Finanzas

La deuda empresarial se dispara y amenaza con tumbar al 20% del tejido productivo

La deuda empresarial se dispara y amenaza con tumbar al 20% del tejido productivo
#deuda #empresarial #dispara #amenaza #con #tumbar #del #tejido #productivo

Roberto PérezRoberto Pérez

La crisis del coronavirus ha forzado a una gran parte de las empresas españolas a inquirir financiación extra para mantenerse a flote. El Tira de España calcula que prácticamente el 70% de los negocios de este país necesitan solvencia o la van a precisar de aquí a fin de año. Y una parte de ellos presentan un stop aventura de no poder objetar a los préstamos. Un fresco referencia del Tira de España calcula que un 20% de las empresas van a finalizar el año con patrimonio neto pesimista, con su supervivencia directamente amenazada. La anciano parte, pymes. Y, sobre todo, de las actividades más castigadas por el coronavirus: turismo, hostelería, bares, restaurantes y comercios.

En solo cuatro meses, de febrero a junio, el endeudamiento de las empresas españolas se ha disparado en 55.000 millones de euros en números redondos. El parón crematístico ha obligado a cientos de miles de empresas a pedir plata prestado de forma apresurada para mantenerse a flote. Simplemente, para seguir pagando los costes estructurales de negocios que se han quedado sin ingresos o con rendimientos por los suelos.

La crisis del coronavirus ha truncado doce abriles seguidos de desendeudamiento empresarial en España. Los excesos de la «burbuja» que llevaron a la crisis de 2008 inauguraron una nueva etapa de rigor y saneamiento financiero. La crisis puso a estricta dieta al crédito empresarial. Y cuando llegó la remontada económica, a partir de 2014, las empresas siguieron descargándose de préstamos.

Peligro crediticio

Ahora, la dinámica es peligrosamente la contraria: el crédito se dispara con la actividad económica y el empleo hundidos. Es un atmósfera inédito en la historia económica fresco. Y de peligroso futuro, según coinciden en advertir expertos como Anindya Saha, profesor del EAE Business School, para quien este acelerado y abultado endeudamiento empresarial «es un gran aventura, porque no se produce para crecer, para impulsar la inversión y la actividad productiva, sino simplemente para retribuir gastos fijos no soportados por ingresos de explotación».

Este habituado está convencido de que una parte significativa de las empresas que se han aferrado al crédito como decisión de emergencia acabarán tumbadas, sin capacidad para hacer frente a esos préstamos.«Va a favor un porcentaje significativo de fallidos», vaticina Anindya Saha. Yesos impagos golpearán de saciado las ya de por sí deterioradas cuentas públicas, porque gran parte de esos préstamos van con cargo a fondos públicos, vía ICO.

A su razón, deberían estudiarse detenidamente los créditos que se conceden, a qué empresas se otorgan y evaluar que en realidad van a cubrir deposición muy coyunturales de solvencia. Es asegurar, concederlos a empresas capaces de remontar cuando reflote la actividad.

El problema -advierte Anindya Saha- es que parte de esas empresas que se han aferrado a los créditos de la crisis del Covid ya arrastraban dificultades antaño de la pandemia. Y además hay una porción de negocios que, en presencia de la parsimonia de la recuperación, no van a poder sujetar lo suficiente y se verán arrastrados por un endeudamiento excesivo. Para este habituado, en esos casos es «mejor hacer borrón y cuenta nueva», cerrar el negocio antaño de que genere pérdidas y deudas insostenibles, y inquirir otras actividades o panorama profesionales. Más aún viendo lo que está durando el parón crematístico. Este profesor del EAE Business School cree que, si no hay más sobresaltos, «hasta el segundo semestre de 2021 no habrá signos claros de remontada».

Las empresas necesitan más de 220.000 millones

Los expertos Roberto Blanco, Sergio Mayordomo, Álvaro Menéndez y Maristela Mulino advierten además de los riesgos del elevado endeudamiento empresarial que se está dando. Lo han escrito en un fresco referencia del Tira de España. Calculan que, entre abril y diciembre, las deposición de financiación de las empresas españolas serán de entre 224.000 y 238.000 millones de euros. El comercio y las empresas relacionadas con el ocio y el turismo -hostelería y restauración- son las que concentran un anciano porcentaje de negocios deficitarios.

El voluminoso de las deposición de financiación tendrán que cubrirlos con préstamos bancarios, en exclusivo las pymes. Las grandes empresas tienen más beneficio de maniobra para financiarse por vías alternativas, por ejemplo recurriendo a activos líquidos, a reservas de haber, a desinversiones o a aportaciones de los socios. Aún así, calculan que el 69% de las grandes empresas necesitadas de solvencia recurrirán a los bancos, y el 83% de las pymes.

Insolvencias a la instinto

Frente a esta ascenso del crédito, el problema lo van a tener aquellas empresas que acaben asfixiadas por la deuda y los bajos ingresos, más aún en presencia de lo que está durando la crisis. Ese aventura de insolvencia planea ya sobre un parte relevante del tejido productivo gachupin. Según el mencionado referencia del Tira de España, este año prácticamente la parte de las empresas españolas verán deteriorada su situación patrimonial. Los autores del referencia recuerdan que «un endeudamiento elevado supone una anciano vulnerabilidad», y calculan que entre el 20 y el 23% del empleo está atrapado en empresas de vulnerabilidad especialmente elevada.

Estos especialistas calculan que más de la parte de las empresas españolas no han sido capaces de hacer frente a la crisis del coronavirus sin ver deteriorada su situación patrimonial. Más de la parte del tejido productivo gachupin ha incrementado «significativamente los niveles de vulnerabilidad financiera».

Según este mismo referencia del Tira de España, antaño de que llegara la pandemia aproximadamente el 15% de las empresas tenían patrimonio neto pesimista, pero cuando acabe el año serán más del 20%. En el caso de las actividades de hostelería, restauración y turismo, el porcentaje se prevé que ronde el 40%. Esos son los casos más críticos. Pero si se cuentan además aquellos negocios cuyo patrimonio supondrá menos de la parte de su deuda neta, el porcentaje superará el 25% de todo el tejido empresarial gachupin y superará el 40% en el sector de hoteles, restaurantes, bares y ocio, según los cálculos realizados por estos expertos del Tira de España.

El aventura que conlleva la ascenso del endeudamiento de las empresas se hará más severo cuanto más lenta sea la recuperación. Y, a la instinto de cómo marchan el empleo y el PIB, la remontada está acullá de ser rápida. España acabó agosto con 528.000 ocupados menos que hace un año; tras seis meses de pandemia se ha recuperado menos de la parte del empleo destruido por el coronavirus; y por otra parte, al finalizar julio, había más de un millón de afectados por los ERTE, casi 900.000 de ellos con sus empleos suspendidos y el resto con horario y sueldo recortados.

Ver los
comentarios

#deuda #empresarial #dispara #amenaza #con #tumbar #del #tejido #productivo

Leave a Comment