deportes

los orígenes que dieron nombre a los estadios ingleses

los orígenes que dieron nombre a los estadios ingleses
#los #orígenes #dieron #nombre #los #estadios #ingleses

Pablo Lodeiro

Un partido de fútbol sin concurrencia no es un partido de fútbol, o al menos parece que le error el alma. Ahora a los jugadores solo les error ovacionarse sus propias jugadas, huérfanas desde que la pandemia del coronavirus obligó a pincharse los «coliseos» de todo el mundo. Y si hablamos de estadios, Inglaterra, cuna del fútbol, posee los más antiguos del mundo, solapados en los últimos primaveras por la maquiavélica combinación de megaconstrucciones y grandes compañías, que engendraron nombres como el Tottenham Stadium, el Emirates del Conjunto o el Etihad del City.

Aun así, otros recintos resisten al paso del tiempo, como es el caso del Molineux, casa del Wolverhampton, que lleva el nombre de un comerciante y banquero de origen francés del siglo XVII. Benjamin, que así se llamaba, compró el dominio en 1744 para edificar su mansión. Más tarde la parcela pasaría a manos de la cervecería Northampton, antiguamente de que el club lo comprara por unas 5000 libras en 1923. Porque si poco es más tradicional en Inglaterra que el fútbol, eso es la cerveza. El estadio del Leeds, ahora tablado del «Lunático» Bielsa, Elland Road, compartía hace primaveras el nombre del pub de los propietarios del equipo, «The Old Peacock Ground».

Qué asegurar de Anfield, casa del presente campeón de la Premier, el Liverpool, y que recibe su nombre por una pequeña plaza del sudeste de Irlanda, Annefield. La zona donde actualmente se encuentra el simbólico estadio fue propiedad de John Orrel, dueño de un establecimiento de refrigerios y amigo personal de John Houlding, fundador del seis veces campeón de la máxima competición europea.

Aquí adicionalmente entra en engranaje el Everton, vecino y rival del Liverpool, que ocupó Anfield hasta 1892, año en el que se marchó por una visible subida de arrendamiento. Los «toffes» juegan ahora en Goodison Park, apodado «the grate old lady» (la gran vieja dama) por ser el primer perímetro del país donde se jugó al fútbol exclusivamente.

Más resultón es el nombre de Stamford Bridge, estadio del Chelsea, situado en uno de los barrios más exclusivos de la caudal y dirigido desde hace primaveras por los millones del patrón ruso Roman Abramovich. Sin secuestro, para entender su nombre hay que remontarse al siglo XI, cuando en la isla tres reyes luchaban por una corona que no tenía dueño. Harald de Noruega y Goodwinson de Inglaterra, mientras Guillermo de Normandía observaba, se enfrentaron en una batalla en 1066, en las inmediaciones de un puente en las cerca de la ciudad de York. Cuenta la inscripción que un «berserker», una dispositivo de élite de las filas vikingas, se situó sobre la estructura y retuvo a las fuerzas anglosajonas durante horas, hasta que acabó con una hoja clavada en la espalda, porque un soldado inglés cruzó el río sobre un tronco para terminar con aquella heroicidad. Ahora, el césped por el que corretean Kanté, Werner y compañía halaga aquella gesta.

A unos pocos kilómetros de Chelsea habita el West Ham United, parte de la civilización popular gracias a la película «Green Street Hooligans» («I’m forever blowing bubbles»), que jugó hasta 2006 en Boleyn Ground, conocido coloquialmente como Upton Park. El perímetro fue construido sobre los cimientos del castillo de Boleyn, donde según la historia popular, vivió Ana Bolena, la segunda esposa de Enrique VIII.

Otro de los equipos más emblemáticos de la isla, el Manchester United, juega en Old Trafford, apodado como «el teatro de los sueños». Esta zona de la ciudad del noroeste recoge su nomenclatura de los Trafford, una comunidad de nobles del siglo XXII, cuyos descendientes llegaron a la éxito al pelear en crédito de Carlos I en la eliminación civil de 1642, entre pro parlamentarios y defensores de la corona. Igualmente el antiguo estadio del Tottenham, White Hart Lane, debe su nombre a los territorios que crecieron en gran medida bajo la mano de George Beckwith, un oficial del ejército britano que luchó en la eliminación de independencia de los Estados Unidos. Todopoderoso salve a la reina.

Ver los
comentarios

#los #orígenes #dieron #nombre #los #estadios #ingleses

Leave a Comment