entretenimiento

Huele a peluche quemado en Villa Montaña

Huele a peluche hasta la coronilla en Villa Montaña
#Huele #peluche #hasta la coronilla #Villa #Montaña

Novo

La gran estampa del episodio 4 de «La isla de las tentaciones» la protagonizó «Rosito». «Rosito» es un peluche sobre el que pende una amenaza de desintegración. De confirmarse, creemos que Mayka, que es su legítima propietaria, sería capaz de imitar a Melyssa y plantarse en Villa Montaña. Si es así, lo más prudente para Pablo sería entregarse la isla, pero no en barco, sino en cohete. Para que no le pille fijo. Incluso le recomendaríamos que, como ocurre en las pelis de testigos protegidos, cambiase de nombre, de vida y hasta de planeta. Miedo nos da Mayka cómo le maten su peluche.

El capítulo 3 de «La isla de las tentaciones» nos dejó a Melyssa desencadenada. Y encajado ahí arrancó el episodio de ayer, en el que el primer desencadenado fue Tom y la última, ya lo hemos dicho, Mayka.

«Ya no eres mi novio», le había dicho Melyssa en su visitante sorpresa a Villa Montaña, allá donde los solteros tontean con las tentaciones. «Se acabó», remarcó la muchacha ayer de tomar las de Villadiego. Allá de caer en la depresión –lejísimos en existencia–, Tom vio el bóveda celeste extenso en presencia de esas palabras. Las interpretó como una invitación en bandeja a hacer el chiva loca. El aflicción por el fin de su relación de nueves meses le duró unos nueve minutos. «Quiero desconectar, quiero danzar», anunció, de pie en el sofá, en modo rey del harén. «Me dejo sufrir», confesó a cámara. El montador del software consideró oportuno pinchar en ese momento música propia de la tercera hora de una macroboda, pero lo que en existencia pedía esa coyuntura era un clásico de Antonio Vega: «Se dejaba sufrir».

«Pon tus manos a explotar», anima el difunto talento madrileño en esa canción. Y eso es lo que hizo Tom. En concreto en dirección a Sandra, 21 primaveras, estudiante de moda, que previamente había notorio: «Yo no vengo a romper carencia». Se supone que se refería a la vajillo.

«¿Por qué estás siempre conmigo? ¿Por qué haces daño a mi corazón», le preguntó Tom a Sandra –quien ya buscó el simpatía en «Mujeres y Hombres y Al revés»– mientras se acurrucaban en la cama.

Sandra: ¿En qué piensas?

Tom: En hacerte un beso.

Tom besa a Sandra, que no es su novia
Tom besa a Sandra, que no es su novia – Telecinco

No tiene un dominio categórico del idioma, y puede que eso explique la expresión. O puede que fuese un lapsus y, en zona, de «hacerte un beso» lo que quería sostener es que le quería hacer lo otro. Fuese o no un cruce de cables, el caso es que Tom le hizo un beso a Sandra. Luego se fueron a tenderse. Cada uno en su cama, por ahora.

El leve rectificación de Tom

A la mañana sucesivo, Tom se levantó con un leve cargo de conciencia, una levísima resaca amorosa. Si el software llega a ser «First Dates» en zona de «La isla de las tentaciones» lo habrían presentado como «contrito, pero no mucho». Él prefirió sostener «poco contrito». Se declaró hecho un lío: «Sandra me gusta, pero quiero a Melyssa», proclamó Tom «Corazón Alocado» (recuerden a Machín: «cómo se pueden querer / dos mujeres a la vez / y no estar chalado). Eso fue ayer de su paradisíaca cita bajo las palmeras con su ya adorador, batalla en el que contamos dos besitos más. «No puedo más. Quiero ser acertado», se explicó él en presencia de las cámaras. Ya desatado, la besó en la piscina, en el salón de la casa, en la cama –durmieron juntos– y no quedó rincón de Villa Montaña en la que no lo hiciese, o eso nos pareció. «Me estoy dejando sufrir al cien por cien», analizó Sandra. Fíjense si hay conexión que hasta ya emplean la misma impresión. Incomprensiblemente, Antonio Vega siguió sin sonar. En «¿Quién quiere casarse con mi hijo» no dejaban escapar ocasiones así.

