Finanzas

La subida del 0,9% a funcionarios y pensionistas costará casi 3.000 millones

La subida del 0,9% a funcionarios y pensionistas costará casi 3.000 millones
#subida #del #funcionarios #pensionistas #costará #casi #millones

Javier TahiriJavier TahiriMaría CuestaMaría CuestaVíctor Ruiz de AlmirónVíctor Ruiz de AlmirónGregoria CaroGregoria CaroMaría CuestaMaría Cuesta

PSOE y Podemos ensayaron ayer una crisis matrimonial con reconciliación anunciada en la que finalmente habrá acuerdo para aprobar hoy los Presupuestos Generales del Estado para 2021. Pablo Iglesias quería dejar su impronta en las cuentas y finalmente, si aceptablemente no irá en el interior, ha arañado un compromiso para regular los alquileres en un plazo de cuatro meses y proporcionar el camino al Ingreso Imperceptible Animoso. A la demora de conocer los detalles, dilatar cuatro meses las medidas para intervenir el mercado del arrendamiento significa una cesión «in extremis» de Pedro Sánchez a Iglesias para poder liberar el acuerdo. El cambio se desarrollaría a través de la ley de Vivienda que ya prepara el ministro de Transportes, José Luis Ábalos. Todo ello a última hora de la confusión, posteriormente de que durante el lunes la formación morada amenazara con romper el acuerdo y La Moncloa insistiera que las cuentas se iban a aprobar hoy en Consejo de Ministros «sí o sí».

Pero en realidad ha habido multitud de detalles consensuados y negociados durante semanas de negociación. Las grandes partidas ya estaban dibujadas. Doce millones de empleados públicos y pensionistas verán cómo sus nóminas aumentan un 0,9% en 2021, medidas que concentrarán un buen pellizco del consumición notorio del año que viene con unos 3.000 millones de euros más entre todas las administraciones. Un encarecimiento que estará incluida en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 que el Consejo de Ministros aprueba hoy, de forma que, como avanzó TechnoMiz, el Gobierno finalmente ha sorteado la posibilidad de congelar los sueldos de los tres millones de empleados públicos, tras otro vivo debate en el interior del Ejecutante, entre PSOE y Podemos.

De esta forma, el pulso entre un sector del Ejecutante encabezado por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha cedido delante las reclamaciones de Podemos, que ha impuesto sus líneas rojas para incluir un incremento salarial como aire delante el trabajo de las plantillas públicas en plena crisis del coronavirus. El coste será de cerca de 1.500 millones.

Con este porcentaje se pretende que los funcionarios no pierdan poder adquisitivo el próximo año. En 2020 los sueldos públicos aumentaron un 2% -en un control en el que la inflación ha estado en negativo-, en 2019 lo hicieron un 2,5% -con un IPC del 0,7%, ya que se cumplió el objetivo de que el PIB creciera al menos un 2%, según el acuerdo firmado entre el Ejecutante de Rajoy y los sindicatos en 2018-, y en dicho año aumentaron un 1,75% -similar al IPC-.

La medida recibió críticas de todas las centrales presentes en la Mesa Militar de las Administraciones (CSIF, UGT y CC.OO.). CSIF por ejemplo pedía una subida del 3% anual en un plan a tres primaveras. Además desveló el Ocupación que la ofrecimiento de empleo notorio de 2020 -ante la pandemia finalmente no se aprobó- ascenderá a 28.155 plazas, es opinar, menos que las 33.793 de un año antaño, que supusieron la longevo ofrecimiento en una período, pero una sigla que asegura la creación de empleo neto, sobre todo en fuerzas y cuerpos de seguridad -con una tasa de reposición del 115%- y Sanidad y Educación -110%, frente a la tasa genérico del cien por cien-. Los sindicatos lo ven «insuficiente». La ofrecimiento de empleo notorio incluirá 8.996 plazas de promoción interna, una sigla récord.

