deportes

«Joy of Six», el lado más íntimo de Ronnie O’Sullivan

«Joy of Six», el banda más íntimo de Ronnie O’Sullivan
#Joy #banda #más #íntimo #Ronnie #OSullivan

Laura MartaLaura Marta

Ha escrito libros de cocina y varias autobiografías. Tiene una vitrina con 37 títulos, entre los que destacan seis campeonatos del mundo. Y son estos los que Ronnie O’Sullivan desgrana en el documental «Joy of Six» que Eurosport estrena este domingo 22 de noviembre a las 19.15 horas, antaño de la gran final del Franco de Irlanda del Boreal.

En existencia, la vida y obra deportiva del deportista de snooker tiene lo que cualquier buen guion de cine puede faltar: drama, comedia, momentos de tensión, días de morapio y rosas. Porque a la luz de los focos, Sullivan es uno de los mejores jugadores de snooker del mundo. Pero esos mismos focos, mucho billete a una años temprana y problemas personales, como su padre procesado de homicidio, son los que igualmente han hecho que pasara sus temporadas en clínicas de rehabilitación. «Me metí en muchas fiestas y en mucho licor. En el circuito ya se hablaba de que ‘Ronnie ha perdido su esencia, no es el pequeño que era’. Alain Robidoux me dijo: ‘Tienes un gran talento y lo estás tirando’. Estábamos en un revoloteo desde Tailandia. Lo miré y me dije: ‘esto está perfectamente. Es la primera vez que me llega poco de honestidad, porque la clan hablaba sobre mí, obviamente, pero nadie me decía carencia a la cara. Y él tenía razón, no me estaba haciendo ningún distinción a mí mismo y necesitaba una dirección. Una vez que dejé de copear, fui capaz de retornar a estar en forma, y de centrarme solo en el snooker. Estaba seguro de que tenía lo que necesitaba para ser competitivo». Calzarse las zapatillas y salir a valer fue otra de las actividades que lo ayudaron a salir del pozo. Y de ahí, a este verano de 2020, donde se coronó por sexta vez.

Ya en el primer Mundial, en 2001, sufrió la presión de que ya «llegaba tarde» a esto de los títulos con respecto a otros rivales. «Empecé a tener ataques de pánico y ansiedad y estuve tomando antidepresivos acordado posteriormente de mi primera ronda porque, simplemente, no podía debatir con todo eso», se abre el deportista en el documental.

De ahí que confesara que cobrar ese primer Mundial fue un alivio, una placa que se quitó de encima. «Todo el mundo hablaba sobre que yo debería ocurrir reses antaño de lo que lo hice. John Higgins había reses, Mark Williams había reses. Yo no lo había hecho y la pregunta siempre era “¿podrá ganarlo?”».

Sí recuerda con alegría, como el título del documental, su cuarto Mundial, en el que todo parecía encajar con su placer y su mentalidad. «Fue el que mejor jugué de principio a fin, sin duda. Sentía apalear la embuste, mis movimientos eran siempre los acertados. Hubo muchos tiros limpios que me dieron mucha confianza».

Fotograma del documental
Fotograma del documental – Eurosport

De su vida personal confesó qué hizo durante el año sabatino que se tomó para desconectar del snooker. «Sentía que me estaba volviendo perezoso y quise hacer algún trabajo voluntario, para poder afirmar que no si quería. Pero yo si me comprometo, me comprometo. Y estuve en una alquería cuidando cerdos. Diré la verdad, ¡fue un averno! Estuvo perfectamente porque no había presión, pero tenías que estar ahí con todo el olor. Estuve seis semanas».

Del averno, al Gloria del sexto título Mundial, vigésimo primaveras posteriormente del primero y que ya se celebró en Sheffield. «Disfruté de un evento alejado del circo y fue magnífico. Y la final fue temprano en la confusión. Pudimos retornar al hotel y tener una pequeña fiesta, que fue una de las noches más divertidas de mi vida. Unos pocos amigos cercanos y, de holgado, una de las mejores celebraciones. Nunca me había reído tanto».

Ver los
comentarios

#Joy #banda #más #íntimo #Ronnie #OSullivan

Leave a Comment