oso»

Su padre siquiera estaba de adorno y en «Oso» se cuenta que fue quien pulió el diamante en bruto. «Su avenencia en la vida fue el tándem consumado. Mi principio es el corazón y mi padre la capital. Siquiera quiero quitarnos méritos a mis hermanas y a mí, pero ellos han situado Tous en lo que es hoy».

Lucha femenina

Rosa Oriol incluso tuvo que romper muchas barreras. Las hijas, por lo común, se encontraron el camino «mucho más despejado». «Yo he viajado mucho con mi principio y me he regalado cuenta de las barreras que teníamos por ser dos mujeres que viajábamos fuera, en un mundo más de hombres, en los 80 o 90. Posteriormente, hay un brinco y eso se desmitifica, y mi principio por sí sola adquiere una fuerza y una seguridad muy fuertes. Frente a cualquier tipo de adversidad, ni siquiera dudaba. Yo me alimentaba mucho de esa fuerza».

La directora agrega que la película incluso es gratitud a las hijas, «porque han sido un equipo muy potente». «Han pilotado un Titanic. Mostrar lo que hacían era incluso mi idea».

Y lo que se ve en pantalla no siempre son elogios. Se cuenta, por ejemplo, que las hermanas incluso «se machacan entre ellas». «Sí, somos muy duras y seguimos siéndolo», admite Rosa. «La exigencia de mi principio la hemos vivido como una normalidad, aunque cada vez más nos esforzamos en averiguar incluso las cosas buenas de cada una y transmitirlas entre todas».

Uno de los asuntos más delicados que se abordan es el del doble bloqueo, primero por independendistas y incluso por lo contrario. «Fue complicado. Nunca habíamos vivido una situación en la que nos viéramos directamente acusadoa de poco en lo que no entrábamos. Siempre hemos dicho que somos empresarios y, en el interior de nuestra capital, está seguir trabajando por las 4.000 personas que forman parte de nuetros equipo. Nos acusaron por un flanco y por el otro. Tuvimos que posicionar un poco nuestra situación y afirmar que se puede ser gachupin amando Cataluña. Seguimos en Manresa, donde nacimos, y no nos hemos planteado irnos. Se interpretó lo que cada uno quería y nos pasó nota».

En «Oso», Salvador Tous llega a mostrarse contrito por no tener atajado el problema antaño, que sigue causando rozaduras entre los miembros de la comunidad. «Tenemos nuestras diferencias, pero actuamos con una coherencia. Dejamos acontecer un poco el tiempo para ver por dónde iban a ir las cosas. Actuamos cuando vimos que era necesario. Ahora puedes plantearte haberlo hecho de muchas maneras diferentes, pero creo que fuimos coherentes y terminamos donde queríamos. Lo hablamos tranquilamente con diferentes medios de comunicación, que nos dieron la oportunidad de mostrar esa posición».

Al final el oso se comió a la marca o no? «No. El oso está muy proporcionadamente alimentado, muy cuidado y con la perspectiva de seguir cuidándonos muchos primaveras más», replica Rosa Tous. «Como dice Mariscal, el oso hace la marca», añade Amanda Sans. «Ha contribuido mucho a que Tous esté donde esté».

Salvador Tous Blavi y Teresa Ponsa, en su pequeña tienda de reparaciones de relojes
Salvador Tous Blavi y Teresa Ponsa, en su pequeña tienda de reparaciones de relojes

Sobre las críticas y los odiadores del oso y de Tous, Rosa afirma que han aprendido a sobrellevar estos contratiempos. «A medida que vas creciendo te das cuenta de que incluso tienes más detractores. El mercado es muy noble y menos mal que hay un poco de todo y un producto para cada uno. Nos hemos acostumbrado muy proporcionadamente a las críticas. Es justo y racional. Estamos tranquilos. Queremos trabajar para aquellos a los que sí gustamos e intentar que haya personas que nos redescubran incluso. Con el documental queremos que se nos reconozca como empresarios y como un equipo, no solo a la comunidad. Solos no hubiéramos llegado a ninguna parte».

La cuarta reproducción Tous

«Los Tous son una mina», cuenta la directora de «Oso». «Les ha pasado de todo. Es riquísimo y narrativamente dan para una serie, pero esto es un largometraje». Por eso, en la película al punto que se vislumbra la cuarta reproducción, que ya está «asomando». «Estamos preparando el ámbito para que tengan un espacio», asegura Rosa, aunque da la sensación de que por el momento están muy protegidos.

«Rodé una panorama con la subsiguiente reproducción integrada y luego la panorama final está la comunidad al completo. Las cuatro hermanas desayunan cada mañana juntas en la central, y hay un miembro de la comunidad que incluso lo hace. Lo dejo ahí», desvela Sans, quien insiste en que quitar la primera panorama del montaje fue una atrevimiento suya: «No me funcionaba y la eliminé. Quería que la película pasara muy rápido. que no se cayera, y tuve que descartar material, como ocurre siempre». Quizá en «Oso 2» podamos ver en movimiento a los bisnietos de Salvador Tous Blavi y Teresa Ponsa.

Ver los
comentarios

#Matriz #mía #estamos #haciendo #esto #verdad

Leave a Comment