mundo

Londres pide un trato especial para sus pasaportes en las fronteras europeas

Londres pide un trato distinto para sus pasaportes en las fronteras europeas
#Londres #pide #trato #distinto #para #sus #pasaportes #las #fronteras #europeas

Enrique SerbetoEnrique Serbeto

La cuestión tenía que aparecer tarde o temprano en las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido y lo ha hecho en el postrer momento y de la peor guisa. Según la prensa inglesa, el Gobierno de Boris Johnson ha pedido a sus interlocutores europeos que permitan a los viajeros británicos que entren en la zona Schengen usar los controles automáticos de pasaportes, ahora solamente reservados para los ciudadanos comunitarios y los de Noruega o Suiza, que incluso forman parte del espacio de atrevido circulación. La respuesta ha sido negativa, porque la fuero comunitaria impide hacer excepciones para un país.

Cualquiera que haya efectuado un alucinación fuera de Europa se ha enemigo a la entrada del espacio Schengen con dos filas, la reservada a los ciudadanos europeos y la de todos los demás países. La diferencia es que en la primera los controles de identidad son rápidos y cómodos y en algunas partes incluso automáticos, mientras que las colas en la zona de «otros países» son larguísimas y exigen a veces mucho tiempo ayer de atravesarla. Los ciudadanos con pasaporte inglés han seleccionado con el Brexit ocurrir de una a la otra, lo que sucederá a partir del primero de enero del año que viene. Por ello, Johnson había pedido que se permita a los portadores de un pasaporte inglés digitalizado (como el de color celeste que han empezado a emitir compulsivamente para sustituir los burdeos de características estandarizadas adentro de la UE) utilizar las puertas automáticas reservadas ahora exclusivamente para los europeos. La respuesta de los negociadores comunitarios ha sido negativa, correcto a que las reglas de Schengen exigen ahora que todos los pasaportes de países terceros deben ocurrir todavía un control físico y han de ser sellados y no se pueden establecer excepciones. Eso puede suponer que en un círculo en el que se restablezcan las actividades económicas habituales, un viajero inglés puede carecer a partir de enero hasta una hora para atravesar el mismo control de pasaportes que hasta ahora podía ocurrir prácticamente sin detener. Para un planeo entre Londres y ciudades europeas próximas como París, Bruselas o Ámsterdam, puede resultar que dure más tiempo el control de pasaportes que el mismo planeo.

Un pulso de Johnson

Un responsable europeo citado por «The Guardian» describía la situación como un pulso «en el que Johnson quiere obligarnos a cambiar la fuero europea para obtener una delantera que ya tenía» y que luchó denodadamente por perder cuando hizo campaña en defensa de la salida de la UE.

Lógicamente, teniendo en cuenta que la regla en este campo va a ser la reciprocidad, es de esperar que el Gobierno de Londres establecerá una política igualmente restrictiva para los viajeros europeos que lleguen al Reino Unido. Es muy posible que imponga incluso la obligación de obtener previamente un visado de entrada.

La cuestión puede tener ramificaciones más serias, teniendo en cuenta que tanto a la UE como al Reino Unido les interesa nutrir un punto relevante de cooperación policial incluyendo el intercambio de información sobre personas eventualmente peligrosas y sus desplazamientos. En una situación de confianza mútua, como sucedía cuando eran miembros de la UE, este aspecto era fluido y pragmático. A partir de ahora ya no está asegurado.

Ver los
comentarios

#Londres #pide #trato #distinto #para #sus #pasaportes #las #fronteras #europeas

Leave a Comment