entretenimiento

La última despedida de Michael Robinson, el mejor inglés de España

La última despedida de Michael Robinson, el mejor inglés de España
#última #despedida #Michael #Robinson #mejor #inglés #España

Lucía M. CabanelasLucía M. Cabanelas

España les envió la Gran Armada y ellos de reverso la Contraarmada. Exiliados, carlistas y Espartero, frente a los espías ingleses y sus piratas. Los intercambios entre uno y otro países han vivido altibajos, más bajos que altos, hasta que Michael Robinson, probablemente el sajón más querido en la historia de España, se plantó en el Osasuna para rematar con una rivalidad legendaria.

No sabía ni dónde estaba la ciudad ni cómo pronunciar el nombre del equipo de Pamplona, en ese momento al borde del descenso, pero eso no asustó a aquel mozo de Leicester, nacionalizado irlandés, que jugaba al fútbol igual que hablaba. A trompicones, pero siempre afinado; como desgarbado, pero con elegancia. Que buscaba la alternativa a los baches, que no se rendía ni en presencia de las lesiones. Un futbolista poco corriente. Entrenaba cuando los otros salían de fiesta, leía cuando el resto entrenaba. Que se jubiló a los 30 y resucitó en el periodismo deportivo, «creando escuela» en España. Este jueves, a las 22.00 horas, su tribu profesional le despide para siempre con un reportaje exclusivo sobre su vida.

Bajo el título «Good, better, best», mantra que el comentarista deportivo, siempre buscando la excelencia, acuñó de una profesora que solía escribirlo en la pizarra de su colegio, el canal #Vamos de Movistar+ estrena el fin de una era, el adiós a un amigo, el final «Referencia Robinson», que tras la asesinato del exfutbolista pasará a llamarse «Referencia+».

El espíritu de cuentacuentos de Robinson prendió posteriormente de su retirada. Jugó en el Manchester City, en el Brighton y rozó el firmamento en Anfield, haciendo existencia los deseos de aquel «irreflexivo que soñaba con ser futbolista pero que nunca llegó a ser el futbolista que soñaba». Fiel a su modo de entender la vida, se reinventó como comentarista, donde pudo dar rienda suelta a su pasión por el fútbol, «una orgía de sentimientos, pura placer sin matices». «”Referencia Robinson” nació cuando Michael tuvo un descalabro emocional con el final de “El día posteriormente” y otro inicio igualmente revoltoso (“Maracaná 05”)», contó Álex Martínez Roig, director de Contenidos de Movistar+, en la presentación de la última tirada de «Referencia Robinson».

«Fue como rescatarlo; Michael se fue encelando con la idea y al final fue el gran defensor del tesina. Ha sido una experiencia enorme porque lo ha sabido conducir muy acertadamente. “Referencia Robinson” es el Eucaristía de lo que somos. Emoción, calidad, entretenimiento, compromiso», reflexionó Roig sobre el origen del espacio, en deuda para siempre con el dote de un comunicador con una inspección única y una sonrisa perenne.

Un tipo irrepetible

«Nos dan un micrófono para conversar cuando tenemos que hacerlo», solía afirmar el comentarista, que falleció el pasado abril por un melanoma con metástasis vanguardia. En este homenaje que se estrena el jueves en #Vamos, el comentarista concede su última entrevista, la más dura para sus allegados, y repasa su vida de principio a fin, casi nada trece días antaño de su asesinato. «Robinson es el vademécum de estilo y el ADN de lo que queremos ser en un futuro y este software es el “Referencia Robinson” que quería hacer sobre sí mismo. Un repaso maravilloso a una vida increíble; la historia de un tipo irrepetible, con una sucesos futbolística maravillosa. Es un reportaje que apetece ver con papel y bolígrafo, hay una serie de frases que deberíamos todos hacer nuestras para seguir creciendo. Es la historia de un comunicador irrepetible, hay mucha emoción», reveló Luis Fermoso, director del software.

No aparecen Josep Pedrerol ni Maldini, otro de sus compinches habituales. Quien no errata es Carlos Martínez, su inseparable compañero de fatigas desde hace tres décadas, que en su día lo despidió con el encabezamiento del Liverpool: «You’ll never walk alone. Siempre estarás conmigo». «Hay pocos faros en el mundo del periodismo deportivo, con tanto ruido, y él es una remisión. Es el faro al que justificarse para no chocar contra las escolleras», dijo en la presentación de «Referencia Robinson: Good, better, best», donde asimismo le recuerda, muy emocionado, el exfutbolista Sammy Lee, una letrero de Anfield que arrastró consigo al equipo rojillo.

«Es él quien reclama la posibilidad de hacer esta última entrevista», reconoció Martínez. «Perdió su pelo y yo buscaba una cachucha para que se tapase. Pero él quiso salir como era. Sabía que era su última entrevista, su adiós al mundo. A veces nos escondíamos en las escaleras para escucharlo, conscientes del momento», reveló, conmocionada, Aimee, su hija. Abandonó el fútbol a los 30 primaveras y estuvo otras tres décadas honrándolo con el micrófono, para conversar solo cuando tocaba hacerlo. «En la entrevista se dio cuenta de que hasta ahí había llegado; cuando aceptó que tenía un fin», reconoció Liam, su otro hijo. Se esforzó al mayor, informó y entretuvo, alimentando al cerebro pero asimismo al corazón. No quería irse hasta que su bueno fuera mejor y su mejor, el mejor. Y no descansó hasta conseguirlo. Como solía afirmar, «cuando uno da lo que todo lo que tiene, no está obligado a dar más».

Ver los
comentarios


#última #despedida #Michael #Robinson #mejor #inglés #España

Leave a Comment