entretenimiento

la joya del cine patrio rompe su techo y dibuja su futuro internacional

la sortija del cine territorial rompe su techo y dibuja su futuro internacional
#sortija #del #cine #territorial #rompe #techo #dibuja #futuro #internacional

Fernando MuñozFernando Muñoz

Que un actor consiga transmitir el alma de un personaje con la ojeada es una quimera; que lo haga un «dibujo animado», un asombro para el que cientos de personas se esmeran durante primaveras: la animación supone tan pronto como el cuatro por ciento de la industria audiovisual en España, pero genera el 20 por ciento de su empleo y el 9 por ciento de la facturación. El miércoles se celebra el día mundial de un sector ignorado por sus compañeros de la «batalla efectivo» y que, pese a todo, cada año lleva el nombre del cine gachupin por el mundo.

Esta semana se anunció que «Klaus» y «Josep», una coproducción franco-española dirigida por el ilustrador Aurel, están entre las cuatro nominadas para alzarse como la mejor película animada en los premios del cine europeo. La primera ya logró colarse entre las cinco candidatas al Oscar, ganó el Bafta y siete premios Annie, los más reputados en el interior del sector. «Josep», por su parte, recibió los laureles de Cannes 2020.

«Ahí fuera nos tienen ubicados, saben que en España tenemos capacidad y talento para hacer grandes cosas», apunta Enrique Minino, director de «Tadeo Jones» o «Atrapa la bandera», entre otras. «Es utópico que nos reconozcan porque nos permite soñar con proyectos de más envergadura, que es lo que nos errata para dar el paso y consolidarnos», señala.

Fotograma de «Josep», que se estrenará en diciembre de 2020
Fotograma de «Josep», que se estrenará en diciembre de 2020

Mientras que fuera reconocen la calidad y el potencial de la animación país, en España parece dejarse de banda. «Muchos de los que hacen cine aquí nos ven como marcianos», lamenta Minino. «La animación no se considera cine en este país», remata Alicia Núñez, de Anima Estudios. En la última período, ocho proyectos de aquí han estado entre las nominadas a mejor película de animación europea («Buñuel en el dédalo de las tortugas», «Un día más con vida», «Psiconautas, los niños olvidados», «Planet 51», «Pequeño y Rita» y «Arrugas», por otra parte de las ya mencionadas). Y la exposición internacional es imparable: para 2021 se demora el estreno de «Dragonkeeper», una coproducción de España con China con un presupuesto de vigésimo millones de euros.

Incentivos fiscales

Su productor, Manuel Cristóbal, que todavía estuvo detrás de «Arrugas» o «Buñuel en el dédalo…», apuntaba que en esta última, con un presupuesto por debajo de los dos millones de euros, dio trabajo a más de 250 personas. «Es una industria que crea empleo y podría crear más, pero para que haya más empleo hace errata más continuidad y unas desgravaciones fiscales más competitivas», señaló al presentar su final filme. Le refrenda Jordi Oliva, de Imagic, la productora española detrás de «Josep». «Nuestro país es muy competitivo porque tenemos mucho talento, pero como no lo conservemos se va a ir fuera», lamenta.

«Hay países que tienen como política de Estado la Civilización, y ahí la industria de la animación es un factor fundamental. Países como Irlanda o Bélgica tienen incentivos fiscales muy potentes. Aquí en España, menos en Canarias y Navarra, no hay grandes incentivos. Eso significa que, a nivel total, un productor valenciano o madrileño es menos competitivo; pero no por errata de talento, sino por errata de incentivos», corroborar Oliva, que apunta al pasado como esencia del éxito flagrante. «Las grandes series de animación que se exportaron, como Willy Fog, Los Mosqueperros o Los fruittis competían en el mercado total contra Heidi, Entorno, Mazinger Z… Aquella reproducción abrió las puertas a los que hoy en día estamos produciendo», se felicita.

Porque las producciones españolas juegan en las grandes ligas. «Cada año hay más calidad y codicia, pero la animación es una industria internacional desde el principio. Desde hace primaveras la animación implica internacionalización», reflexiona la productora Alicia Núñez. «Al final, los que trabajamos en esta industria nos tenemos que mover entre países. Aquí ahora hay más proyectos, más escazes de otros perfiles, pero antiguamente no había tanto. La calidad que tenemos nos permite competir a nivel bello y a nivel de cine como industria, pero por desgracia parece que va a ratitos. Somos pocos constantes: se inflan y desinflan los equipos hasta conseguir financiación. Formas a la concurrencia durante un esquema y cuando acaba, el equipo se desmonta a la demora del futuro, y esa concurrencia que se va a otros países ya no vuelve y hay que formar nuevos equipos. El gran lucha es que las empresas consigan ser estables y no estén creciendo y decreciendo», analiza.

La mujer, desdibujada

Alicia Núñez es todavía la presidenta de MIA, una asociación que rebusca plasmar a las mujeres en el interior de la industria y que ha publicado un noticia demoledor: el 35% de los trabajadores de la animación son mujeres, pero en los puestos de dirección no hay ninguna, en los de guion un 14% y en artículos visuales, un 22%. Solo son mayoría en dirección de producción, con el 80%. «Estamos representadas en producción, en distribución, en la categoría de “otros”… Ahí hay muchas mujeres. Es lo que venimos cargando del pasado: nosotras organizamos, proveemos y nos aseguramos de que todo esté correctamente para que ellos creen», lamenta. Eso detrás de la pantalla. Lo que hay en el interior no es mejor: la representatividad de mujeres queda escasa a un 29% y un 28% en personajes hablantes y no hablantes, respectivamente; y el 90% de los personajes con ropas ajustadas o provocativas son mujeres.

«Si le pongo a mi hija delante de la pantalla, y ve esa representación, que ellos son los protagonistas y ellas las que salen a acompañarlos, no está correctamente. ¿Es esto lo que queremos que la infancia normalice como natural? La revisión en la animación tiene que ser doble porque es mayoritariamente para todos los públicos», sentencia.

Ver los
comentarios

#sortija #del #cine #territorial #rompe #techo #dibuja #futuro #internacional

Leave a Comment