entretenimiento

La pantalla grande se apaga ante la falta de grandes estrenos en un agónico fundido a negro

La pantalla egregio se apaga delante la descuido de grandes estrenos en un angustioso fundido a enojado
#pantalla #egregio #apaga #delante #descuido #grandes #estrenos #angustioso #fundido #enojado

Fernando MuñozFernando Muñoz

El cine son sensaciones, experiencias, emociones… Pero solo en la gran pantalla. Detrás, los fríos números. Y esos apuntan a que será un invierno desolador. Los tibias recaudaciones en taquilla de estos últimos meses son solo un señal más de entre todas las malas noticiario que han sacudido la industria. Un temblor que ha provocado constantes retrasos de los «blockbusters», como James Bond o «Wonder Woman 1984», que a su vez anuncian el desmantelamiento de una industria que da trabajo a miles de personas.

Algunos datos: solo el candado de la dependencia Cineworld en el Reino Unido y Estados Unidos –anunciado este lunes– afectará a unos 45.000 empleados. La multinacional apaga las pantallas de más de 600 cines posteriormente de que los grandes estudios decidieran retrasar el estreno de las producciones más esperadas para este otoño. De igual guisa, la dependencia Odeon ha anunciado que solo abrirá los fines de semana en Estados Unidos. El fundido a enojado de las salas, el postrer vínculo del negocio del cine, puede ser la puntilla para una industria que siquiera ha enfrentado en el «streaming» la panacea a sus males. El «cuestionario» de Disney con «Mulán», que se estrenó bajo la fórmula de locación adentro de su plataforma, es, según la mayoría de analistas estadounidenses, poco muy parecido al fracaso y demuestra que las grandes películas no pueden renunciar a la taquilla integral.

Pero si el «streaming» no ha aliviado a las grandes productoras, siquiera lo han hecho las taquillas, cuyas bajas cifras no auguran una salida «a la vieja costumbre» al problema. «Tenet», de Christopher Nolan, era la esperanza. Un «blockbuster» de autor capaz de sufrir a los cines a públicos heterogéneos. Pero aunque su cuestación está allí de ser un fracaso en países como España, siquiera ha sido un chispa de luz al fundido a enojado que se aventura en el horizonte cinematográfico.

«Tenet» está cerca de exceder los siete millones de euros de taquilla en su sexta semana en la cartelera española. No son malos datos, aunque allí de las anteriores películas de Nolan: nueve millones sumó «Dunkerque», nueve y medio «Interstellar», doce recaudó «El altruista azaroso: La lema renace» y 17 millones «Origen».

Daniel Craig no se despedirá de James Bond hasta 2021, cuando por fin estrene «Sin tiempo para morir»
Daniel Craig no se despedirá de James Bond hasta 2021, cuando por fin estrene «Sin tiempo para sucumbir»

El problema es que los cines españoles (y de todo el mundo, en verdad) tuvieron que echarse en brazos de las «majors» americanas y sus taquillazos. Unas películas que ahora están retenidas por las distribuidoras de allí a la paciencia de la reapertura de las salas de Nueva York y Los Ángeles. Porque es el mercado «doméstico» (como se conoce en el argot la taquilla de EE.UU. y Canadá) el que ha fallado a «Tenet» y ha llenado de miedo al sector. De hecho, sus cifras en el resto del mundo no están muy allí de las que hizo «Dunkerque» en 2017, cuando la pandemia parecía el argumento de una película exagerada de ciencia ficción.

Por eso James Bond no se verá hasta 2021. Y por eso los cines de España y Europa se quedarán sin los grandes estrenos americanos, pese a que la situación de aquí poco tenga que ver con la de allí. La situación es tan surrealista en EE.UU. que la cinta que más recaudó en salas el pasado viernes fue la reposición de «El retorno de las brujas», una cinta que se estrenó hace 27 primaveras y que ha superado a «Los nuevos mutantes» y al mismo Nolan.

Extraños beneficiados

En España además son tiempos raros. Uno de los pocos que han sacado beneficio de esta «extraña normalidad» ha sido «Flins y pinículas», una distribuidora muy pequeña que siguió su plan de estreno con la cinta animada «Trasto», con la que llevan recaudados casi un millón de euros. Otra de sus películas, además de manifiesto de niño, «Zapatos rojos y los siete Trolls», sumó 105.000 euros en su primer fin de semana, que coincidió con el de la reapertura de los cines en la «nueva normalidad».

Una sala de Cineworld cerrada
Una sala de Cineworld cerrada

Pero las salas son las verdaderas perjudicadas, aunque la lenta tribulación de estos últimos primaveras se ha convertido en un tobogán de cierres. En España, los cines Paz han bajado la persiana temporalmente. Todavía el Cine Regio, de Ibiza. Y los Ortega y Avenida, de Palencia. En Menorca, la clausura de los Ciutadella ha dejado a la isla sin salas… Es la cara triste. La positiva la muestra el Pequeño Cine Estudio, míticos de Madrid, que reabrieron el 1 de octubre. O los cines Embajadores, unos nuevos multicines que se inauguraron recientemente en el centro de Madrid, en las antiguas oficinas de una sede bancaria de Santa María de la Capital, y cuyas cifras han superado las expectativas. Habrá que ver si, como dice un fogueado productor, esto es un cambio de sistema o si, con el futuro estreno de las cintas que Estados Unidos ha retenido, las salas de cine recuperan su normalidad.

Ver los
comentarios

#pantalla #egregio #apaga #delante #descuido #grandes #estrenos #angustioso #fundido #enojado

Leave a Comment