viajes-y-turismo

Los cafés más antiguos de España para hacer un viaje al pasado

Los cafés más antiguos de España para hacer un alucinación al pasado
#Los #cafés #más #antiguos #España #para #hacer #alucinación #pasado

Paloma SantamaríaPaloma Santamaría

Son pocos los cafés históricos que quedan en España, esos centenarios que parecen velar la esencia de grandes escritores y mejores tertulias. Con motivo del Día Internacional del Café, el 1 de octubre, recorremos nuestra geodesía en búsqueda de esos lugares, muchos reinventados, pero que mantienen la solera y elegancia de lo clásico.

Gran Café Gijón Madrid, Madrid

El Café Gijón, es un referente en la vida cultural de Madrid y uno de los pocos cafés de círculo que sobreviven a comienzos del siglo XXI. Fundado el 15 de mayo de 1888 por un asturiano establecido en la caudal pronto se convirtió, tras la Supresión Civil, en un distinguido circunstancia de círculo literaria y reunión de intelectuales y artistas de la época durante el franquismo y la transición española.

En la terraza del Gijón se podía ver frecuentemente a Federico García Lorca. A esta terraza y círculo de Federico asistía el torero Ignacio Sánchez Mejías. Además era frecuente ver a la exitosa actriz de la época Celia Gámez y en el interior del almacén a un pipiolo Enrique Jardiel Poncela, a Agustín de Foxá y tantos otros. El Café era muy popular ya en 1934, a pesar de la fuerza de los cafés del centro de Madrid y de la Puerta del Sol.

En el almacén se celebra cada año el premio poético que lleva su nombre.

San Ginés, Madrid

San Ginés es, quizá la chocolatería más famosas de Madrid ubicada en el pasadizo de San Ginés muy cerca de la Puerta del Sol. Fundada en 1894 recuerda los cafés de final de siglo XIX. Posee dos plantas en las que hay castizas mesas de mármol blanco y mostrador revestido de azulejería, en las que se puede tomar de forma tradicional un chocolate con churros o cualquier otro refresco o café acompañado por panadería. Su amplio horario hace posible que tomar un buen chocolate con churros al amanecer, poco muy característico entre los más trasnochadores por otra parte es un circunstancia turístico donde se reúnen visitantes y lugareños.

Cafè L’Òpera (Barcelona)

El Cafè L’Òpera está situado en el paseo más popular de la ciudad: La Rambla. A finales del siglo XVIII el almacén ya operaba como tasca-hostal y punto de salida de los carruajes. Con la inauguración del Gran Teatro del Instituto en 1837 el establecimiento se transforma en una chocolatería al estilo vienés con paredes de madera adornadas con espejos -que aún se conservan- y pinturas de corte clásico. Abriles más tarde se convierte en el Café-Restaurante «La Mallorquina», frecuentado por la aristocracia y inscripción burguesía barcelonesa.

A finales del año 1928 se reforma en estilo modernista con matices neoclásicos y se inaugura a principios de 1929 el «Cafè de l´Òpera». Hoy, el almacén que no ha cesado la actividad desde su última inauguración, forma parte del patrimonio histórico de la ciudad.

Café Iruña, Bilbao

El Café Iruña situado frente a los populares Jardines de Albia, fue inaugurado el 7 de julio de 1903 convirtiéndose desde sus inicios un referente para todos los bilbaínos y visitantes que disfrutan con los actos organizados socio-culturales, lúdicos y festivos.

Lumbre la atención por la flamante distribución de sus 300 metros cuadrados de planta, subdivididos en diferentes espacios en los que destaca la calidad de sus azulejos y la singularísima ornamento de inspiración mudéjar, con techos policromados y una rebosante colección de pinturas murales, recientemente restauradas.

Entre los reconocimientos oficiales junto a citar la afirmación como «Monumento Singular», de la que fue objeto en 1980, y el Premio Específico al Mejor Café de España 2000, concedido por la prestigiosa «Café Crème Guide to the Cafés of Europe» editada en Londres bajo la supervisión de Roy Ackerman.

Café Novelty (Salamanca)

El Café Novelty, con más de cien primaveras, es el café más antiguo de Salamanca. Inaugurado en mayo de 1905, y situado en la Plaza Viejo sus primeros propietarios lo impregnaron de fastuosidad y brisa palaciego. Desde la Supresión Civil española hasta 1964 le hicieron cambiar el nombre por el de Café Doméstico. Inicialmente ocupaba una superficie cuatro veces anciano que la contemporáneo y pronto se convirtió en el punto de cruce de escritores, artistas y políticos, oportuno a su posición privilegiada en la ciudad.

Es considerado una institución y entre sus asiduos más ilustres destacan: Miguel de Unamuno, que hizo del Café Novelty su círculo diaria, Ortega y Gasset, Antonio Tovar, Juan Benet, Pedro Laín Entralgo, Francisco Límite, Carmen Martín Gaite, Torrente Ballester o Víctor García de la Concha. Además era habitual ver a Agustín de Foxá, en cuyas mesas escribió su novelística Madrid, de Corte a checa.

Es por otra parte conocido porque entre sus mesas se gestó y fundó la Unión Deportiva Salamanca en 1923 y Radiodifusión Doméstico de España por Dionisio Ridruejo entre 1936 y 1937.

El Comercial (Madrid)

El Comercial es el café más antiguo de Madrid cuya aniversario de tolerancia oficial se remonta a 1887 aunque primaveras antaño ya existía en este mismo circunstancia una cafetería. Desde hace 125 primaveras, políticos, intelectuales y artistas han discutido, pensado, conversado entre las paredes de este café, que siempre ha sabido velar la necesaria intimidad convirtiéndolo en circunstancia de confidencias.

Intelectuales, políticos o artistas de la talla de Pedro Almodóvar, Manuel Pimentel, Ramón Jaúregui, Gaspar Llamazares, Alejandro Amenábar, Santiago Segura, Almudena Grandes, Agustín Díaz Yanes, Carmen Maura, Forges, Cristina Almeida, Rosa María Sardá, Luis Montero, Carlos Herrera, Rosa Montero, Carlos Saura, Vicente Aranda, Gonzalo de Castro, David Trueba, Icíar Bollaín o Tomás Segovia se han sentados en sus clásicas mesas rodeadas de espejos.

Café Barbieri, en Madrid

En pleno corazón del barriada madrileño de Lavapiés, en la cantón de la calle del Ave María con la travesía de la Primavera, se encuentra el Barbieri, amplio en 1902. Quien cruza sus puertas se deja seducir por sus más de cien primaveras, con divanes rojos y mesas de mármol, columnas, espejos y la musa Erato que preside el circunstancia desde la prestigio.

Pero no solo de pasado vive el Barbieri, sino que por otra parte tiene un esplendoroso y enérgico presente que palpita a ritmo de jazz y flamenco.

Ver los
comentarios


#Los #cafés #más #antiguos #España #para #hacer #alucinación #pasado

Leave a Comment