Mientras tanto, Melyssa habitaba no en otro villa, sino en los mundos de Yupi: «Pórtate correctamente, Tom», decía a cámara, ignorante de lo su novio se había tomado al pie de la letrilla su «ya no eres mi novio». Previamente, Sandra Barneda, la Mónica Naranjo de esta publicación, se había erigido en Comité de Competición y había anunciado la punición para Melyssa por atropellar las normas. Fue blandita y le ofreció esta encrucijada: o se iba de la isla sin departir con su aún mozo o se quedaba y prometía no interrumpir nunca más el confinamiento de Villa Playa, que es el paraíso de las chicas y los solteros. Eligió esto postrer.

El pico de Mayka a Marta para pasmo de «pagafantas» Kevin
El pico de Mayka a Marta para pasmo de «pagafantas» Kevin – Telecinco

¿El correctamente o el mal? Ésa es la cuestión

Apuntemos aquí que, cronológicamente, el de Tom y Sandra no fue el primer beso en los morros de la publicación (descontamos, claro, los interparejas), pues ayer está el pico que le lanzó Mayka a Marta en presencia de los fanales de Kevin, seguido de un provocador «aprende». El tal Kevin va de enamorado, y con ese rollito melancólico estaba pasado que le iban a robar la tostada. Así fue: para su segunda cita con un soltero, Marta se decantó por el patrón alicantino Dani. Él le hace dudar: «¿Qué camino eliges? ¿El correctamente o el mal?», se preguntó la muchacha a cámara. Marta no parece ya la misma que le montó una escenita de celos a su novio Lester –por carencia– en el episodio uno. Se le ve más liberada, y a punto estuvo de profundizar con el tal Dani. Es lo que tiene la isla. El novio, Lester, siquiera pierde el tiempo, puesto que durmió, sin roce, con una de las solteras, Patri, que está sacando brillo en la isla a su facción de Miss Baix Llobregat.

Óscar y Andrea, camino del doblete

Capítulo a excepción de merecen los dos reincidentes de la isla, Óscar y Andrea, que se aparearon en la publicación precedente. Por si algún tenía alguna duda –en Mediaset fijo que nadie– les avanzamos que uno y otro están dispuestos a repetir. No entre ellos, porque acabaron mal y, sobre todo, porque están en islas diferentes.

Andrea ha puesto en su diana al novio de Melodie, Christian, quien la eligió para su segunda cita. Por tres razones: por «guapa», «simpática» y «para probar otras cosas». Hablando de probar, esto le dijo la tentación: «Me encanta la goma». «No va a poder resistirse», pronosticó la muchacha, muy segura de que será la primera que consiga un doblete en el «reality show». A esas jefatura, Christian aún ignora que Melodie ha cubo por acabada la relación por una frase. Es de suponer que cuando se entere, Andrea habrá rematado el objetivo. Una vez rematado ese doblete, la muchacha podrá seguir progresando en la tele: se posicionará sin duda para «La Casa Robusto» –si es que a Mediaset le da por repetir esta estupidez sin más sentido que procurar el tamagochi de la audiencia de «realities»– y no la descarten para «Supervivientes». Ella va a poner toda la carne en la parrilla.

Mayka, con su nuevo peluche humano, Óscar, que no es su novio
Mayka, con su nuevo peluche humano, Óscar, que no es su novio – Telecinco

En cuanto a Óscar, va allanando el camino cerca de la cama de Mayka, aún pareja de Pablo. «Me hace sentirme harto distinto. Quiero a mi novio, pero me gusta estar contigo», le dijo ella, ayer de elegirlo para su segunda cita. Pronunció entonces la frase que, tras una publicación y pico de «La isla de las tentaciones», todos sabemos que es el preludio de los fuegos artificiales: «Me está ayudando muchísimo».

Sí, amigos y amigas: «me está ayudando mucho» en boca de una novia de este software es siempre el anticipación de un «hay más imágenes» de Sandra Barneda. Y no imágenes de las que son agradables de ver, no.

Dicho y hecho: unos minutos posteriormente del «me está ayudando mucho», vimos a Mayka y Óscar besarse y sobarse en una piscina. «Estoy cien por cien acertado y no quiero que acabe», proclamó ella.