Unido a ello, el tesina de cuentas en principio se aprobará en Consejo de Ministros hoy, planeándose primero un acto entre los dos primeros espadas, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, para desvelar las principales medidas.

Sin previsiones nuevas

Pero hay más. Fuentes de la negociación señalan que subirá el IRPF para los tramos superiores a 200.000 euros. Si aceptablemente el incremento no ha resultado ser tan avaricioso como pretendía Podemos -para los que ganan más de 130.000 euros- sí ha conseguido regatear el separación del PSOE, que primero intentó que no fuera la medida y posteriormente trató de que afectara a las rentas superiores a 300.000 euros. En todo caso hasta que no se revise el tesina no se sabrá el gravedad de la subida fiscal al completo, con el IVA a productos y servicios con exenciones o tipos reducidos al frente. El Ejecutante preveía 6.847 millones en incrementos de impuestos. en su plan presupuestario

Porque el planificación de presupuestos estará trufado de cambios. Uno de ellos, apuntan fuentes del Ejecutante, no será un nuevo cuadro macroeconómico. Si aceptablemente las restricciones que incluye el estado de inquietud recortan a la devaluación las previsiones que el Gobierno presentó la semana pasada (con una recesión del 11,2% este año y un crecimiento del 7,7% en 2021), aún no se conoce exactamente cuál será el gravedad completo de estas medidas, por lo que se mantiene el cuadro macroeconómico remitido a Bruselas hace dos semanas.

Subida al diésel

Eso sí, las cuentas incluirán una subida de impuestos al diésel, que se sumará a la del IVA a bebidas azucaradas. El Gobierno preveía 1.311 millones de cobranza adicional en impuestos medioambientales para 2021. Según ha podido memorizar TechnoMiz, una de las fuentes de esta cobranza adicional será el encarecimiento del Impuesto de Hidrocarburos al diésel, para unir su tributación a la de la gasolina. Este incremento fiscal iba en el tesina de Presupuestos de 2019 que tumbó el Congreso de los Diputados. Si aceptablemente Podemos no era partidario de incluirla, finalmente irá en las cuentas.

Otro capítulo serán los incentivos fiscales a los planes de pensiones tanto individuales como colectivos. Así, los presupuestos acotarán las reducciones en el IRPF de planes de pensiones individuales de un mayor de 8.000 euros de contribución al año a 2.000, mientras los planes colectivos subirán su de 8.000 a 10.000 euros. Este cambio se ha realizado con el noticia de evaluación de bonificaciones realizado por la Autoridad Fiscal sobre la mesa y forma parte igualmente del trapo de recomendaciones planteado por el Pacto de Toledo. La beneficio dejó de ingresar 1.643 millones, aunque si se descuenta el diferimiento de impuestos la pérdida se queda solo en 450.

Parquedad privado

La Airef no recomendaba eliminar esta beneficio, pero sí señalaba que solo el 8% de las aportaciones superaban los 4.000 euros. Según la estadística de declarantes de IRPF de la Agencia Tributaria, la contribución media es de 1.778 euros. La Airef calcula que en torno a un 25% de los declarantes, más de 600.000, que realizaron aportaciones en 2018, superaron estos 2.000 euros. Unido a ello, el incentivo a los planes de empresa beneficiará a los 2,002 millones de trabajadores que cuentan con uno, según Inverco. La idea es imitar el maniquí ya existente en Guipúzcoa.

Más allá de los Presupuestos, la reforma de las pensiones seguirá su cauce a través de una reforma de la ley de la Seguridad que estará tira en los próximos meses y que incluirá, según ha afilado el ministro José Luis Escrivá, una modificación de las penalizaciones existentes a las prejubilaciones y que en su diseño presente penalizan en longevo medida a los sueldos más bajos. El Pacto de Toledo, precisamente, instó al Gobierno a tener tira esta reforma en un mayor de tres meses. Otra de las cuestiones que se abordarán serán los incentivos para que los trabajadores opten tender sus carreras.

Ver los
comentarios

#subida #del #funcionarios #pensionistas #costará #casi #millones

Leave a Comment