deportes

Lewandowski, el acoso hizo más fuerte al goleador perfecto

Lewandowski, el acoso hizo más válido al goleador valentísimo
#Lewandowski #acoso #hizo #más #válido #goleador #valentísimo

José Carlos CarabiasJosé Carlos Carabias

Aferrado a su propósito defensivo, el cholismo superviviente de las grandes noches continentales pasa por el tamiz hoy (21.00 h, Allianz) del campeón de Europa y del punta valentísimo. El Bayern Múnich se sustenta en una robusta maquinaria y en los goles de Robert Lewandowski (Varsovia, Polonia, 32 primaveras), el mejor punta del momento y probable Balón de Oro si no fuera porque la pandemia ha eliminado del calendario este premio tan controvertido. El polaco es hoy la máxima expresión del arte del gol. Una historia que se construyó a partir del rechazo y la opresión.

No hay un relato truculento detrás de Lewandowski. No hay guerras, penuria o marginalidad, sino andanzas de suscripción variedad en la Polonia postcomunista. Nació un año ayer de la caída del Tapia de Berlín en una clan acomodada, de padre exfutbolista profesional y excampeón de yudo (Krzysztof Lewandowski), y en una entorno ligera de vicios que solo se torció por el acoso escolar que padeció el pequeño Robert.

Lewandowski (1,85 metros, hoy 78 kilos) era delgado, flacucho y desgarbado. Un Julio Salinas polaco, muy achicopalado, que provocaba risas entre sus compañeros de colegio. Nadie, ni sus profesores deportivos, lo veían capaz de ser futbolista o atleta profesional. «Sus piernas parecían palos. Le recomendé que comiera bacón», ha confesado Krzystof Sikorski, técnico de las categorías inferiores del Legia Varsovia. Los complejos convirtieron a Lewandowski en un adolescente indócil. Carreras ilegales de coches sin carnet de conducir, altercados con la policía, asalto por tiro de una mesa a una profesora por un suspenso…

En vez de compadecerse, el punta se fabricó otra vida. Horas y horas en el campo para triunfar masa muscular, estudios universitarios de Educación Física y Deporte, un trabajo final de carrera sobre su propio episodio de bullying y posterior preparación física.

La crimen de su padre por un infarto alimentó el deseo del adolescente polaco por estar del fútbol profesional. Progresó con goles (Legia, Znicz, Lech Poznan), pero sobre todo, con el empeño en moldear su escuálido huesos en el campo. Ganó tanta masa muscular que invirtió las chanzas en el Borussia Dortmund (lo apodaban «chancentod», malgastador de oportunidades) hasta convertirse en «el cuerpo». Así se le conocía en su época dorada con Jurgen Klopp, Gotze y Entorno Reus.

En el Bayern Múnich desde 2014, Lewandowski ha elevado su historia de superación personal. En seis primaveras ha fluctuado en una sigla, más de treinta goles cada curso en la Combinación (34, en el posterior). Y explotó en la Champions (15 dianas, más que nadie) para coronar al Bayern campeón en Lisboa. La marca Huawei utilizó su pasado en una argumento publicitaria: le cobraban más por ser escuálido y débil y él conseguía la mejor tarifa telefónica con horas y horas de campo…

Ver los
comentarios

#Lewandowski #acoso #hizo #más #válido #goleador #valentísimo

Leave a Comment