Finanzas

IGNACIO MARCO-GARDOQUI: Solvencia no, rentabilidad

IGNACIO MARCO-GARDOQUI: Solvencia no, rentabilidad
#IGNACIO #MARCOGARDOQUI #Solvencia #rentabilidad

IGNACIO MARCO-GARDOQUI

El anuncio de la fusión entre Caixabank y Bankia ha tenido una inusual bienvenida caudillo. Incluso Iglesias se ha tragado el sapo sin excesivas protestas, a pesar de que supone el suspensión de su sueño de edificar a su cerca de una banca pública. Peor aún. Supone avanzar en sentido contrario con destino a la privatización de Bankia, al diluir la billete pública en una entidad viejo y con accionistas muy relevantes. Esto demuestra que la audacia tiene sentido, es oportuna y camina en la dirección que el BCE y en exclusivo De Guindos han reclamado con insistencia.

Contrariamente a los muchos ejemplos anteriores, aquí no se alcahuetería de poner a a excepción de a una entidad amenazada -ninguna de las dos muestran problemas urgentes de solvencia-, sino de apañarse una rentabilidad huida. La regulación que les asfixia con crecientes requerimientos de renta y la persistencia de unos tipos en niveles ridículos, unidos a la crisis limitan los márgenes hasta límites insoportables. De ahí que la búsqueda de tamaños mayores para ganar costes menores sea la tabla de salvación a la que se aferran las entidades, al menos las europeas. Por eso no es imprudente colocar a que este episodio será solo el primero de una nueva ola de operaciones corporativas, a las que la desaparición de un mercado bancario europeo efectivamente único, condena a ser solo nacionales.

Faltan muchos «detalles», como la ecuación de canje, los porcentajes definitivos y la siempre delicada delimitación de poderes en la ahora y los siempre disputados repartos y sustituciones del futuro. Fainé -un gran poder en la trastienda-, no es hombre precisamente sencillo, pero tanto Goirigolzarri como Gortázar son personas sensatas y no les resultará difícil acomodar las obligadas deposición empresariales con las comprensibles aspiraciones personales.

Aunque se trate de un asunto empresarial resultan imposibles de eludir sus implicaciones políticas. Esto es un nuevo fracaso de aquellos que ven en el final del «procés» el principio del paraíso en la Tierra. Pues no. Este es un paso, y grande, en el avance de esa enfermedad silente que padece la sociedad catalana y la conduce inexorablemente a su pérdida de influencia.

IGNACIO MARCO-GARDOQUIIGNACIO MARCO-GARDOQUI

Ver los
comentarios

#IGNACIO #MARCOGARDOQUI #Solvencia #rentabilidad

Leave a Comment