viajes-y-turismo

Los hoteles que han convertido sus habitaciones en oficinas para teletrabajar

Los hoteles que han convertido sus habitaciones en oficinas para teletrabajar
#Los #hoteles #han #convertido #sus #habitaciones #oficinas #para #teletrabajar

J. F. AlonsoJ. F. Alonso

Hay hoteles que se enfrentan a la pandemia con las armas de siempre: con sus habitaciones y sus servicios, dispuestos a sostener hasta que vuelvan los buenos tiempos. Es el caso del Four Seasons en Madrid, que se inauguró a final de septiembre, y del Mandarin Uruguayo Ritz, que admite reservas a partir del 15 de marzo de 2021. O del Alexandra, de la sujeción Hilton, en Barcelona, que además ha anunciado su regreso. Sin secuestro, muchos otros siguen cerrados. Y entre los que se han arriesgado a desplegar, una buena parte tiene ocupaciones muy bajas, sobre todo en el turismo urbano. Con este planteamiento sobre la mesa, algunas cadenas han decidido aclimatar parte de sus habitaciones o de sus instalaciones para que puedan ser utilizadas como oficina provisional. Técnicamente, esta tendencia ya tiene nombre: hoteles híbridos.

Los hoteleros buscan nuevas fuentes de ingresos con un tipo de cliente que no encuentra en casa la suficiente tranquilidad para teletrabajar, o que no se siente capaz de compaginar los requerimientos de la grupo y de la viaje gremial. Al menos una cuarta parte de los empleados que están en esa situación han confesado en diferentes encuestas que no tienen un espacio adecuado o que anhelan un cambio de tablado.

B&B Hotels -que acaba de desplegar un nuevo hotel en Alcorcón, Madrid- fue un liga que apostó pronto por esta fórmula. Alquila habitaciones como oficinas en sus 35 hoteles de España y cuatro de Portugal, para autónomos y empresas, por 19 euros/día, de 9.00 a 19.00 horas. Las habitaciones, desinfectadas con el protocolo «Safe for Everyone», están equipadas con un amplio escritorio, apero ergonómica, impresora, wifi de ingreso velocidad, botella de agua en el minibar, café y té gratis las 24 horas del día en el vestíbulo del hotel, y baño privado.

Meliá, que ya tenía una amplia experiencia en el segmento bleisure(hoteles diseñados para combinar ocio y negocios), además se ha sumado a la búsqueda de clientes que quieran teletrabajar en sus establecimientos. En España, los hoteles piloto para esta iniciativa son el Meliá Madrid Serrano, Meliá Palma Óleo (Mallorca), Meliá Sevilla, Meliá Lebreros (Sevilla), Meliá Bilbao, Meliá María Pita (La Coruña), INNSiDE Zaragoza, Hotel Valencia Oceanic y TRYP Barcelona Apolo. En la registro de hoteles internacionales se encuentran algunos como ME London (Reino Unido), ME Milán (Italia), Meliá Düsseldorf (Alemania) o INNSiDE New York, entre otros.

El paquete incluye el uso de la habitación, asegurada con el protocolo Stay Safe with Meliá y equipada con todos los utensilios necesarios para trabajar, así como wifi ilimitado de ingreso velocidad, kit de protección con mascarilla y gel hidroalcohólico, botella de agua de cortesía, café y té, fitball, servicio de impresión y un descuento del 10% en los restaurantes del hotel.

La proposición de la sujeción Accor ya está adecuado en Francia, en 250 hoteles del Reino Unido y en otros 70 hoteles en el finalidad de Europa, encima de en Iberoamérica. En España la lanzarán próximamente. «Los hoteles tienen toda la infraestructura necesaria. La idea es que se conviertan en el emplazamiento de trabajo, con flexibilidad, por horas o días», aseguran fuentes cercanas a la compañía.

No solo los hoteles urbanos han acogido esta fórmula. La sujeción Rusticae, especializada en pequeños hoteles boutique en pueblos y lugares con encanto, aspira a atraer a los nómadas digitales con un software -WorkEnd- y dos alternativas: un DayPass que incluye todos los servicios necesarios para el trabajo del día a día, y que permite el uso de los espacios sin aprieto de alojarse, y el Work & Leisure, pensado para combinar durante uno o varios días el trabajo con el placer. La huida al campo es una tendencia que ratifican los datos de Clubrural. En septiembre -señalan- las solicitudes de reserva casi se duplicaron en comparación con el año pasado.

MHouse, que forma parte de la sujeción UR Hotels, ofrece largas estancias (desde quince días a seis meses) en Mallorca, con espacios de co-working, tecnología necesaria y todos los servicios de conserjería de un hotel boutique. El precio: 999 euros al mes.

Y aún habría que anotar otra dorso de tuerca a este nuevo sector de negocio. La plataforma ByHours, especializada en el locación de habitaciones por horas, asegura que en agosto sus reservas crecieron un 37% en comparación con el mismo mes de 2019. Sus usuarios pueden reservar paquetes para trabajar en diferentes hoteles de 3, 6 o 12 horas.

Ver los
comentarios

#Los #hoteles #han #convertido #sus #habitaciones #oficinas #para #teletrabajar

Leave a Comment