Finanzas

La mina abandonada que alumbró una premiada cerveza rural

La mina abandonada que alumbró una premiada cerveza rural
#mina #abandonada #alumbró #una #premiada #cerveza #rural

Gonzalo Castro

La historia de Juan José Villanueva es la de un hombre de 40 primaveras que, tras sacarse una concurso a Policía y trabajar como tal durante una término, decide abrirse a Panamá y poner en marcha empresas de seguridad. Negocios que a día de hoy emplean a más de 400 personas y asesoran a importantes conglomerados turísticos.

Con el tiempo decide retornar a su tierra para colocar por la creación auténtico de oportunidades y combatir la despoblación en el Valle de Laciana, condado que es Reserva de la Biosfera. «Resido entre mi pueblo, Villaseca de Laciana, y Panamá», explica Juan José, quien se corrige a sí mismo apuntando que «en existencia es en el avión donde paso una parte importante de mi tiempo». No obstante, sus planes inmediatos contemplan regresar de guisa definitiva a la provincia de Arrogante para avanzar en su esquema cervecero, «12.70».

Este esquema nace de la vinculación de este chavea emprendedor con su zona. Allí puso en marcha hace un tiempo la Asociación Manuel Villanueva –que lleva el nombre de su antepasado–, con el objetivo de asesorar a las empresas para la fijación de proyectos locales. Seguidamente, ya en 2019, lanzó esta cerveza, elegida en el año de su estreno por los consumidores como la mejor del año.

Regreso a su tierra nativo

Juan José Villanueva es un apasionado de su pueblo y quería abastecer esa estrecha vinculación con él, pero incluso potenciar el nuncio en torno a sus hijos, según explica. Por ese motivo, adquiere el corro minero Lumajo, con 102 primaveras de historia. Un puesto escondido en la Montaña de Arrogante y donde trabajaron sus dos abuelos y su padre.

Tras analizar las diferentes opciones, decide fijar allí una cervecera, una factoraje en la que ya trabajan seis personas. «Decidí comprar primero la mina y luego ver las alternativas que podían desplegarse allí, porque quería que hubiera un esquema escalable en torno a el extranjero». En concreto, detalla, lo que buscaba la industria y el ecosistema que ha creado rodeando de la misma era dar oportunidades laborales, pero incluso atraer visitantes.

El presentador leonés Jesús Calleja ya ha visitado las instalaciones
El presentador leonés Jesús Calleja ya ha visitado las instalaciones

De guisa que, solo durante este pasado verano, se han acercado a las instalaciones de la industria, que da llegada a la mina, 2.500 visitas, que pudieron hacer una cata a más de 200 metros de profundidad. Lo hicieron en la mina abandonada desde hace más de 30 primaveras a la que tienen opción de personarse y hasta hacer un reconvención en su tren subterráneo por los 34 kilómetros de túneles.

El impulso de Iberaval

La financiación, uno de los escollos más habituales en los proyectos emprendedores, no fue en esta ocasión un problema. «Llegamos a Iberaval a partir de nuestro observación financiero, y no tuvimos problemas regalado que, por el contrario, recibimos una atención fantástica, pero sobre todo unas mejores condiciones en el llegada al crédito, garantías y, adicionalmente, hemos recuperado parte de lo pagado por las bonificaciones públicas» del Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y Arrogante.

Como indica Villanueva, su negocio es «un 80 por ciento historia y un 20 por ciento producto». La marca, «12.70», proviene del año 1270. En esa vencimiento se firmó la Carta Puebla que tanta importancia histórica tiene para el Valle de Laciana. Encima, su creador apunta el divisa de su cerveza:«Las leyendas nunca mueren». Un homenaje a los mineros, como su padre y sus abuelos, que trabajaron en esa explotación.

Ver los
comentarios

#mina #abandonada #alumbró #una #premiada #cerveza #rural

Leave a Comment