mundo

«Les tiran un hueso y lo agarran»

«Les tiran un hueso y lo agarran»
#Les #tiran #hueso #agarran

Manuel TrilloManuel Trillo

El oponente venezolano Henrique Capriles ha regalado un desvío a la postura que venía manteniendo al negociar por su cuenta la libramiento de presos por parte del régimen chavista y aceptar las elecciones legislativas del 6 de diciembre que organiza el régimen de Nicolás Provecto y que el presidente transitorio, Juan Guaidó, rechaza por entender que no reúnen las mínimas condiciones democráticas.

Hasta hace no mucho, Capriles defendía la pelotón de argumento y no ceder delante las añagazas con las que Provecto manejo de legitimarse y desactivar a la competición.

En 2017, el dos veces candidato a la presidencia de Venezuela arremetía con dureza contra los cuatro gobernadores electos que habían aceptado maldecir su cargo delante la Asamblea Doméstico Constituyente (ANC), un entraña creado por Nicolás Provecto a su medida con el fin de arrinconar a la Asamblea Doméstico legítima, de mayoría opositora.

A sumario de Capriles, la comportamiento de esos cuatro gobernadores era «inmoral», dijo en su software «Pregunta a Capriles», emitido a través de la red social Periscope. La Mesa de la Mecanismo Democrática (MUD), que agrupaba entonces a la competición, había aceptado concurrir a las elecciones del 15 de octubre de 2017, pero denunció que la existencia de fraude y rechazó que se juraran los cargos delante la ilegítima ANC, a la que no reconocía. El chavismo se hizo con 18 de las 23 gobernaciones y, de los otros cinco, solo uno se negó a maldecir el cargo delante la Constituyente, Juan Pablo Guanipa (estado Zulia). Los cuatro que sí lo hicieron fueron Antonio Barreto (del estado Anzoátegui), Alfredo Díaz (Nueva Esparta), Laidy Gómez (Táchira) y Ramón Guevara (Mérida), todos ellos de Argumento Democrática (AD).

«No voy a seguir en la Mesa de la Mecanismo»

A raíz de este episodio, Henrique Capriles se mostró dispuesto a desistir la Mesa de la Mecanismo Democrática (MUD), que entonces agrupaba a la competición al régimen. «Hablo a título personal; mientras esté en la pelotón el señor Ramos Allup -líder de AD- yo no voy a seguir en esa mesa, no voy a ser parte ya, llegó la hora», aseguró tras la juramento de los cuatro gobernadores que se plegaban a la ANC chavista. En esa andana, afirmó que el problema no era la MUD «como concepto», sino «un sector de la competición» a los que «les tiran un hueso y lo agarran», denunciaba.

Para Capriles, la juramento de los gobernadores era una «oportunidad única, histórica» para refundar la MUD. «La pelotón hay que refundarla, hay que reorganizarla, yo no estoy dispuesto a continuar, porque tengo que musitar a título personal, no comprometo mi partido, le tocará a nuestro partido hacer el debate», afirmaba en remisión a Primero Honestidad.

Ahora el discurso de Henrique Capriles ha cambiado completamente. «Si la dictadura deja una rendija, nosotros tenemos que meter la mano, para posteriormente meter el pie, y así poder desplegar la puerta por completo», aseguró esta semana para explicar su diligencia para la libramiento de presos políticos y vocear a la billete en las elecciones legislativas que Guaidó rechaza. El que ha sido hasta ahora su partido, PJ, ha rechazado participar en esos comicios, por entender que se no dan las condiciones necesarias.

Mientras, critica el inmovilismo y desliz de resultados del gobierno transitorio. «Nosotros no podemos seguir jugando a ser Gobierno en internet. O usted es Gobierno o usted es competición, no se puede ser las dos cosas. ¿Quién está en el poder, usurpando, pero quién está en el poder?», se preguntó de forma retórica. «No hay nadie más oponente a este régimen que yo, que me inhabilitó y me hizo la vida inverosímil estos abriles -aseguró-. Pero no se manejo de mí; no se manejo de unas gotas de poder. Tenemos que encargarse lo que somos para poder avanzar, somos opositores de esta tragedia».

Ver los
comentarios

#Les #tiran #hueso #agarran

Leave a Comment