deportes

Hughes .: Una velocidad necesaria

Hughes .: Una velocidad necesaria
#Hughes #Una #velocidad #necesaria

Hughes .

Luis Enrique sacó a Fati y Traoré y con ellos, luego de abriles de endogámico tiquitaca y de la demacración de Iniesta, nos llega, por fin, un poquito de pigmentación. Fati enseña intuición, mientras que Adama es, sobre todo, velocidad. Para entenderla, al no ser de ciencias como los expertos de Sánchez, nos tenemos que ir a Woody Allen, que definía la comedia como tragedia más tiempo. Aislándolo, el tiempo sería comedia menos drama. ¿Qué puede ser eso? La risa depurada de dramatismo y tremebundez. Un saldo bienhumorado que da la experiencia, leve inclinación a la alegría. Quizás la clásica virtud de la eutrapelia, ese moderado estar contento.

Si nos la llevamos a la definición de velocidad (espacio partido por tiempo), la velocidad sería la relación entre el espacio (la facción) y la eutrapelia, todas las veces que Adama Traoré nos entonó el humor con su superación del defensa, el ucraniano Sobol, que las pasó canutas. Decía Cruyff que al extremo derecho le bastaba con escuchar lo que el preparador tenía que contar del limítrofe izquierdo, pero Adama pronto cargó con otro defensa adicional, del que asimismo se marchaba como dejándolo antes, apartándolo de sí como a un estorbo.

A Adama le van a tocar extremo shakesperiano por lo de «Mucho ruido y pocas nueces», porque cuando centra siempre encuentra la comienzo desprovisto del punta, un «9» que acude a rematar como «Sleepy Hollow»; pero Adama se mueve, recibe, se marcha, fija al equipo como una chincheta en la facción y en el zapateo de parejas del partido se queda con su defensa y el de un compañero. Sobre todas las cosas, Adama imprime, imprime velocidad, que es el extraño verbo que se ha generalizado en el fútbol y que el extremo comparte con un Lado Central impresor de billetes. Constante su velocidad (la de Adama lo es), toda «impresión» subirá los precios, nos llevará quizás a una inflación de expectativas ofensivas que puede parecer mera ilusión, pero que necesitamos.

Luis Enrique ya ha conseguido dos tipos de velocidad: la de la presión y la de Adama, pero el extremo necesita un togado de cuerda que le proteja y un punta que le dé sentido. Adama es demasiado rápido para los dos.

Hughes .Hughes .Articulista de OpiniónHughes .

Ver los
comentarios

#Hughes #Una #velocidad #necesaria

Leave a Comment