viajes-y-turismo

La cúpula de hormigón sin armar más grande (y más bella) del mundo

La cúpula de hormigón sin componer más vasto (y más bella) del mundo
#cúpula #hormigón #sin #componer #más #vasto #más #bella #del #mundo

J. F. AlonsoJ. F. Alonso

En la antigua Roma, cada arista merece que se detenga el cronómetro, incluso ahora, en estos tiempos difíciles en los que miramos tanto las mascarillas como los monumentos. En el paseo por el centro hemos dejado a espaldas la Fontana de Trevi, limpia y brillante, donde los selfis se toman con la cara descubierta, a pesar de la prohibición. Y además lo que queda del templo de Adriano, merienda columnas corintias de quince metros de categoría. Súbito, unos metros más allá, el callejeo conduce casi inevitablemente a la Piazza della Rotonda y a uno de los monumentos más bellos del mundo, el Panteón de Agripa o Panteón de Roma.

Muchos viajeros confiesan que, si solo pudieran designar un edificio de la ciudad, se quedarían con este antiguo templo romano, una dormitorio maestra admirada tanto por los turistas como por arquitectos e ingenieros. La presencia, sobre todo en el interior, es una sopapo de belleza e historia que sorprende por su excelente estado de conservación oportuno a sus innovadoras técnicas de construcción, estudiadas y analizadas repetidamente por los expertos, y a que siempre ha estado en uso. Desde el siglo VII, como iglesia: Santa María de los Mártires o Santa María Rotonda.

El Panteón se construyó en el siglo II bajo el mandato de Adriano -con un diseño que se suele atribuir a Apolodoro de Damasco– en el ocasión donde estaba el templo que levantó el caudillo Ámbito Agripa en memoria de César Egregio. Aquel templo quedó destruido por un incendio. Pero su heredero permanece en pie, imperturbable, casi dos mil abriles luego, con la columnata de ataque (pronaos) y la enorme nave circular, de 43 metros de diámetro y otros 43 de categoría. Y la cúpula, claro, el corazón del edificio, cuyo diámetro es de 43,44 m. La maduro cúpula de hormigón en masa de la historia. Un alarde aún hoy.

Una de las claves de la construcción del Panteón está, en finalidad, en el hormigón. Hace unos abriles, un estudio publicado en la revista de la Institución Doméstico de Ciencias de Estados Unidos reveló que la masa con la que se construyeron los grandes edificios romanos de la época tenía un 85% de arena volcánica. En los cimientos se había usado mármol, mucho más pesado, pero en la cúpula optaron por los cascotes volcánicos. La cúpula se convirtió, al fraguar el hormigón, en una sola dormitorio, la edificación de hormigón en masa más vasto del mundo.

La cúpula -más vasto que la de San Pedro- fue construida mediante sucesivos y decercientes anillos concéntricos de hormigón: cada vez más pequeños y más delgados (desde 5,9 metros a 1,5). Y, en el centro, su célebre óculo de 8,92 metros de diámetro que deja suceder la luz y la chubasco. Brunelleschi -que estudió el Panteón para su trabajo en la cúpula del Duomo de Florencia– pensó que aquella construcción terminaría por caerse, pero los arquitectos de la ahora creen que si la cubierta estuviese tapada, entraría en tracción en la cúspide y probablemente no hubiera resistido ese esfuerzo. El Domingo de Pentecostés, los bomberos arrojan desde ese óculo millones de rosas rojas, una bellísima chubasco de pétalos que simbolizan la muerte de Cristo.

La técnica del hormigón armado (se añade arma blanca a la argamasa) se suele atribuir a Joseph-Louis Lambot, que en 1848 produjo el primer barco de hormigón armado conocido. Ese barco fue presentado en la Exposición Universal de París en 1855. Respecto al exitoso cemento Portland, fue inventado en 1824 en Inglaterra por el constructor Joseph Aspdin. El conglomerado resultante se parecía mucho al aspecto de las rocas que se encuentran en la isla de Portland, en el condado de Dorset, de donde procede su nombre. Los romanos, según se ha comprobado recientemente, descubrieron la competencia del uso de los materiales volcánicos, sobre todo en contacto con el agua, y hallaron en la naturaleza unos materiales que la ciencia moderna tardaría siglos en igualar con el citado cemento Portland.

El Panteón de Roma, en la Piazza della Rotonda
El Panteón de Roma, en la Piazza della Rotonda

El Panteón es el monumento más visitado de Italia con más de nueve millones de personas en el 2019. De la cúpul9a dijo Miguel Donosura: «Disegno angelico e non umano». En su interior se hallan numerosas obras de arte, y las tumbas de los primeros reyes de Italia y de personajes como el pintor y arquitecto renacentista Rafael, fallecido el 6 abril de 1520 en Roma, hace ahora 500 abriles. Su epitafio reza: «Aquí yace Rafael. Cuando vivía, la Naturaleza temió ser vencida por él, y al fallecer él, temió fallecer ella».

Ver los
comentarios

#cúpula #hormigón #sin #componer #más #vasto #más #bella #del #mundo

Leave a Comment