Finanzas

las grandes economías europeas bajan sus impuestos

las grandes economías europeas bajan sus impuestos
#las #grandes #economías #europeas #bajan #sus #impuestos

Antonio Ramírez Cerezo

Europa sigue llevando la contraria a Sánchez. En todo. Mientras nuestros vecinos enfocan sus esfuerzos en sufrir a parte rebajas fiscales para quitar presión a su ciudadanos y evitar un desescalabro sistemático de sus empresas, el Gobierno gachupin continúa buscando la forma de subir algunas imposiciones. De esta forma, todo apunta a que la coalición PSOE-Unidas Podemos presentará en el esquema de Presupuestos de 2021, una subida del 21% del IVA para Sanidad y Educación, adicionalmente de un posible aumento impositivo del IRPF a las rentas altas, propuesto desde el ala morada de la formación.

Un planteamiento que contrasta con lo que se está ejecutando en el resto de economías más próximas, empezando por Alemania, donde hoy su ministro de Hacienda, Peter Altmeier, ha anunciado una ladera de impuestos a los «trabajadores cualificados con altos ingresos», en el interior de sus próximos presupuestos y a los que hay que sumar la ladera del 3% de IVA que implementó este mismo verano.

Portugal, al rescate del turismo

Y del flanco del país germano, nuestros vecinos más próximos. En el caso de Portugal, el Gobierno de Antonio Costa -de la misma tribu política que Sánchez- dispuso desde el principio de todas las ayudas posibles a su sector insignia y el más afectado: el turismo. El ejecutante de Costa, anuncio la exención de suscripción del impuesto de Sociedades, a todas las empresas turísticas , y añadió a este plan a todas las empresas cuya facturación se viera disminuida más de un 40%. Así, todavía para aquellas compañías cuyos ingresos se vieran mermados entre un 20 y un 40%, las cuales estarían libres de fertilizar el 50% de este tipo de impositivo. Encima, todavía ha descartado subir el IVA, aunque las pretensiones de la suministro lusa ayer de la pandemia eran las de reducirlo.

Por su parte, Francia, que ya anunció una inyección de casi cien mil millones de euros a su crematística para proteger a sus empresas y sectores secreto, adicionalmente de a las familias con menos bienes, todavía ha rechazado subir sus impuestos. Incluso se abre a la idea de sufrir a parte algunas reducciones con vistas a recuperar los niveles precovid de su crematística en 2022. El presidente de la República, Emmanuel Macron, garantizó a sus conciudadanos que no subirá las cargas fiscales «mientras continúe mi mandato». Así, su segundo de a borde, el primer ministro francés, Jean Castex, aseguró que «no cometeremos los errores de otras crisis, en las que subimos los impuestos y repercutió negativamente en nuestro crecimiento».

Misma hoja de ruta parece seguir Bélgica, que no subirá los tributos y que aprobó a principios de verano un paquete de medidas destinado a los sectores más castigados por la pandemia. Entre ellas, la reducción al 6% del IVA para restaurantes, cafeterías y hoteles, los más afectados por la reducción del turismo extranjero en el país francófono. Encima, para incentivar el consumo en estos sectores, el Gobierno belga bonificó con 300 euros a sus ciudadanos para desembolsar en este tipo de establecimientos.

Reino Unido e Italia, las otras dos grandes economías europeas -además de Francia- que próximo a España se vieron más perjudicadas por el confinamiento, todavía apostaron por una reforma fiscal, con los obejtivos de descomprimir a las familias y a las empresas, y que el consumo no cayera de guisa vertiginosa. De esta guisa, el ejecutante de Boris Johnson, aprobó un paquete de medidas valorado en más de 30.000 millones de euros, adicionalmente de la reducción del IVA a hoteles y restaurantes del 20 al 5% hasta finales de año.

Por su parte, Italia, caso más parecido a España por como gestionó la primera etapa de la pandemia, ha llevado a parte una de las reformas más profundas de las últimas décadas. El Gobierno de Conte, bajó los impuestos a los ciudadanos con ingresos anuales menores a 40.000 euros -alrededor de 16 millones de personas- y ya planea una reducción del IRPF, una vez reciban los fondos europeos de reconstrucción.

Suprimir beneficios fiscales

Mientras, el Gobierno de Sánchez mira al dedillo donde puede tocar. A los planes de subir el IVA a Sanidad y Educación y de subir el IRPF a las rentas más altas, se suma el deseo del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, de suprimir algunos beneficios fiscales a los contribuyentes. En palabras de Escrivá, «España es el país de Europa con más beneficios fiscales y hay recomendaciones de organismos internacionales que nos dicen que esto no debe ser así». Encima, sobre la mesa continúa la matanza de las degravaciones que disfrutan los planes de pensiones individuales.

España, la crematística europea más castigada por la pandemia, sigue sin mirar la ingenuidad del resto de países europeos, todos decididos a rescatar sus crematísticas en el momento más frágil de las últimas décadas.

Ver los
comentarios

#las #grandes #economías #europeas #bajan #sus #impuestos

Leave a Comment