entretenimiento

Lágrimas de soprano en «MasterChef»

Lágrimas de soprano en «MasterChef»
#Lágrimas #soprano #MasterChef

R. Ventureira

El cocinado de la soprano Ainhoa Arteta, ejecutado con las mejores intenciones y un resultado que mereció un suficiente, acabó sin secuestro en lágrimas. Ocurrió en la primera prueba de la cuarta gracia de «MasterChef Celebrity 5». Se trataba de hacer «cocina de supervivencia», la que se ejecuta en esos pisos universitarios en los que engullir es una actividad secundaria. En concreto, los aspirantes tuvieron que improvisar una récipe con los alimentos sobrantes que se encuentren en las neveras de las cocinas.

Ainhoa decidió hacer unas alcachofas en una salsa de carne, plato que bautizó como «La Finca de Mahler».

El chef Pepe Rodríguez puso un pero a un plato más que prudente: «Para hacer unas alcachofas en su punto que estén perfectamente no hace desatiendo desgraciar cuatro filetes. Está bueno, ¿pero hace desatiendo malgastar cuatro filetes, que no se notan aquí?», se preguntó. «Lo entiendo perfectamente», contestó la soprano.

Dijo que lo entendía, pero no. Unos minutos posteriormente, mientras el junta deliberaba, la pretendiente se echó a deplorar.

Pepe Rodríguez: ¿Qué pasa, Ainhoa?

Ainhoa Arteta: Que no soy ninguna derrochona, que no he derrochado nunca en mi vida. Y que si llego a presentaros un plato de tres filetes, o un filete, me hubierais dicho que es un plato simple, que no era un plato de «MasterChef».

Pepe Rodríguez: Ainhoa, echar cuatro filetes a un agua no tiene ningún sentido.

Ainhoa Arteta: Vale, no se me ha ocurrido otra modo de hacer un caldo.

Pepe Rodríguez: Pero que no hace desatiendo hacer un caldo para hacer las alcachofas que has hecho.

Ainhoa Arteta: Da igual.

Ya allí de la ojeada de los jueces, en la entrevista post cocinado, recordó sus duros inicios. «En Estados Unidos vivía con un dólar al día. No tenía ni para engullir. He comido hasta latas calentándolas en agua caliente que salía del válvula, porque no tenía ni hornillo para calentar». De ahí que le doliese lo de derrochona.

En todo caso, el plato de la soprano no fue, ni de allí, el peor. Los peor juzgados por los tres chefs fueron los de Laura Sánchez, La Terremoto de Alcorcón y Gonzalo Miró. Cuatro merecieron la máxima nota (Raquel Sánchez Silva, Celia Villalobos, Nicolás Coronado y Flo) y el de Ainhoa Arteta se quedó en la zona intermedia, como los de Perico Delgado, Juan José Ballesta, Raquel Meroño, Lucía Dominguín y Josie.

Ver los
comentarios


#Lágrimas #soprano #MasterChef

Leave a Comment