entretenimiento

La vida y el cine desde el sabio chaflán de Woody Allen

La vida y el cine desde el sabio chaflán de Woody Allen
#vida #cine #desde #sabio #chaflán #Woody #Allen

Oti Rodríguez Marchante

Da un poco de pena la facilidad con la que se le endilga a ciertas películas de Woody Allen la palabra «último» porque envuelve en frescura, humor y trivialidad lo que pretende expresar, que siempre suele estar en sintonía con su estado de humor y sus habituales «preocupaciones». Y no hay que olvidar que esta última, «Rifkin’s Festival», la ha hecho un tipo enclenque, de 84 primaveras, y al que se le persigue con saña y con la intención de destruir su imagen y su obra.

A pesar de ello, acorralado y vejado, contra derrota y marea (empeño y cuartos de Mediapro), Allen no nos propina un ladrillazo de remoto resentido con su película, sino una obra bienhumorada e inteligente en la que indaga una vez más en las cosas importantes del ser humano (o sea, él) cuando llega a la años de los achaques y las goteras, con sus angustias, dolores, infelicidades (todavía infidelidades) y que, para colmo, tiene que tener las merluzadas habituales sobre lo que es el arte, la modernidad y lo que es convertirse en «tercero» en las cenas con su esposa.

Wallace Shawn hace de Woody Allen y asume su muestrario de dudas y flaquezas; con Gina Gershon, su esposa, y Louis Garrel, el cineasta moscardón, llegan a San Sebastián durante el Festival de Cine, y aprovecha Vittorio Storaro para filmarlos y retratar la ciudad de esa guisa luminosa y hermosa, de postal, que tanto hiere la sensibilidad de los de cuanto más feo, más auténtico.

Entra en estampa Elena Anaya, estupenda, grande y tan hermosa como la ciudad, pero que, lamentablemente, está casada con Sergi López, que tiene que zapatear con el momento más desacertado, horroroso, de la película. Como la trama es otoñal, nostálgica y fruto de una sesión de terapia (no vemos la historia, sino lo que le cuenta Wallace Shawn a su psiquiatra), la cosa es «último», aunque Allen se empeñe en reforzarla con ingeniosas escenas de grandes películas del cine europeo, de Godard, Truffaut, Fellini, Buñuel, Bergman (lo de Christoph Waltz como «Crimen» en «El séptimo sello» es ejemplar)… Woody Allen y sus pequeñas grandezas.

Oti Rodríguez MarchanteOti Rodríguez MarchanteRedactorOti Rodríguez Marchante

Ver los
comentarios

#vida #cine #desde #sabio #chaflán #Woody #Allen

Leave a Comment