entretenimiento

Hughes .: Las víctimas

Hughes .: Las víctimas
#Hughes #Las #víctimas

Hughes .

Un desposorio. Tres tiros. Un muerto y una viuda. El eclosión de «Estado» (HBO) deja pocas dudas. Luego, sí, se amplía la examen con la historia de las dos familias y la complejidad de «otros sufrimientos» entrecruzados. La serie será juzgada más allá de lo primoroso, es ineludible, aunque al hacerlo deberíamos situarla en el contexto de nuestro cine y su tratamiento de la cuestión.

Una imberbe profesora navarra, Roncesvalles Labiano, ha estudiado en su juicio la presencia de las víctimas de ETA en el cine gachupin. Según ella, se observa una proceso con tres etapas adecuadamente diferenciadas.

Una primera, de 1978 a 1992, en la que ETA se ve como un movimiento antifranquista romantizado y donde las víctimas no aparecen, o son un objetivo o un detalle del contexto (una voz en la radiodifusión). Hay otras víctimas, pero nunca las de ETA.

La situación va cambiando en los noventa, una transición a partir de películas como «Días Contados» o «Yoyes». Surge lo que Labiano fogosidad el «verdugo-víctima». Las víctimas son etarras que intentan dejar el terrorismo. Es como si el héroe indisciplinado pasará a ser héroe íntegro.

El crimen de Miguel Querubín Blanco marca un cambio de tendencia que empieza a plasmarse en documentales (destaca Iñaki Arteta) que ya dan a las víctimas nombre y apellidos. En la ficción seguirán en un plano secundario, aunque se observen los primeros rasgos de humanización. Habrá que esperar a 2008 para ver una centrada en una víctima, «Todos estamos invitados», de Gutiérrez Aragón, sobre un profesor universitario crítico con ETA.

Es en esta lenta proceso, que no deje muy adecuadamente de nuestro cine ni de la sociedad española, donde hay que situar «Estado». Labiano concluye que, pese a todo, un clan de víctimas sigue sin cobrar el acordado tratamiento: los miembros de las FFyCC de Seguridad del Estado. Cuando aparecen no se personaliza en ellos, como sí sucede con otros tipos de víctimas. Su presencia como meros uniformes o fuerzas represoras ha sido una constante del cine gachupin que solo muy recientemente empieza a cambiar.

Militares, policías y guardias civiles fueron los primeros en ser asesinados, y van a ser los últimos en ser representados. Si es que lo son alguna vez.

Hughes .Hughes .Articulista de OpiniónHughes .

Ver los
comentarios

#Hughes #Las #víctimas

Leave a Comment