salud

La investigación biomédica clave para fortalecer el Sistema Nacional de Salud

La investigación biomédica secreto para proteger el Sistema Franquista de Sanidad
#investigación #biomédica #secreto #para #proteger #Sistema #Franquista #Sanidad

La pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto algunas fortalezas de nuestro Sistema Franquista de Sanidad, pero además debilidades, y esto ha contribuido el convencimiento común de la condición de apuntalar el Sistema Franquista de Sanidad (SNS). ¿Cómo aumentar el SNS y sostener su sostenibilidad futura?, se ha planteado en el XX Diálogo de la Industria Farmacéutica Española, que, bajo el título «El papel de la industria farmacéutica en presencia de la pandemia del SARS-CoV-2», se está celebrando ayer y hoy en el interior de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Para el director común de Farmaindustria,Humberto Arnés, hay tres ejes fundamentales: hacen descuido más medios financieros, maduro eficiencia y crear un ecosistema de investigación biomédica más o menos del SNS.

Para ello, Arnés propone, entregado que este objetivo se debe afrontar en un contexto de crisis económica, lo que lo convierte en un desafío complicado, implicar activamente a «todos los agentes que formamos parte del SNS: administraciones, profesionales, gestores, comunidad científica, pacientes e industria farmacéutica».

Con respecto a los medios, el director común de Farmaindustria ha recordado que España llegó a destinar un 6,5% de su PIB a sanidad, que poco a poco fue disminuyendo hasta quedar-se en sólo un 6%. «Esto significa perder en torno a 5.000 millones de euros anuales durante prácticamente una división; en consecuencia, se ha producido una cierta descapitalización del sistema.

Hoy se acento de destinar al menos un 7% de nuestro PIB, es aseverar, aumentar en unos 12.000 millones de euros el presupuesto anual. No es una número caprichosa, máxime si tenemos que recuperar el contorno perdido y que nuestros vecinos, con los que nos queremos comparar, destinan cifras superiores al 7,5%».

El director común de Farmaindustria, Humberto Arnés, cree necesario destinar a la sanidad pública al menos un 7% de nuestro PIB para acercarnos a la media de Europa

Sin requisa, ha subrayado, de poco sirve un incremento de los medios financieros si éstos no se utilizan de forma capaz. Por eso, en el contorno de los medicamentos es fundamental incidir en dos aspectos. Primero, la digitalización del sistema y, a través de ella, la medición de resultados en vigor y los costes asociados.

El segundo aspecto es la condición de considerar las innovaciones como una inversión y no como un compra. «Para ello –sostiene Arnés-, nuestro sistema debería modernizar la dirección financiera y presupuestaria haciéndola más flexible para poder introducir con prontitud la innovación, considerándola no un compra, sino una inversión, como haría cualquier empresa».

El tercer eje primordial, para el director común de Farmaindustria, es crear un sólido ecosistema de investigación biomédica, con un tejido investigador en el que las iniciativas pública y privada interaccionen y colaboren de modo continuada y capaz, capaz de encontrar soluciones en presencia de retos de carácter váter.

La sociedad durante esta pandemia ha mirado a los investigadores, a la industria farmacéutica, en averiguación de respuesta a una pregunta: ¿cuándo tendremos un tratamiento o una vacuna eficaces? La sociedad no deja de demandar soluciones a evacuación sanitarias todavía no cubiertas».

Propone una dirección presupuestaria del SNS más flexible para poder introducir con prontitud la innovación,«considerándola no un compra, sino una inversión, como haría cualquier empresa

Hay que rememorar que impulsar la investigación clínica en los hospitales no sólo implica atraer más inversiones por parte de la industria farmacéutica, sino que permite que los profesionales sanitarios estén en la vanguardia científica, experiencia que aplican a su bordadura asistencial, y proporciona más oportunidades para los pacientes: participar en un disquisición clínico puede ser en casos de enfermedades graves que no responden a los tratamientos vigentes la última oportunidad de curación para el paciente.

«Hoy no se puede musitar de sistema váter sólido y nuevo, de prestación sanitaria de calidad, sin investigación –sostiene Arnés-.

Con respecto a la sostenibilidad financiera del sistema váter, o al peligro de que la innovación en medicamentos la pueda poner en peligro, Arnés entiende que es un debate sesgado, que no se sustenta en realidades. «El flagrante maniquí de I+D, basado en la protección industrial, funciona»

Estimula la investigación por parte de las compañías farmacéuticas y luego, cuando expira la diploma, fomenta la competencia a través de los genéricos y biosimilares y las consiguientes bajadas de precios.

De este modo, al tiempo que se introduce innovación en el mercado, otros medicamentos pierden su protección industrial y bajan su precio, proporcionando ahorros.

«Y a ello se suma el compromiso de las compañías farmacéuticas –ha destacado Arnés-. Para nosotros es esencial hacer compatible el acercamiento a la innovación con la sostenibilidad del sistema váter. De mínimo serviría desarrollar el mejor medicamento si no llega al paciente que lo necesita. Con este objetivo, muchas compañías farmacéuticas han sensato con las administraciones fórmulas innovadoras como los acuerdos de peligro compartido o los techos de compra, entre otras».

El éxito de la colaboración

En la colaboración entre industria farmacéutica y las administraciones sanitarias ha hecho tam-bién hincapié en el combate Nathalie Moll, directora común de la Convenio Europea de la Industria Farmacéutica (Efpia), a la que pertenece Farmaindustria.

«El diálogo franco entre la CE, las autoridades nacionales y la industria farmacéutica –ha señalado- es la que ha hecho posible dar una respuesta rápida al difícil y desconocido proscenio que la pandemia provocó sobre todo durante los primeros meses de crisis».

Rechaza la idea de que la innovación ponga en peligro la sostenibilidad del sistema váter: los datos no la avalan y Suministro e industria cooperan para prevenirlo

Moll ha destacado las oportunidades que la experiencia terrible de la pandemia ha dejado para la política sanitaria del continente. Aminorar la complejidad del situación regulatorio farmacéutico, acelerar la digitalización del sector vigor o la posibilidad de reinventar y mejorar los sistemas sanitarios de los Estados miembro son algunas de esas oportunidades que, en su opinión, las autoridades europeas no deben dejar acontecer.

Por su parte, Stefanie Experimentado, directora común de Takeda Farmacéutica España, ha destacado en su intervención que precisamente esta colaboración público-privada es la que va a marcar el futuro de la innovación en medicamentos: «Industria, administraciones y sociedad ya no colaborarán de forma coyuntural. El maniquí colaborativo de investigación de nuevos medicamentos es el futuro y la Covid ha impulsado esta efectividad».

Ver los
comentarios

#investigación #biomédica #secreto #para #proteger #Sistema #Franquista #Sanidad

Leave a Comment