El doblete de Óscar es ya un hecho, y por ello huele a peluche hasta la coronilla en Villa Montaña. Solo es cuestión de que el corneado se entere. Y es que Pablo, el aún novio de Mayka, duerme con un muñeco de su novia, que ésta le dejo como prueba de simpatía y para que se acordase de ella. «Como me pongo los cuernos, lo quemo», anunció segundos posteriormente de que viésemos –nosotros, no él– la escenita piscinera entre Mayka y Óscar. Poco se huele, y eso que aún no ha ido a la hoguera de la que saldrá hasta la coronilla: «Es como los tiburones, ve la casta y ataca», dice de Óscar.

El software avanzó y el peluche reapareció. Pero esto lo contaremos más delante. Vayamos por orden cronológico, que si nos dejamos sufrir, como Tom, nos perdemos.

Alessandro y Patry, los dos incautos que se han incorporado al programa
Alessandro y Patry, los dos incautos que se han incorporado al software – Telecinco

Antaño del inicio de la segunda hoguera de chicas, aterrizaron en la isla otros incautos que vienen a probar su simpatía –en su caso, de un año de duración– en «La isla de las tentaciones». Alessandro y Patry se llaman. En tan breve espacio ya ha habido tiempo para que ella lo cornease, según confesaron abiertamente. Ella no se arrepiente de aquello, «porque si sucedió es porque tenía que suceder», sostiene. Él dijo que estar separados un tiempo les va a venir correctamente para conocerse mejor, y a los que creen que el «roce hace el cariño» les explotó la comienzo en ese momento. En fin, que esta pareja promete fuertes emociones. Propias y ajenas.

La hoguera de chicas

Y llegó, ya entrado el lunes, el momento más esperado. La hoguera de chicas. Abrió el turno Marta: «Es mi droga de la que me tengo que desintoxicar», dijo de Lester ayer de ver siquiera un plano de su novio con la que su aún novia fuego «La chiguaga», asimismo conocida como la bombera –oposita a ello– pirómana Elisa, o cómo masajeaba a Miss Baix Llobregat ayer de irse a la cama. Se indignó muchísima su aún novia por el interés de Lester por una chica de 19 primaveras, y fue entonces cuando se produjo uno de los grandes momentos de la perplejidad. «No es Elisa», tuvieron que aclararle sus compañeras. Y se le quedó la carita de la foto de debajo.

Marta, muy decepcionada con Lester
Marta, muy decepcionada con Lester – Telecinco

«Esto va a terminar mal», pronosticó Marta tras ver a su Lester jugando a dos bandas. «Esto» es lo suyo, y estamos con ella. Acertadamente no acabará.

La sucesivo en ver el VAR de los cuernos fue Melodie, que se olvidó de que había dejado a Cristian y anunció solemne que se estaba replanteando la relación. «Me da risa ver a Cristian siguiendo el muestrario de Andrea. Siento desilusión y un poco de alivio», reflexionó. «Es muy patética», dijo de su rival. Y acabó diciendo lo que creemos es una verdad objetiva: «No se merece una mujer como yo a su flanco».

El peluche de la discordia

Seguidamente, vimos a Mayka muy indignada porque Pablo le decía a Dorothy que que cierto tilín le hacía. Comparado con su más que tonteó con Óscar, aquella era riqueza, pero se ve que la muchacha tiene memoria no de Dorothy sino de Dory, el olvidadizo pez que buscaba a Nemo.

«Rosito», especie en peligro de extinción
«Rosito», especie en peligro de agonía – Telecinco

Pero lo más dramático estaba por montar. Fue cuando pasaron las imágenes de Pablo en su habitación mostrando el peluche a dos solteras y anunciando su ejecución en caso de ser corneado. Mayka no lo pudo sostener. «¡Cómo puede ser una persona tan mala! Eso me duele más que cualquier caricia. Si el peluche se puede salir de ahí, que me lo traigan», exigió.

Conocimos entonces vida y obra del peluche. Se fuego «Rosito» y la ha acompañado casi desde que nació. «He llorado mucho encima de él», confesó. Desatada, fuera de sí, decidió que aquello marcaba un ayer y un posteriormente: «Yo no quiero estar con él».

Se refería a Pablo, no al peluche.

Y así acabó el cuarto episodio, con Melyssa aún en la inopia mientras Tom se deja sufrir, y con Mayka entrando en la historia de «La isla de las tentaciones» con su momento «yopormipeluchemato».

Ver los
comentarios


#Huele #peluche #hasta la coronilla #Villa #Montaña

Leave a Comment