entretenimiento

Jorge Alesanco, una vida entre leones al margen de la pandemia

Jorge Alesanco, una vida entre leones al beneficio de la pandemia
#Jorge #Alesanco #una #vida #entre #leones #beneficio #pandemia

Federico Marín BellónFederico Marín Bellón

No se puede opinar que a Jorge Alesanco la pandemia le pillara entre leones, porque ya lleva trece abriles entre ellos, hasta el punto de que, según presume, lo aceptan «como uno más». Empezó un poco por casualidad, al construir un campamento que resultó estar sesudo en el contorno de una manada.

No es la única especie protagonista delante las cámaras de este documentalista, que se tardanza unos segundos en coger el teléfono porque «estaba con una serpiente». Lo dice como quien tiene que retirar la comida del fuego. El primer capítulo de «El rey de la sabana» se puede ver en RTVE a la carta y pronto se emitirán más episodios de la serie de Story Producciones.

A orillas del río Mara, cuenta Alesanco, el confinamiento se ha notado en las cancelaciones de safaris. Él tuvo «la suerte» de que el equipo de TVE decidió seguir allí, viendo la situación catastrófica en España.

Kipling no iba muy desencaminado con «El manual de la selva».

He sido pionero en conocer los leones. Me han aceptado en dos manadas ya, una hace abriles y esta, que desplazó a la primera. La confianza es total.

De estas historias siempre conocemos los finales a lo Atractivo Cristo.

El audaz salvaje es diferente al que vive en cautividad. No tiene la tontería del que tiene la comida asegurada. Estos tienen que cazar y criar a los cachorros en circunstancias adversas. Tienen la mente más despierta. No les puede dar ningún «flus» o ataque de belicosidad.

Luego está el demente de «Tiger King».

Existe el narcisismo y luego están los verdaderos amantes de la naturaleza, como Félix Rodríguez de la Fuente. Los primeros utilizan a los animales igual que a los que les da por presumir de una moto o un Porsche.

¿Usted no se vuelve tarumba con tan poco contacto humano?

Vivo con Mariola, mi mujer, otra gran enamorado de África. Somos felices. No nos ha podido poner la vida en un escena mejor para ser nosotros mismos.

¿Echa de menos tener más vida social?

Me gusta charlar, estar con la muchedumbre, tomarme unos vinos, pero en el fondo soy un solitario.

Es casi Mowgli de adulto.

Podríamos ponerlo así. Si llegase una catástrofe y la manada sobreviviera, podría sobrevivir con ellos, tenderse, ingerir de las presas que cazan…, me aceptan, pero tengo mi casa.

Alesanco, siempre a un paso de los leones
Alesanco, siempre a un paso de los leones

Ha sido uno de los pocos testigos de la gran migración africana.

Es un privilegio definitivo, que este año se pierde mucha muchedumbre. Ese drama del cruce de los ñus que vienen del Serengueti a los pastos más verdes, ese caos definitivo porque les esperan los cocodrilos gigantes, es un maremagnum de vida y crimen que impacta.

¿Los turistas no son dañinos?

En definitivo. Estos parques naturales se conservan gracias al turismo. Sin ellos los gobiernos no sacarían capital. Otras zonas terminan siendo plantadas y los animales perecen. Yo asimismo prefiero ver a los leones y a los guepardos solos.

¿Es verdad que a veces el maduro conflicto para los leones son los masái?

Hay incluso envenenamientos. En épocas duras, cuando hay escasez, los leones se acercan a las manadas de vacas y hay represalias. Sin turistas que supervisen eso, muchas manadas pueden extinguirse.

Lo ven de más cerca, pero ¿pueden competir en medios con la BBC y National Geographic?

Esas grandes empresas tienen sus equipos de cineastas, pero nosotros, al comportarse aquí, podemos conseguir unos planos más inéditos, exclusivos e impresionantes que la BBC. Ellos tienen que labrar desde distancias de seguridad. Nosotros conseguimos maduro intimidad.

¿La calidad de las cámaras no es tan determinante?

Son un referente. A nivel fotográfico tienen documentales grandiosos, pero quizá el ritmo no es tan dinámico como el nuestro, que no sirve para echarse la siesta. En los próximos capítulos de «El rey de la sabana» la calidad será mejor. Yo no tenía la cámara que tengo ahora. Pero si no sabes contar perfectamente una historia, por muy buenas imágenes que tengas, no gustará tanto al sabido.

¿Alguna vez tiene la tentación de intervenir, dejar la posición de único observador?

Había una leona que mató a tres de sus pequeños y al atacar a otro dejó a uno mortecino. Iba a expirar inútilmente. Lo cogí y lo solté en la manada. Puedes hacer una buena argumento que no cambia el curso naturaleza, pero prefiero no intervenir.

¿Esa crueldad es para todos los públicos?

Los niños lo entienden entienden mucho mejor que los adultos porque tienen el cerebro fresco. Intentar taparles la sinceridad de la naturaleza es un error en su educación. Siquiera hay que cebarse en el drama por el único vicio de sacar crueldades. Hay que ser sensible sin esconder lo malo.

¿Se cansará alguna vez de comportarse así?

Aburrirme, nunca. África siempre te hace sentirte hacia lo alto o debajo. Es mágica. Todo hombre debería venir porque luego vuelves a la sociedad y la ves distinta. Ahora mismo estoy viendo cinco jirafas desde la terraza.

Palabra de momentos bajos…

África asimismo es dura, hay que entenderla. Hay competencia con otros campamentos que te tiran con bazoka y tienes tu parte de amoldamiento. Los africanos son muy buena muchedumbre, pero hasta que ven que estás adaptado e incluso luego te vienen golpes.

¿Piensa tener lugar toda la vida allí?

Desde que era pequeño tenía el «mal de África», antaño incluso de conocerla. Mi sueño es expirar aquí.

Ver los
comentarios

#Jorge #Alesanco #una #vida #entre #leones #beneficio #pandemia

Leave a Comment