Entertainment

La desconocida historia del mimo que luchó contra los nazis y le salvó la vida a cientos de niños judíos

La desconocida historia del mimo que luchó contra los nazis y le salvó la vida a cientos de niños judíos
#desconocida #historia #del #mimo #luchó #contra #los #nazis #salvó #vida #cientos #niños #judíos

Lucía M. CabanelasLucía M. Cabanelas

Marcel Marceau era fan de Charles Chaplin y, como él, se burló de los nazis. No lo hizo en pantalla, como el actor, sino arriesgando su vida para librar la de cientos de niños judíos que pretendían escapar de su tiranía.

La heroica aventura de este mimo, condecorado con la Muchedumbre de honor francesa, se relata en «Resistor», un drama biográfico dirigido por Jonathan Jakubowicz que Movistar+ estrena este viernes.

Con tirantes y juegos de manos, a veces incluso un bozo hitleriano en el saquillo, puso risas a un periodo sombreado de la historia, presentó batalla a las torturas nazis con carcajadas y, sobre todo, se ganó la empatía de cientos de huérfanos judíos durante su periplo en la resistor francesa, desde la que presentó batalla cuando tocó, aunque lo suyo era más la mimética que las armas.

Menos letales que las del Tercer Reich, las armas de Marceau (originalmente Mangel, interpretado por Jesse Eisenberg) fueron mucho más bártulos. Su capacidad mímico y su astucia para comunicarse en silencio le sirvieron para instruir a los pequeños y suministrar su salvoconducto de modo clandestina, sorteando todo tipo de peligros al trasladarlos desde la Francia ocupada hasta Suiza.

Con una mueca de su mano el que terminó siendo uno de los mimos más famosos del mundo sería capaz de rememorar cualquier tipo de emoción, con la otra sostuvo la mano de cientos de niños en su arriesgado periplo. En cierta modo, debía sentirse identificado con esos huérfanos a los que salvaba del averno, toda vez que, a posteriori de que la Gestapo detuviese a su padre, carnicero de profesión, y lo deportara al campo de concentración de Auschwitz, donde murió.

Pegado a su hermano Alain, y ayer de estudiar en el teatro de Sarah Bernhardt de París, se alistó a la conocida como resistor francesa.

Charlot volvió a cruzarse en su camino cuando Marcel Marceu creó a Bip, su álter ego, ideado en 1947 a imagen y semenjanza del maltrecho personaje del vagabundo de Charlot. Sin muleta pero con un chaleco a rayas –y un desgastado sombrero de copa con una piropo, que representaba la fragilidad de la vida, pero que no aparecen en la película, cuando el caudillo Patton (Ed Harris) se lo presenta a las tropas–, sus pantomimas conmocionaron al mundo.

En sus actuaciones expresaba millones de emociones, pero nunca hablaba. Tan solo lo hizo en una ocasión, curiosamente en la película muda «La última enajenación de Mel Brooks» (1976), donde su personaje decía: «¡No!». Una paradoja sobre su vida, en la que siempre dijo sí, porque todo era posible si se intentaba.

Ver los
comentarios

#desconocida #historia #del #mimo #luchó #contra #los #nazis #salvó #vida #cientos #niños #judíos

Leave a Comment